julio 16, 2008

Petite reivindicativa

Posted in Curro, Reflexiones a 11:10 am por La Petite en Belgique

Ya quería escribir este post ayer, pero no lo hice por falta de tiempo. Hoy me levanté con ganas de escribir uno mucho más lacrimógeno, pero para sacudirme la melancolía de encima voy a intentar poner por escrito lo que ayer tenía en la cabeza cuando me dirigía en coche a mi casa.

Ayer sucedieron tres hechos que me hicieron pensar:

Primero:

Hace dos días la responsable de contabilidad vino a entregarme los tickets de comida que me habían prometido en la última reunión que tuvimos para discutir mi situación en la empresa. Tuve que firmar una especie de contrato por ellos y otro papel en donde también venían los nombres de todos mis compañeros (diez).

A la hora de comer coincidí en la cocina de la empresa (mierda-cocina que no tiene ni un hornillo para hacer un huevo frito) con uno de los técnicos (uno de los dos, que como ya expliqué, aquí somos cuatro gatos). Estuvimos hablando un rato y de repente saca el tema de los tickets y dice que le sorprendió muchísimo recibir algo así después de trabajar durante casi ocho años en la empresa y sin haber visto nunca precedente. Volví a acordarme de la última reunión, y a pensar que mis tres meses de pataletas y peticiones, luchando sola por la causa, había dado como resultado una pequeña mejoría para todo el mundo.

Hablamos el técnico y yo un poco de esa reunión, y le comenté que lo de cobrar las horas extras o los viajes a Argelia no iba a ser algo que vieran nuestros ojos, ya que la de RR.HH. había alegado que la empresa no disponía de dinero para pagarle eso a todo el mundo (no cuatro gatos, sino cuatro personas que actualmente trabajamos en el área técnica y que somos los únicos que tenemos que viajar a Argelia). Mi compañero me dijo entonces que porqué todo el mundo, que yo podía haber pedido dinero en negro sólo para mí y que le dieran al resto.

Y es cuando yo, por dentro, me pongo al rojo vivo. Esa mierda situaciones en que algunos reciben dinero “por debajo de la mesa” y el resto de pringados las pasan negras es una mierda. Si no nos unimos por la causa no vamos a conseguir nada que dure a largo plazo. Cuando trabajaba en la productora de vídeo, en España, había una situación parecida, en que algunas personas recibían su sobre “por debajo de la mesa”. Éramos 53 empleados, y un buen día los 53 decidimos unirnos y rechazar esas mierdas “por debajo de la mesa” y actuar según regían las normas, exigiendo el pago por nuestras horas extras amenazando con negarnos a trabajarlas si no las cobrábamos. Parecía imposible, pero al final conseguimos casi todo lo que nos propusimos: cobrar todo el mundo las horas extras, una subida en el pago por trabajar en fin de semana y mejores condiciones en general para TODO el mundo. Pero aquí no. Aquí somos cuatro gatos y en 8 malditos años no han cambiado nada porque pasan, porque todo el mundo va a su bola y porque así el empresario tiene las de ganar. Tiene que venir una petite españolita a pedir y patalear durante tres meses para que TODOS consigamos una pequeña mejoría. ¿Es eso compañerismo? Es mierda.

Segundo:

El segundo hecho que me dio qué pensar también me lo proporcionó ese técnico. Me comentó que el jefe (que ahora está de vacaciones, al igual que su hija la de RR.HH., con lo cual si tengo algo que reclamar / comunicar / preguntar lo haré al maestro armero) estuvo durante varios días preguntado a todo el mundo quién me había lavado el cerebro. Que porqué andaba yo pidiendo mejoras, reclamando mis derechos, de repente. Veo que mi jefe de sesenta y pico tacos sigue jugando al escondite y no me dice las cosas a la cara. Él cree que estas “ideas raras” me las inculcó el ingeniero que se piró en marzo, después de seis meses en la empresa. Bueno, eso le hace estar al rojo vivo y de paso entretenerse. Si fuera por delante todo sería mucho más fácil, pero se ve que eso no se lleva por estos lares.

Tercero:

El griego (comercial), en un alarde de querer compartir experiencias y dar enseñanzas, ayer se me apareció por el despacho media hora antes del fin de mi jornada laboral. Su relato estuvo todo el tiempo acompañado por sonrisas afables, un tono cordial y risas más o menos estentóreas.

– ¿Tú cuántos años tienes?

– 29, cumplo 30 en noviembre.

– Yo cuando tenía 31años (ahora tiene 49) trabajaba durísimo para una empresa. Trabajaba de 8 de la mañana hasta la medianoche. Pero gracias a eso conseguí ser la persona con más conocimientos y experiencia en el campo. Trabajaba de 8 de la mañana a medianoche!

– Vaya, eso no debe ser muy saludable – fue mi contestación, a lo que siguió una risa estentórea.

– Y cobraba un sueldo bajísimo, bajísimo, pero era el que tenía más conocimientos de todos.

[…]

– Y años después trabajé en Francia. Ése sí que fue un buen trabajo. Pero tenía que hacer doscientos y pico kilómetros para ir y otros tantos para volver. Era durísimo.

– Creo que eso tampoco es muy saludable.

– JAJAJA. Pero cobraba mejor, y el jefe quería que fuera su sucesor cuando se jubilara.

Vaya, a ver qué pasó. Eso me intersa, porque no sé que hace de pringado aquí entonces, pudiendo ganar una pasta gansa de jefe en un trabajo que le gustaba y que le quedaba a doscientos y pico kilómetros de casa.

– Pero resulta que al final el duño vendió la empresa y me quedé sin ser jefe.

– Ahhh.

¿Moraleja? Debo ser medio retrasada, poque no lo pillo. ¿Trabaja sin descanso por un sueldo mísero para que te den la patada? Veo que todo el mundo está intentando hacer algún tipo de propaganda política para que me vuelva sumisa.

¿Y por qué este post? Y todo este rollo reinvindicativo. Porque estos días me va la cabeza a cien. Porque tengo casi 30 años, digamos el tercio de mi vida (o más) y no quiero pasarme el resto perdiendo entre 10 u 11 horas al día por culpa de mi trabajo (entre desplazamientos y la hora para comer eso es lo que me paso fuera de casa) y cobrando lo justo para vivir pero nada para mañana. Ésa es una de las razones por las que es posible que no acepte el trabajo en la nueva empresa. Ésa es la razón por la que llevo tres meses pataleando y protestando por unas mejoras que vienen a cuentagotas. Ésa es la razón por la que me indigna que se haya votado que sí al máximo de 65 horas semanales, y España se haya cobardemente abstenido. El trabajo fue concebido para vivir, pero ahora se vive para trabajar. Nos pasamos asi la mitad de nuestra vida oprimidos, trabajando a destajo, y ¿para qué? ¿Para disfrutar de nuestras familias, amigos y nosotros mismos en la vida que viene? No, esto no es un ensayo ni una preparación. Ahora es cuando se juega la final y parece que aún hay mucha gente que no se da cuenta. Ayer le pregunté a mi hermana qué pensaba de las 65 horas, y me dijo que si se las pagaban que por ella estaba bien. Ella que no pasa realmente apuros económicos, que no tiene que pagar un alquiler y que no sabe lo que es pasar hambre. Sencillamente no lo entiendo. Creo que en la sociedad actual se está olvidando que lo que realmente cuenta son las personas…

Anuncios

11 comentarios »

  1. isitabcn said,

    ¿De qué sirven tantas reivindicaciones si luego te quedas dónde estás? De verdad vas a seguir en una empresa dónde por quejarte te ven cómo a un bicho raro? Puede que si te ofertan un puesto en CTAT no lo cojas por temas de desplazamiento. Pero en todo caso tienes que seguir intentando dejar este trabajo de m… que no hace más que darte disgustos.
    Es sólo mi opinión.

  2. lifestraveller said,

    Tú lo has dicho Petite…vivimos en una sociedad enferma. Todo está relacionado, y creo que el vídeo que colgó Jazlima en su blog es bastante revelador. Nos han abducido, lo único que hacemos es trabajar más y más para tener más dinero, que no podemos gastar porque no tenemos tiempo. Y qué importa el dinero, si lo que quiero con mi trabajo es VIVIR??? No sé, cada vez me doy más cuenta de que lo que me inculcaron no vale nada, quizás valía cuando mis padres eran jóvenes, pero la cosa ha cambiado y lo que más me indigna es el pasotismo de la gente, que hay que trabajar 65? pues nada, se trabaja. Que no cobras las extras? pues nada, que se le va a hacer. Será que me gusta tb meterme en camisa de once varas, pero NO SOPORTO las injusticias, y creo que lo que se está haciendo en la sociedad actual es la mayor aberración. La solución? Por lo pronto protestar, aunque eso quema un montón, pero quien no llora no mama.
    Pero también es verdad, que en según qué ambitos, es bastante difícil llevar la contraria. En lo mío, lo normal es trabajar chorricientas horas, noches incluidas (leyendo artículos y poniéndote al día, tu sabes) y luego fines de semana, porque ya se sabe que los bichos no descansan. Pues oye, me gusta lo que hago pero no me gusta un pelo que me hagan sentir mal el día que salgo a las 6 del trabajo cuando llevo ya 10 horas en él. Que sí, que cuando te gusta lo que haces, y más si es como lo mío, que todo lo que trabajes va en tu propio beneficio (es como ser autónomo pero cobrando siempre una mierda, a pesar de que trabajes más :-P), pues entiendo que a veces te dejes absorber por el trabajo. Pero es diferente. Pero no por ello, desde las altas esferas deben imponernos algo que hacemos básicamente porque nos gusta lo que hacemos. Creo que las reglas son muy laxas y mal establecidas. Debería estar todo regulado y ya si alguien le da por quedarse más tiempo “por amor al arte”, pues ya sabe lo que hay….

  3. brujaroja said,

    Yo creo que el plan es perfecto y su diseño obra de seres realmente inteligentes (y malvados). El maldito problema es el consumo. Necesitamos cosas. Cierto, ya lo sé, seguramente tú (y yo, por supuesto) podríamos reducir nuestras necesidades porque lo que nos importa de verdad no cuesta dinero. Pero no el resto de la gente. Al final somos cuatro los que pensamos así, porque la mayor parte del personal vive con un único objetivo: comprar. Hace algún tiempo hice un pequeño experimento a mi alrededor: ponía la oreja en las conversaciones, en el trabajo, por la calle, en el autobús. El verbo que más se conjugaba, con muchísima diferencia, era el verbo comprar. Mientras nos tengan atrapados consumiendo, irán reduciéndonos la vida. Porque hay gente tan gilipollas que prefiere cambiar su coche a bañar a sus niños cada noche, y darles la cena y acostarlos. Que prefiere cambiar de coche incluso a no tener niños.
    Y así no tenemos nada que hacer. Porque nos tienen pillados ya sabes por dónde…

  4. corsaria said,

    “El trabajo fue concebido para vivir, pero ahora se vive para trabajar. ”

    Amén.

    ¿Qué es lo que esclaviza a las personas? El consumo: hipoteca, coche, tv de plasma, etc etc.
    La mayoría ni se lo plantea, ni lo quiere pensar, pero… son esclavos de cosas que ni tienen tiempo para disfrutar.

  5. corsaria said,

    Brujaroja: “Al final somos cuatro los que pensamos así, porque la mayor parte del personal vive con un único objetivo: comprar.”

    Lo has explicado bien clarito. 🙂

  6. dudo said,

    tienes que seguir, petite, seguir buscando un trabajo que te permita vivir.
    no creo que te sirva mi ejemplo, porque yo no trabajo en lo mío, y eso también es jodido, pero lo elegí porque el horario es de ocho a tres, y tengo todas las tardes libres para escribir, que es lo que me apasiona, leer, estar con elChico, con mi familia, con mis amigos… para vivir, en definitiva. Te voy a decir lo que cobro, a ver si así te ríes un poco: 700 euros. Sí, eso. Ja, ja, y demás. Y gasto unos 50 euros a la semana en gasolina, así que calcula en lo que se me queda. ElChico es funcionario grupo D, y no pongo lo que cobra, pero no creo que resulte muy difícil imaginarselo. Oye, y vivimos. Pagamos una hipoteca de 850 euros (y eso que vivimos en un pueblo y no en la capi, donde nos gustaría, donde crecimos los dos), y comemos bien (somos muy triperos), y no vamos vestidos con harapos. Nuestro coche tiene 10 años, pero rula que te cagas. Yo lo uso para ir a currar a Villatomar, y elChico, que curra en la capi, se coge todos los días un bus urbano. Es el único de toda la plantilla que viaja en bus, y muchas veces nos han dicho que por qué no nos compramos otro coche. Y por qué no nos metimos en un piso en la Capi. Y et cétera.
    Vivimos, sin lujos pero vivimos, y cuando nazca el MiniChico sus padres van a estar todas las tardes con él. Tiempo, ¿eh? tiempo para tu hijo. Qué cosas. Sí, éste año no he estrenado zapatos. Ya ves tú.
    En fin, que lo que quería es darte ánimos, que no todos estamos atrapados en la rueda del consumismo, que a algunos nos da igual (yo creo que afortunadamente somos más de cuatro gatos), y que te mereces un trabajo mejor. Y que me da que en tu empresa te están haciendo la cama. Ten cuidado.
    Jo, y mucho mucho ánimo, que has vuelto de las vacances floji y no sé porqué…

  7. liryel said,

    “Creo que en la sociedad actual se está olvidando que lo que realmente cuenta son las personas…”
    Je, yo creo que hace tiempo que se olvidó. Lo malo (por no decir peor) del tema es que las que se están olvidando son las propias personas, y en un porcentaje cada vez más alarmante. 65 horas y le llaman estado del bienestar, juas!

    Tú ánimo, sigue luchando, y si encuentras algo mejor que no te de el menor apuro dejarlos ahí plantados

  8. Estoy de acuerdo con el consejo del primer comentario, lo mejor que puedes hacer es buscar otro trabajo y dejar de darte cabezazos contra la misma pared una y otra vez. ¡Qué desesperación!

  9. Isita: Tienes razón en que quedarme donde estoy, después de todo lo pasado, sería un error. Pero irme a un lugar peor también lo sería. Puede ser cobardía o un exceso de prudencia, pero a veces los cambios no son fácles, sobre todo cuando una está sola en un país extranjero. No digo sola SOLA. Tengo amigos y tengo al Ken, pero no tengo la tranquilidad de tener apoyo familiar cerca. Si no puedo pagar el piso, pues no puedo pagarlo y punto. Claro que está el Ken, pero no me gusta arrastrar a nadie a nada, y aunque me haya demostrado y me demuestre cada día que es una de las personas más puras que conozco, es todavía pronto, al menos para mí, pedirle según que cosas. No me gusta depender de nadie. Es posible que se deba a mi historia familiar, en la que, después de 28 años, mi padre se piró. Si alguien se marcha, abandonando todo, después de tanto tiempo, también puede hacerlo después de tan sólo unos meses. Sé que soy exagerada, pero llevo eso demasiado dentro de mí para cambiarlo de la noche a la mañana.

    Lifey: Sí, en determinados ámbitos se cree que no somos personas y que podemos estar todo el puñetero día trabajando. Tú en lo tuyo porque estás investigando y yo porque soy ingeniera y tengo una responsabilidad que está por encima de mi bienestar. Y como mi ética profesional debe ser mivalor principal, pues no necesito cobrar por ello ni tengo derecho a pedir tiempo para mí.

    Hablas de la legislación. Lo peor de todo es que la hay, pero muchos la ignoran. Lo peor es que tenemos derechos, pero seempeñan en pisárnoslos, y nosotros, por ignorancia o por dejadez, pues nos dejamos llevar.

    Brujaroja: Sí, esta maldita sociedad de consumo que nos seca el cerebro, que nos hace olvidar que tenemos familia y amigos, y que lo más importante del mundo son las personas, no los logros profesionales ni las cosas materiales.

    Corsaria: Comprarse multitud de cosas, la más cool del momento, el último modelo. Para nada. Sólo para presumir de “yo tengo esto” porque “yo trabajo en esto” y porque “yo gano esto”. Mierda. Si les preguntas qué tienen dentro, y no fuera, no sé si sabrán contestar.

    Dudo: Coincido plenamente contigo. Yo cuando curraba en España tenía el mismo horario que tienes tú. El sueldo era un poco mejor, pero los contratos eran temporales o hasta fin de obra, algo que no te deja tranquilo a la hora de vivir. Echo de menos esa calidad de vida. Salir a las 3, comer a las 3:30, tener la tarde para mí y para los míos. Trabajaba más eficientemente que ahora, tenía más tiempo para mis aficiones, tenía más tiempo para mis seres queridos y más tiempo para mí. Ahora me siento como montada en una rueda de la que no puedo escapar: Madrugar, trabajar, hacer la cena, cenar e irme a cama. Y si algún día quiero hacer algo más, algo que me realice como persona, como nadar, leer más de un capítulo de un libro, salir a ver a los amigos, charlar largo y tendido con el Ken, … si algún día tengo uno de esos “excesos” entonces lo pago con dormir menos de 7 horas, con lo que al día siguiente soy una “piltrafa humana”.

    Y sí, he vuelto floji floji de las vacaciones. No sé si s la vuelta a la rutina, o que no tuve tiempo de descansar, o que vengo de un sol radiante y aquí los días son grises y llueve o que vuelvo a estar montada en esa rueda de la que te he hablado.

    Liryel: Qué alegría verte por aquí! Estado del bienestar, ¿qué es eso? Yo sigo buscando. Ayer mandé dos CVs y entregué los últimos papeles que me quedaban para solicitar el master. Por intentarlo que no quede…

    Gema: Sí, darme de cabezazos con la misma pared me está quemando, lo sé. Por eso busco una salida, pero quiero una buena salida, no algo peor. Gracias por tu comentario y por pasarte por aquí 🙂

  10. mariokun said,

    No te gusta el trabajo actual, y tampoco el que te han ofrecido, pero siempre se pueden buscar más opciones. Sigue buscando y seguro que algo encontraras que te permita tener tiempo y dinero. Solo hay que seguir intentandolo.

    Estoy deacuerdo en casi todo lo que se ha dicho por aqui. Esta sociedad de consumo que nos tiene esclavizados y no nos permite vivir, no va conmigo y no pienso entrar en el juego, igual que la mayoria aquí presente. Al menos nos podemos contentar con que siempre habra una minoría que piensa diferente, y aunque nos lo pongan dificil, resistiremos como podamos.

    En fin, que no te rindas en tu busqueda y mucha suerte. Espero que encuentras algo mucho mejor

  11. Gracias Mariokun 🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: