julio 14, 2008

La vuelta al cole

Posted in el Ken, Reflexiones a 9:32 am por La Petite en Belgique

Dice mi madre que tengo una gran capacidad de adaptación. Que soy capaz de vivir en cualquier lado: España. Bélgica, ¿China? Pues China también si me pongo. Es en parte verdad y en parte mentira. No sé si es realmente que me adapto a todo o si es realmente debido a mi mala memoria. En alguna ocasión dije que esta característica propia mía me confiere el ser poco rencorosa, pues olvido pronto y rápido lo malo. Pero también sucede por desgracia con lo bueno. Me adapto bien porque olvido rápido lo que es estar en otro lado, olvido sin apenas mirar atrás mis vidas anteriores y sólo camino por los senderos del presente con un miedo intermintente por el futuro todavía por llegar.

Hace tres días que hemos vuelto del que era mi antiguo hogar, y ya los recuerdos empiezan a diluirse en esta vuelta a la rutina. Mi memoria es mala y estoy empezando ya a olvidar rápido los detalles, pero mantengo la sensación de que he hecho menos de la mitad de las fotos que debería, he estado con mis seres queridos menos del tiempo que quería, he hecho menos cosas de las que me hubiera gustado y he disfrutado menos de lo que me proponía.

El inicio estuvo marcado por una partida rápida y estresada, recogiendo las últimas cosas y despidiéndonos de un cielo gris y una lluvia fría. Nuestra llegada al pequeño aeropuerto de Vigo fue alrededor de las 9 de la noche, y allí estaba casi toda la familia Trapo: mi madre, mi hermana, mi cuñado, mi tía, su novio y como no, India, nuestra perra Schnauzer. Esa noche y al día siguiente fuimos siete a la mesa (no cuento a India) y entre “pásame el agua” y “no quepo bien aquí” yo me volvía loca para traducirle al Pequeño las típicas e intraducibles bromas familiares.

Esas dos semanas se nos obsequió con días espléndidos de sol y calor y algunos otros con tiempo algo más fresco, más un par de ellos en que cayó una fuerte lluvia. Los días de calor los aprovechamos para recorrer algunas de las playas de la zona: Hío, Saiáns, Coruxo (a Saiáns fuimos dos veces porque el Pequeño disfrutaba durante horas mirando las olas) y visitar las Islas Cíes, donde acampamos una noche y de las que el Pequeño quedó totalmente prendado por su arena blanquísima, sus aguas cristalinas, y su cielo limpio que nos permitió ver innumerables estrellas (y cada uno de nosotros vio, a su vez, una estrella fugaz).

Otro día visitamos Santiago bajo una lluvia que parecía que “la tiraban con cubos” y más tarde nos encaminamos a Fisterra, con un tiempo mucho más calmado, donde a pesar del viento, el Pequeño disfrutó enormemente de las olas rompiendo contra las rocas a la vez que repetía una y otra vez con ese acento suyo: “¡Olas, olas!”.

Probó el pulpo (no sabía cómo había podido vivir todo este tiempo sin conocer tan apreciado manjar), la empanada, el marisco; comió tortilla, paella y pescado hasta decir basta y subió hasta el punto más alto de un monte (el Galiñeiro) apreciando cada paso y cada vista desde el pico (gran novedad para él, dado que Bélgica es mayormente plana).

Quedamos con unos cuantos amigos míos (qué alegría volver a ver a amigos de toda la vida y ver que las cosas entre nosotros siguen exactamente igual), momentos durante los cuales el pobre no entendía nada de nada (los españoles no somos un modelo a seguir en cuanto a idiomas) pero que sufrió sin rechistar ni quejarse ni una sola vez, siempre sonriendo e intentando poner a prueba su escaso castellano. Mi madre y él llegaron a entenderse más o menos bien (ella no habla NADA de inglés) gracias a la paciencia de él y a la habilidad para los gestos de ella.

Mi madre. Intenté estar con ella todo lo posible, hacer cosas juntas, escucharle. Pero sé que siempre le dedico menos tiempo del que debiera y me gustaría. Ella, que de repente vio la casa llena otra vez, que nos lisonjeó con maravillosas comidas y postres. Ella, que está de nuevo sola, sola con India. Sola en un piso vació donde años atrás vivíamos cuatro personas. Sola de repente en un momento poco apropiado de su vida. A veces siento que yo también la he dejado sola porque me he ido lejos. Es verdad que los hijos tenemos que volar y todo eso, pero a veces no puedo dejar de sentirme culpable por haberme ido tan lejos. Entonces pienso en mi padre, al que veo cada vez menos, y que en realidad fue el primero en irse de manera definitiva (las idas y venidas de mi hermana siempre han sido intermitentes). Hoy los dos están solos y me temo que con una vida más triste que antaño, y aunque uno lo haya buscado y el otro no, me siento triste por ambos. ¿Quién sabe adonde nos llevará el camino?

Estoy de vuelta y olvido rápido. Viajo ligera de equipaje y dejo cosas atrás por el camino sin apenas volver la vista atrás. Los recuerdos se van, pero por el momento aún tengo sensaciones. Y la sensación que prevalece en este momento es el de haber aprovechado menos de lo que debía y quería estos catorce días en la que era mi casa. Ahora vuelvo a la rutina y sé que en poco días iré olvidando que el último día en el aeropuerto lloré porque mi madre se quedaba sola una vez más, y también olvidaré que él también lloró por dejar atrás algo de lo que se había enamorado: España y mi mundo.

Cies

Cies

Anuncios

14 comentarios »

  1. brujaroja said,

    Bienvenida al mundo virtual, petite, en el que también existe la vida, y donde la memoria permanece. Me alegro por esos días que has vivido y no te agobies excesivamente por todas las cosas que no has hecho. Siempre nos pasa lo mismo, pero el consuelo al que una puede agarrarse es a que quedan muchos otros días, muchos veranos, mucho tiempo.
    Ay, voy a dejar de escribir, que a mí también me está dando un poco la cosilla de la nostalgia, aunque yo no esté de vuelta…
    Besos

  2. dudo said,

    qué alegría que estés de vuelta, y que todo haya ido bien. seguro que has disfrutado un montón, aunque ahora, con el bajón de volver, no te lo parezca.
    te entiendo muy bien con lo de tus padres, y creo que sí, que es inevitable sentirse un poco culpable, o responsable, de su soledad. pero ellos son adultos, han elegido o han ido construyendo su camino, y seguro que se sienten felices de verte libre, independiente, de verte seguir tu camino, aunque sea lejos de casa.
    oye, y qué gusto el Ken, es que es un amor…
    un besazo.

  3. corsaria said,

    Empanada!!!! ñam ñam.

    Besos petite. 🙂

  4. mariokun said,

    Siempre nos pasa eso al volver de vacaciones. Hemos hecho menos de lo que nos hubiera gustado, pero es lo que ha dado tiempo. La sensación que tuviste al dejar a tu madre, es la que tengo casi cada domingo al despedirme.

    En fin, que las cosas son como son, y que estamos en donde tenemos que estar. Adaptarse a lo que hay e intentar disfrutar. No queda otra.

    Besos y que tengas feliz aterrizaje 😀

  5. Isita said,

    Cuando se acaban las vacaciones siempre nos parecen cortas, y que nos hubiera gustado hacer más cosas. Pero son vacaciones, y gran parte de su encanto consiste en tener tiempo para no hacer nada.
    Uhmmm!! Qué bueno el pulpo gallego… ¿No te has traído un trocito en la maleta?
    Me alegro que todo haya ido bien. Bienvenida de vuelta.

  6. Suso said,

    ha sido una alegria verte y sobretodo verte bien,sonriente y muy feliz…
    …como siempre tienes la cabeza bien amueblada,y bueno,si te olvidas tanto como presagias en lo que escribistes,no te preocupes,aqui estamos para recordarnos cosas.(padezco memoria de pez congenita,glup,glup)
    No eches cuentas de todo lo que no has hecho,seguro que a tus seres queridos les ha encantado el verte.
    Animo y un abrazo de energía.
    PD: el Ken tiene una mirada pura y una sonrisa pura.Aunque mi ingles nos limitara la comunicación directa,me transmitio muchas cosas

  7. lifestraveller said,

    Siento ser la nota discordante (vale, en mi línea), pero a mí el pulpo no me gusta. Es más, no me gusta nada que provenga del agua para ser ingerido. Yo veía esos bichos grandes con patas y ojos y me daba un asquito que pa qué. Como anécdota, en la boda de una buena amiga mía, me tocó comerme un bogavante. Yo, que no como ni gambas….menudo papelón. Ahora, como análisis de la anatomía del bicho me emocionó, pero el comerlo ya fue otra historia. Y luego sabía a gamba normal…un timo, vamos…

    Aquí mis compis se pusieron hasta la pituitaria de pulpo y otros. Galicia no es mi mejor sitio para comer, pero el resto me encantó. Sobre todo ese acentillo 🙂 Y los chicos son más cachondos que aquí.

    Y nada, entiendo perfectamente eso que dices de la adaptación. Cuando llevaba dos días en el laboratorio me sentía como aquí, y la verdad es que me ha costado más ahora adaptarme aquí (mentira, lo que me da es rabia, pero adaptarme, desde el minuto 0)…y sí, mi memoria es de pez. Pero como tú dices, lo bueno que tiene es que no eres rencorosa y eso viene bien, que el cupo de defectos lo tengo bien cubierto.

    Y qué guay la ruta que habéis hecho. Yo quería hacer algunas cosillas de las que has hecho, pero como me robaron y luego, ilusa de mí, me creía que el transporte público era como el danés, pues nada, tiré para la Coruña y vi una estación muy bonita y de vuelta para Santiago. Vi un poco más, pero vamos, muy poco más y nada de lo que hay que ver allí. Pero bueno, la próxima vez será…ahora me que quedad con las ganas…pa una vez que voy….

  8. jazlima said,

    Me alegro de leerte nuevamente y de ver que la pasaron bien, que aprovecharon las vacaciones y que las disfrutaron mucho, que es lo más importante.

  9. Brujaroja: Gracias por la bienvenida, te he echado de menos. Es cierto que la nostalgia es a veces inevitable, y es entonces cuando nos escudamos en el consuelo de otros veranos, otras vacaciones. Pero desde hace tiempo he aprendido que los momentos desperdiciados no vuelven jamás y muchas veces las oportunidades se presentan una sola vez. Quién sabe si volverán a confluir de nuevo los mismos elementos?

    Dudo: Sí, realmente andaba muy de bajón con la vuelta, no sólo por ser el final de las vacaciones y el final de mis oportunidades de hacer cosas que llevaba tiempo queriendo hacer, sino también por ser la vuelta a una rutina que ya no recuerdo bien cómo se llevaba. Sigo pensando en lo de mis padres, pero al menos el dolor no es tan intenso como cuando me fui. La vida sigue…

    Corsaria: sí, de pulpo, de zamburiñas, de xoubas, de carne y de atún. Ha probado en cantidad y calidad 😀

    Mariokun: sí, es dura esa sensación, pero yo tendré que esperar entre 5 y 6 meses para poder estar con ella y alegrarle un poco los días. Sé que para ella es importante y me siento responsable y mal por darle lo que le hace feliz tan a cuentagotas. Aunque es verdad que ella se siente feliz si yo estoy feliz y se alegra por mí al saber que yo estoy bien aquí y con alguien que me quiere y me cuida sobre todas las cosas.

    Isita: Gracias por tus palabras. Sé que las cosas son así, pero es inevitable que sienta lo que siento…

    Suso: Hey! qué alegría verte de nuevo por la vía virtual. Me encantó verte y charlar contigo. Me pareció muy divertido cuando el Pequeño y tú os intentabais comunicar. A él le gustó mucho conocerte, una pena que hubiera tan poco tiempo. Otra de las cosas que me hubiera gustado es poder ver a más personas y dedicaros más tiempo. Pero como dice mi madre: “días contados, días acabados”.

    Lifey: Jeje, es verdad, siempre discordante. Respeto que haya gente a la que no le guste el marisco, pero es verdad que la mayoría sí lo aprecia. Cuando decimos cosas nos apoyamos en la mayoría, olvidando que existe una minoría que no piensa lo mismo. Lo siento. Y siento tus malos ratos en Galicia. Una pena que no supiera que andabas por allá, al menos para echarte un cable. Pero si algún día repites, avisa 🙂

    Jazlima: Yo también me alegro de leerte otra vez. Feliz aniversario de nuevo. Hubo momentos buenos y malos en esas dos semanas (lo peor fue el estrés al que pasé en mi casa y algunas cosillas más), pero en general fueron unas vacaciones muy buenas, dignas de recordar por mucho tiempo 🙂

  10. lifestraveller said,

    Ay, acabo de ver la foto, qué chulo….

  11. Sí, la acabo de subir, porque ayer me dejé la cámara de fotos en casa 😀

  12. lifestraveller said,

    Uy, qué rapidez 🙂

  13. 😀

  14. jazlima said,

    Si, muy linda la foto!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: