febrero 22, 2008

Disfrutando de la soledad

Posted in Circo del terror, Curro, Finde moments, Reflexiones a 10:16 pm por La Petite en Belgique

Después de bastante tiempo no soportando la soledad (sobre todo en fin de semana) hoy estoy empezando a disfrutarla.

El día no ha ido mal, aunque ha sido un poco estresante. Un curso a las 8:30 de la mañana (que me servirá para el curso que tendré que dar en Argelia el mes que viene) y un montón de llamadas a UK, Dinamarca y Argelia. Las cosas más o menos solucionadas. La hora de comer ha sido amena pero cruel. Los dos Nicolas, Christoph y la hija del jefe. Alguien tenía preparadas unas Kwak (cerveza medio tostada que te sirven en un vaso con una base de madera) en la nevera y la hija del jefe acabó medio piripi. Por suerte, cuando están todos juntos y de broma me entero a medias de las conversaciones, porque los belgas, atencion, estaban practicando su juego favorito: criticar y pelar de arriba abajo al que no está presente. No diré a quién pelaban, pero aunque estoy comprobando que aunque todo el mundo es víctima en cuanto se da la vuelta, los hay que son más populares que otros. Menos mal que conozco la versión original de muchos de los temas sacados hoy, porque si no, me quedaría espantada.

Después de currar me fui a nadar. Decidí hacer las paces con Laura y le mandé un sms por si quería venir. Pero no, estaba liada porque tienen el cierre de la revista.

Y aquí estoy ahora, en mi casa. Escribiendo y escuchando música. Hoy por curiosidad probé a freir mi primer huevo en el microondas y no ha salido tan malo como esperaba, tan sólo que la yema se coció un poco de más. El secreto para que el huevo no acabe salpicado por todo el microondas (yo no lo comprobé, pero dicen que saltan como condenados) es pinchar la yema antes de meterlo en el micro. Para seguir con comida rápida me preparé también una salchicha (si, una salchicha, comida basura que hacía siglos que no probaba). Pero es que estos dos últimos días casi no he comido proteínas y decidí que tenía que equilibrar un poco mi alimentación (me he dedicado a la verdurita y los hidratos de carbono). Después he preparado mi tercer pastel en este maldito horno. Siempre se me ha dado bien la reposteria, y donde vivía el año pasado hacía pasteles todas las semanas (que mis “queridos” vecinos – ya hablaré de ellos otro día – ) se comían en media tarde (una vez hice magdalenas y duraron dos horas de reloj).

Cuando me mudé aquí me tuve que comprar un horno de los pequeñitos, porque aquí no había. No quería renunciar yo a mis postres! Por unas cosas o por otras, la vida se me complicó un poco por el curro (y las ganas de hacer cosas menguaron, debo confesar, es lo que tiene a veces vivir solo sin vecinos que te hagan la vida más amena criando moscas en la cocina, gusanos en el sótano, dejando el baño hecho un asco, amenazándote con pegarte y pidiéndote matrimonio para quedarse en Europa). Así que no hice ningún pastel hasta la semana pasada. El primero, quemado por arriba, el segundo (de plátano) no subió (mi madre dice que es porque el plátano tiene mucha agua y hace falta añadirle más levadura) y el tercero (hoy y también de plátano) se me salió por los bordes del molde y lo que goteó en el fondo del horno se quemó y me llenó la casa (mini-casa con una sola habitación-dormitorio-salón) de humo. Así que entre esto y el pollo endemoniado no es que esté muy contenta con mi horno. Mi madre dice que tengo que “cogerle el punto”. Será como las personas, entonces. Lo malo es que a algunas personas no consigo cogerle el punto nunca en mi vida. Espero que este horno y yo seamos compatibles, aunque le estoy cogiendo un poco de manía (además, fue mi madre la que lo escogió cuando vino a verme…).

Y nada más, hoy estoy de relax, que me lo merezco, que la semana ha sido dura (y ayer entre el swing y la escalada me acosté a las mil). Me estoy preparando un baño calentito relajante y me voy a poner Little Miss Sunshine, que me pasó Arturo, por recomendación de uno de sus compañeros de piso, cuando fui a visitarlo a Asturias.

Hoy relax, la marcha viene mañana. Swing en Bruselas y cumpleaños de Vivi, al que me llevo de supositorio a Jim Carrey. A ver si la liamos por la noche! Como diría Manolo García: Quemar semanas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: