abril 29, 2010

Entrevistador joven e inexperto busca candidato

Publicado en Belgica y los belgas, Curro a 11:02 am por La Petite en Belgique

Ayer fui a la tercera, y espero que última, entrevista de trabajo de la semana. No es que no quiera encontrar otra cosa, pero de verdad, cómo agota. Si esta semana no se acaba pronto y en paz, me van a tener que recoger del suelo. Me levanto a las 5:15, salgo de trabajar a las 15:00 y empiezo el trayecto de  para llegar a una empresa en las afueras de Bruselas o en el medio de la nada, como la de ayer. Tuve que coger el mismo bus de todos los días a la estación de tren, luego un tren a Vilvoorde y luego un bus a Zaventem, para bajarme en una parada en medio de la nada, una de esas fantásticas zonas industriales llenas de edificios imponentes de empresas ultraconocidas (Cisco, Ericsson, …), con distancias enormes de un edificio a otro, calles con forma de ocho y ramificaciones con el mismo nombre, los números y las aceras brillando por su ausencia y un polvillo dorado en el ambiente que me hace estornudar y provoca que se me pongan los ojos como pelotas.

Sin embargo, al final no fue tan mal. El entrevistador que se había mostrado tan seco al teléfono resultó ser un metro-sexual de unos 25 años de edad y todo simpatía. Cabe decir que por mucho que dijera que son especialistas en buscar candidatos para la empresa X, él no parecía tener mucha idea de lo que buscaba y confundía churras con merinas. Confusión que pasé a disipar, explicándole, poniéndole ejemplos y contestando a sus preguntas. “Pues sí, esto funciona así”. Mientras tanto él escuchaba con la boca abierta de par en par.

La conversación duró una media hora, y al final me dijo que la entrevista había sido corta, pero que cuando las cosas estaban perfectamente claras, no era necesario alargarlo más. Que le presentaría mi CV a su cliente y muy pronto tendía noticias.

Creo que me estoy haciendo una experta en esto de las entrevistas, y admito que cuando el entrevistador es un chico joven, es más fácil llevar el ritmo de la conversación. Ahora a ver si también me va bien cuando me toque ir a la empresa.

P.D.: Éste también me ha felicitado por mi francés. Increíble.

P.D.2: Este tipo de hombre belga ultra joven es el típico que tiene un trabajo estable en una empresa consolidada, con un sueldo envidiable y un coche de empresa con un par de asientos para niños en la parte de atrás. Y es que las condiciones laborales en este país favorecen el hecho de que muchos titulados encuentren un buen trabajo con un contrato indefinido nada más salir de la universidad. Por eso tienen esa mente conservadora. Por un lado porque se lo pueden permitir y por otro lado, supongo, por presión social. Todos lo hacen, o al menos todos aspiran a hacerlo, sin contar con lo super católico que es este país.

También hay que tener en cuenta que todos los universitarios a los 17 años se van de casa, aunque tengan la universidad a media hora. Cosas de las ayudas a estudiantes.

About these ads

10 comentarios »

  1. Miguel escribió,

    Hola…. pero eso significa que un buen trabajo para un belga titulado, es casi seguro?
    Además… lo de irse de casa es porque el gobierno les subvenciona la estadía en la Universidad?
    Bueno, aparte de mis dudas, espero que estas entrevistas te valgan de algo; consigas un mejor trabajo y no solo económicamente sino que te “llene”… aunque yo he llegado a la conclusión que es casi imposible hallar un trabajo que nos haga felices intelectualmente de manera total, la lógica es un equilibrio entre la paga y lo que nos gusta hacer.

    • Es verdad que la situación hoy en día, debido a la crisis, es algo peor que antes, pero estamos remontando.

      Y sí que es verdad que el estado les da ayudas y en cuando empiezan la universidad se van de casa, aunque les quede a media hora de casa. Suelen estar en residencias y vuelven a casa los fines de semana para lavar la ropa sucia (aquí hay muchas lavanderías, pero los jóvenes belgas no las usan si su mamá les puede lavar la ropa). Suelen acabar pronto de estudiar, nada de tirarse mil años como pasa en las ingenierías en España. Acaban y encuentran trabajo fijo pronto. Sus proyectos son: tener pareja, casarse, comprarse una casa y tener hijos. Hay un dicho, y es que los belgas tienen un ladrillo en el estómago. Les encanta comprarse viejas casas por cuatro duros (aquí comprar vivienda es más barato) y pasarse los ratos libres restaurándola. Mientras la restauran, viven en ella, sea en las condiciones que sea.

      El Ken, como digo yo, es un belga mutante. Nada de lo anterior se le aplica. Bueno, una cosa sí, lo de estudiar fuera.

      Respecto a lo que dices, supongo que tienes razón. Al final el trabajo es sólo eso: trabajo. Aunque es preferible encontrar algo en las mejores condiciones posibles. Piensa que pasamos en el trabajo un tercio de nuestro tiempo, y la mitad de nuestro tiempo consciente. Al menos deberíamos sentirnos realizados.

  2. bulltza escribió,

    Hola petite, por lo que leo has estado a menos de un kilómetro de donde yo trabajo!

    Bueno pues a descansar y muucha suerte con el curro, el que la persigue la consigue

    • Hola Bultza :) Bueno, realmente no estuve en la zona donde está Cisco, sino un pelín más tirando a Zaventem, un par de paradas de bus más allá, en otra zona industrial ;)

      Gracias por los ánimos. Siento que se acerca el momento :)

  3. L. escribió,

    Diossss, qué gente más aburrida…

    Por supuesto, imagino que esas facilidades para encontrar trabajos fantasbulosos sólo se aplican a los belgas de rancio abolengo, que últimamente han llegado a España unas noticia (para mí aterradoras) de pueblos de los suburbios de Bruselas donde se niengan a venderte una casa en según qué constructoras si no eres de origne flamenco… viva la Europa integradora, yujú!

    • Bueno, eso no es exactamente así. Supongo que estarás hablando de los problemas que hay en Vilvoorde y en Halle. Teóricamente son comunidades flamencas, pero que son casi una prolongación de Bruselas. Allí no es que no le vendan una casa a los no flamencos, sino que piden como requisito el que se hable flamenco para poder comprar. Por supuesto que si al final no hay ningún flamenco que quiera comprar la casa, tendrán que vendérsela a los extranjeros o valones.

      El problema de fondo es bastante más profundo. Supongo que os habréis enterado de que estamos sin gobierno, y Vilvoorde y Halle son la razón. Son zonas flamencas pero demasiado cerca de Bruselas. La tendecia natural es que esos dos pueblos pasaran a ser alrededores de Bruselas, haciendo la ciudad más grande (en realidad es lo que son), pero el problema lingüístico no lo permite. Los flamencos no quieren ceder terreno y ahora mismo, una vez más, estamos sin gobierno.

      En el pasado había más riqueza y empleo en Valonia debido a las minas, pero en la actualidad hay más trabajo en la zona flamenca. Después de estar dominados un montón de tiempo, se han puesto las pilas y se creen los amos del universo, poniendo condiciones lingüisticas y barreras culturales. En Bruselas el paro es mayor, pero sin embargo, es la gran esperanza de los inmigrantes, debido a que la integración es más fácil y hay mucha menos xenofobia.

      • Fer escribió,

        Dos cosas:
        1.- ¿Por qué no te ofreces de corresponsal para algún medio? Te juro que en tres párrafos tuyos he entendido más sobre el problema belga que en editoriales, reportajes y crónicas diversas.
        2.- ¿No da un poco de miedo esa polarización que se está produciendo en Bélgica?, ¿se nota a pie de calle o más bien es algo… etéreo?

  4. Hola Fer :)

    La confusión no sólo pasa fuera de Bélgica. Muchos belgas aquí no se enteran de lo que pasa, flamencos incluidos, pero supongo que porque la información viene fraccionada y lo que interesa es esconder el problema de fondo con una cortina de humo. Pocos son conscientes de lo que hay en juego, y si uno se para a pensar, es de risa que un país tan dividido sea donde está albergado el corazón de la Unión Europea. Es más fácil echarle la culpa sólo al idioma, cuando el problema de fondo incluye aspectos más importantes, siendo, en resumen, una lucha por el poder. Y si lo tengo más o menos claro, y he podido transmitíroslo, es en gran parte, gracias al Ken, que es quien puede entender bien los matices de lo que la prensa nos cuenta porque puede leerla en su idioma materno. Y no sólo eso, es una persona con los ojos bien abiertos y no deja que el orgullo flamenco lo ciegue. Como yo le digo, Tú eres un belga mutante.

    Pues claro que me da miedo, aunque quizá no es ésa la palabra que usaría para describirlo. Es más tristeza, impotencia, rabia. Está claro que quién está a cargo de esta polarización son los de arriba, pero se ve demasiado en la calle la rivalidad de lenguas. Bruselas es un mundo aparte, es una ciudad multicultural, somos todos extranjeros. Pero si uno se va a ciudades flamencas lo ve claramente, sobre todo en Amberes, cuna de Vlaams Belang, uno de los partidos más xenófobos de por aquí. Partido que durante bastante tiempo utilizó como slogan demagógico la frase “Onze Land” (Nuestra Tierra) acompañado por la imagen de una niña. Todo para decir que el país es suyo, y ni los valones ni los extranjeros tienen derecho a estar en él.

    En una de las entrevistas de trabajo que tuve, el entrevistador me dijo que esta guerra entre flamencos y valones dejaba fuera a los extranjeros, que nosotros estábamos a salvo, pero claro, quien lo dijo fue un valón, no un flamenco. La realidad dista mucho de eso, y a menudo, uno se da cuenta de miradas, comentarios, que lo hacen a uno sentir impotente.

    Parece que poco a poco van surgiendo más movimientos contra esta división (Zonder haat straat, http://www.lunionfaitlaforce.eu/), pero no sé hasta qué punto podrían llegar a ser mayoría.

    Supongo que tan sólo es una muestra más de que el sistema se está cayendo a trozos, y no sólo en Bélgica…

    • Fer escribió,

      La verdad es que todo este asunto pinta algo turbio. No creo que sea extrapolable a España (como algunos de distinto signo se empeñan en decir), pero es muy triste que, cuando las cosas vienen mal dadas, cada uno intente arrimar el ascua a su sardina tirando de lengua, economía o costumbres sociales.
      Quizás no os afecte directamente a los extranjeros, pero sí indirectamente. Tú misma apuntas que el ambiente es raro y que causa rabia ver cómo está el asunto, así que no me extraña que a veces desesperes con las cosas de los belgas…

    • L. escribió,

      La situación me parece, más que otra cosa, triste. Como nieta e hija de inmigrantes (y con TODA mi familia materna viviendo en Francia desde los años ’50) no entiendo que la gente pueda comportarse de una manera tan egoísta porque normalmente, que yo sepa, la gente no deja su tierra por gusto. Cuando mi familia, que dejó su hogar porque no tuvo más remedio, habla de ese sentimiento de rechazo… es duro creer que aún exista en pleno 2010 y, más aún, en nuestra supuestamente tolerante, liberal y moderna Europa.

      So good you are an alien Belgian, Ken!


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: