julio 15, 2008

Segunda entrevista

Posted in Curro, Reflexiones a 9:35 am por La Petite en Belgique

No sé si os acordáis de la triple entrevista de trabajo que tuve antes de mis vacaciones. Siemens, Accenture y CTAT. Mi preferido sin lugar a dudas era Siemens (por las condiciones, la flexibilidad y el sueldo), pero hace unos días me enviaron un e-mail para decirme que no estaban interesados en mí. Accenture ya me había dicho desde un principio que no, aunque días más tarde me enviaron un e-mail con otras ofertas para su compañía. Les eché una ojeada rápida pero no encontré nada que me convenciera. El día de la triple entrevista, CTAT me dijo que quería volver a entrevistarme y que se pondrían en contacto conmigo para concertar una reunión con uno de los superiores de la empresa. Pocos días después recibí un mail en el que querían concertar una entrevista para el lunes 30 de junio o martes 1 de julio, días en los que yo ya me encontraría en España. Les mandé un mail explicándoles mi imposibilidad para acudir tales días, explicándoles que me iba dos semanas de vacaciones a mi tierra (y de paso me sentí culpable por poner una excusa de placer). Contestaron al día siguiente que por su parte no había ningún problema y que podíamos aplazar la entrevista para el lunes 14 (o sea, ayer) y que de paso me deseaban unas felices vacaciones.

Ayer pedí en mi trabajo para salir un poco antes de lo normal y que me diera tiempo a llegar a la entrevista. La maldición de las entrevistas de trabajo se cumplía una vez más y yo me encontraba casi enferma (incluso dudaba de si tendría fiebre). La verdad es que no tenía ni pizca de ganas de ir, me preocupaba que me aceptaran en un trabajo donde me tendría que sacrificar más que en este, aunque fuera a costa de un mejor sueldo. Vale, el sueldo es importante, pero cada vez valoro más la calidad de vida.

Contra lo que me esperaba, las dos personas que me entrevistaron (un hombre y una mujer) fueron extremadamente amables y se mostraron muy interesados en mí, preguntándome cuándo podría estar disponible y anotando en un papel “a mediados de septiembre”. Me explicaron que recibiría un training para ponerme al día, que tendría 8 horas de trabajo al día, lo que hace 40 horas semanales) y 32 días hábiles de vacaciones al año (lo normal es tener 38 horas semanales y 20 días de vacaciones). 32 días de vacaciones se traduce en poco más de mes y medio al año. Horario más o menos flexible, dependiendo de donde viva, coche, gasolina, bonos de restaurante, portátil… Me preguntaron cuánto quería ganar, y a mi vez pregunté yo cuánto estaban dispuestos a ofrecerme. Me dijeron que desconocían cuánto se pagaba por el puesto que se me asignaría, así que lancé una cifra que es casi un 50% más de lo que gano ahora.

Puntos positivos:

  1. Horario flexible.
  2. Mejor sueldo que ahora, incluyendo bonus.
  3. Posibilidad de cambio, mejora y aprendizaje de cosas nuevas.
  4. Las horas extras se recuperan.

Puntos negativos:

  1. No sé hasta que punto ese horario es flexible, ni si esas 8 horas incluye la de comer o esa hay que sumarla a mayores.
  2. Está un poco lejos, cerca de Antwerpen. Eso significa comerme los atascos del anillo de Bruselas por la mañana y por la tarde (puede que más de dos horas de coche entre los dos trayectos).
  3. En ocasiones es posible que tenga que viajar entre varios días y un par de meses a otra ciudad de Bélgica u Holanda.

Por otro lado, si digo que sí, eso significa un adiós definitivo al master que tenía ganas de hacer. Si me quedo donde estoy puedo intentar negociar la media jornada con mi jefe actual (aunque casi seguro espero un NO por respuesta) e intentar sacarme el master en dos años a media jornada. El Pequeño me anima a que haga el master en un año a tiempo completo, pero eso de pasarme un año sin trabajar me da terror, no sólo porque no tengo ahorros para un año sino también porque vengo de un país donde el paro es demasiado frecuente. El Pequeño me apoya, pero sabe que no soporto depender de nadie, así que tampoco insiste, pero yo sé que está preocupado por mí, porque quiere que yo haga algo que me haga feliz. Lo veo en su mirada, que es triste cada vez que me ve preocupada.

No sé que hacer. Por un lado me revienta irme de aquí, dejarlos colgados; además de que mi mala memoria ya me ha hecho olvidar los malos momentos y las rabietas que he tenido aquí. Y el trabajar más lejos, aunque gane más y suponga un avance en mi carrera, no me tienta demasiado. Eso significaría, quizá (no sé cuán de flexible es el horario), tener menos tiempo para mí y para el Pequeño.

Tomar decisiones que solo me incumben a mí me producen dolores de cabeza. Tomar decisiones que afectan a más personas me provoca insomnio. Así que estos días, al síndrome de la vuelta al cole le sumo la preocupación de qué hacer con mi futuro. Y realmente no sé, no sé nada de nada.

Anuncios

14 comentarios »

  1. lifestraveller said,

    Ay, chica cuánto te entiendo…a mí me están entrando los siete males pensando que en un año y pocos días me quedaré en la puta calle y que me tengo que buscar la vida de cero. Las opciones son escasas, pasan sí o sí por irse al extranjero quiero o no quiera. Empresa? qué experiencia tengo. 0 patatero. De poco sirve que tenga idiomas y que haya hecho una tesis (si es que la termino o dejan que la termine), cursos, clases en la uni, etc, etc Post-doc? si me voy con una beca española al extranjero voy a estar puteada, pero si me voy de postdoc con contrato en el sitio x, entonces eso es pan para hoy hambre para mañana, porque está mejor visto que te den beca, que contrato. Gilipolleces que yo no comparto, pero bueno. No sé, también pienso cambiar de tercio radicalmente…pero entonces qué? McDonalds???

    Puf, no sé, valora lo que tienes y lo que realmente quieres. Eso de hacer listas pros y contras a mí no me funciona, porque está claro que a lo mejor un pro puede más que 10 contras. Lo que está claro, es que siempre va a haber cosas que no te gusten del sitio donde vas, ahora, eso es algo que tienes que elegir y ya se sabe que sangre con gusto no pica…

  2. pero mortifica 😉

    Gracias por los ánimos. Veo que el camino es poco claro para las dos. Esperemos que las cosas salgan bien y tomemos la decisión menos mala…

  3. brujaroja said,

    No sé qué decirte que pueda servirte de algo. Yo pasé por una situación parecida hace algunos años y me harté de hacer listas y listas de pros y de contras. Al final, a la conclusión que llegué, es que no importa demasiado: prácticamente todas las decisiones que se toman en la vida (y no digamos las profesionales) por drásticas que nos parezcan, son siempre revisables. Así que no hay que darle demasiada importancia.
    Igual las negativas se pueden mejorar un poquito. Geográficamente ando muy perdida, pero ¿no sería posible mudarte a una zona más próxima al trabajo? Mejoraría tu vida notablemente y seguro que encontrarías la forma de organizar tus intereses (piscina, y esas cosas) en otra zona.
    Por otro lado, aquí la voz de tu memoria recordándote que bastante mal te lo han hecho pasar en esa empresa tuya, así que no olvides que las empresas son entes sin ningún tipo de sentimientos. Nadie (y fíjate que es triste) va a agradecerte tu trabajo, y si fuera el caso, te eliminarían (laboralmente, quiero decir) sin que les temblara la mano. Así que no incurras en una bondad candorosa, porque no se lo merecen.
    Total, que no creo que te sirva de nada. Al final, hagas lo que hagas, acertarás. Esa es la conclusión a la que llegué yo.

  4. Lo de mudarme sería una opción si no hubiéramos decidido el Pequeño y yo vivir juntos y que ya haya renovado el contrato del piso por otro año más. El trabaja en Leuven y no tiene coche, por lo que la opción de irse a vivir a Antwerpen la descarto… 😦

  5. Óscar said,

    No sé aconsejar, la verdad, pero una cosa sí que tengo clara: que mires por ti. Quicir, te puede dar mucha pena dejar la empresa, puedes sentir remordimientos por dejarles colgados y demás, pero vamos, en cuanto ellos dejaran de necesitarte, ¿tú crees que no tendrían clara su decisión? Es que ni se lo pensaban un minuto. Yo una vez pensé en llegar a una solución buena para las dos partes y al final me exprimieron más que a una naranja y me gastaron alguna putada bien gorda.

    En fin, eso, que pienses por ti, que ellos no lo van a hacer.

  6. dudo said,

    mmmm… te entiendo… aquí estoy, de baja, revisando los mails de mi jefe cuando debería estar dedicada exclusivamente a mirarme éste obligo salido pafuera…
    coincido con las voces precedentes: mira por tí. eso, punto uno. y punto dos, la bruja tiene razón, muuuucha razón.
    let it be y take it easy. eso. todo irá bien, lo presiento…

  7. mariokun said,

    Hay veces en la vida que encontramos 2 caminos delante, y nos cuesta horrores decidir cual tomar. Me uno a los comentarios de “Mira por ti”(bueno…por ti y por el ken, se entiende 😛 ) y que no limite tu decisión el miedo a lo desconocido.
    El que algo quiere algo le cuesta

  8. Óscar: Sé lo de la naranja exprimida. Ésa fue la comparación que utilicé hace cosa de mes y medio con mi mal francés. Sé que tengo que mirar por mí y todo eso, pero realmente no tengo demasiado claro qué es lo mejor para mí en el momento actual. De todos modos, gracias por pasarte por aquí y por darme ánimos 🙂

    Dudo: Sí es que somos la leche y al final parte de la culpa es nuestra. Sabemos que si les damos la mano nos cogerán el brazo, pero no cambiamos. Gracias, intento relajarme.

    Mariokun: Si sólo fueran dos caminos, pero en realidad son como 4: Aquí a tiempo completo, allá a tiempo completo, aquí a tiempo parcial (si dicen que sí) y con master o de cabeza al master.. Lo peor es que cambio de opinión a cada momento.

  9. lifestraveller said,

    Lo que han dicho por allí de mirar por ti es lo que debe primar. Estás metiendo demasiadas variables en el asunto, y una de ellas es el Ken. Piensa que todo lo hecho se puede deshacer, que sí, tenéis un piso alquilado, etc, etc, pero no sé, lo realmente importante es pensar “si no tuviera ningún impedimento de ningún tipo, qué me gustaría hacer realmente?” cuando tengas la respuesta, entonces piensa porque en la vida real te cuesta tanto tomar esa decisión y si no es más que un cortapisas que te estás imponiendo. Todo se puede arreglar si hay ganas de arreglarlo. Pero claro, en la vida real es más fácil que simplemente pensarlo….pero ahí está el quid del asunto…tomar decisiones es siempre jodido, y siempre hay cosas malas, pero si las elije una con todas las consecuencias, poco importan esos inconvenientes, porque eras muy consciente antes de que era así y que lo aceptaste porque las ventajas son mucho mayores. En cambio, elegir en función del bienestar de otros y no pensando en lo que realmente te apetece hacer, eso a la larga te va a quemar….

  10. lifestraveller said,

    Donde pone fácil debería poner difícil…

    Y ahora me lanzo a la piscina…a mí me da en la nariz, no sé por qué, que a ti lo que realmente te apetece es hacer ese master y punto pelota. Claro, entonces tienes dos opciones. Tiempo parcial en empresa actual, cosa que no mola, pero da dinero, o bien dedicada full time al master, cosa que quizás te llama más, pero que no quieres hacer porque eso significa que no hay dinero y que tienes que depender de alguien economicamente. No soy nadie para decir lo que tienes que hacer, y entiendo perfectamente lo que sientes, pero acaso no harías tú ese esfuerzo por el Ken de darse el caso contrario?? Por qué sentirse una mantenida?? Igualdad para todos, y cuando termines el máster quizás consiguas un trabajo mejor. Además, por esas latitutdes los estudiantes se ponen a trabajar fines de semana o encuentran trabajos chorra de pocas horas, pero que les dan algo de dinerillo. Que sí, que no te daría lo suficiente para pagar el aquiler y todo, pero oye, al menos estarías ingresando algo de dinero. No sé, piensa que eres muy jóven y que tienes que hacer lo que te apetezca en cualquier caso, porque luego eso de arrepentirse cuando una es mayor de lo que no hice “por capulla o por pensar demasiado” no mola nada. Y te lo dice una por experiencia.

  11. isitabcn said,

    Da igual la decisión que tomes; siempre te preguntarás cómo habría sido si hubieses escogido el otro camino.
    Yo también hago de memoria externa: acuérdate de los disgustos acumulados durante los dos últimos meses e intenta escapar…

  12. Suso said,

    recuerdas una tarde de infusión navideña en la que tú hablabas de las ganas que tenias de quedarte en Belgica y lo dificil que lo veias,que si idioma,que si papeles para trabajar,que si casa….?y al final,mira todo lo que hemos vivido desde aquella.
    relajate y sigue tus instintos que son buenos.
    …y palante como los de alicante.
    Lo importante no es lo que te pasa,sino quien eres mientras te pasa,si la empresa te hace mal, te desespera,te quita tiempo y sueño,descanso o vida,chao, y a otra cosa.
    Un abrazo.

  13. Lifey: Es verdad que todo se puede deshcer y que meter demasiadas variables me está dificultando la toma de decisión. Pero es que la vida no depende de una sola variable, todo es un sistema complejo que depende de infinidad de variables. Introduzco las variables que me importan, y aunque sé que yo misma me impongo las cortapisas, lo hago porque con ello actúo según mis principios. No sé si es bueno, o malo, pero es así.

    Y lo de hacer el master y depender y todo eso… En un comentario al post posterior dije que odio depender de las personas. Que sé que es un defecto que tengo, y que es exagerado y que lo debería corregir. Pero no puedo. Y que quizás se deba a la historia de mi familia, en la que mi padre se piró de casa después de 28 años de convivencia y de estar “relativamente bien”. Sé que no debo pensar que todo el mundo puede hacer lo mismo que hizo mi padre, pero es un sentimiento que me acompaña en todo momento, incluso aunque no quiera. Nadie le obliga al Ken a estar feliz de por vida o a que de repente las cosas dejen de gustarle y decida seguir otro camino. Y cuando hablo del Ken, también hablo de mí. Siempre digo que las personas son lo más importante, pero también pienso que las personas somos seres complicados, a veces con reacciones que nadie entiende.

    Isita: Lo sé, y siempre me quedará esa duda. Y sé que tengo que cambiar la situación actual. Aunque no sepa mucho más, eso lo sé.

    Suso: qué alegría verte otra vez 🙂 Recuerdo esa tarde en el “Hipólito”, en la que yo me sentía llena de ganas, ganas de hacer cosas, intentar sin desesperar. Tienes razón que ninguna empresa tiene derecho a hacer eso, pero se hace. Porque lo permitimos. Porque el sistema nos tiene cogidos. Porque hay que pagar un piso y comer. Y porque esta sociedad de consumismo hace que eso sean dos lujos, por lo menos en este país.

    Echo de menos el sol y estar cerca del mar. Hace unos días me acordé del faro aquél…

  14. lifestraveller said,

    Petite, ya sé que hay millones de variables, pero siempre hay que intentar simplificar el sistema al máximo. Y lo de la dependencia, no sé, tal y como lo veo yo desde fuera (que siempre es mucho más fácil), pues lo que está claro es que eso de que dependerías de otra persona es parcialmente cierto. En cualquier caso sería una decisión tuya, y en el caso de que te hicieran la pirula, siempre podrías encontrar un trabajo. Siempre. Querer es poder. Además, tienes experiencia laboral y tienes una carrera, eso lo hace más fácil….


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: