agosto 21, 2008

Dos hechos sospechosos no necesariamente relacionados

Posted in Anecdotas, Coche, el Ken a 10:16 am por La Petite en Belgique

Ayer miércoles por la tarde, cuando conducía del trabajo a casa, reparé en el hecho de que el espacio bajo el reproductor de cedeses, que suelo tener abarrotados de cedeses (valga la redundancia) estaba vacío. Me extrañó mucho, porque yo, dejada como soy, suelo dejar los cedeses durante eones en el coche sin que el tiempo parezca que pasa por ellos. Se me ocurrió que quizás el Pequeño los había cogido para escuchar en casa, pero entonces me chocaron dos cosas. Primera, que dudo mucho que él quisiera escuchar mi CD de Betchadupa, y segundo, que el último día que el Pequeño se montó en el coche fue el domingo (cuando fuimos a visitar a sus papis) y yo recordaba ver el CD de Betchadupa el día anterior (martes) en un instante fugaz en que pensé en escucharlo.

Miré entonces a ambas puertas del coche (es un Polo de dos puertas, o tres, nunca sé cuándo el maletero cuenta como puerta) y vi que, excepto el manual de la radio y unos papeles, los huecos también estaban vacíos. No, el Pequeño no se llevó el CD ese tan cutre que tenía yo en mi puerta.

Empecé a pensar rápido cuándo me los pudieron sustraer y sólo se me ocurrieron tres sitios: en el trabajo, el día anterior que paré al lado de un banco para ir al cajero o al aparcar cerca de casa. La historia es que el coche se abre y se cierra con un mando a distancia de esos que vienen en el llaverito, y que además lleva un dispositivo que, si me olvido de cerrar el coche, él mismo se cierra automáticamente tras dos minutos. Vaya, ya de paso podían haberme limpiado el coche.

Debido al mandito, no puedo saber si ayer por la mañana el coche estaba o no abierto, y de todas formas, aunque me haya retorcido las neuronas, NO recuerdo si los cedeses estaban allí ayer por la mañana. Es lo que tiene ir al trabajo con los ojos aún medio pegados. Pero se han llevado TODOS los CDs, incluídos los que estaban medio camuflados entre multitud de papeles del banco en un espacio cerca de la guantera (vale, soy una desordenada), pero no el que estaba dentro de la radio (eso significa que podré seguir escuchando a Amaral). Así que ha sido un trabajo rápido (no se llevaron la radio), pero tampoco tanto. Y yo que ya tenía mi idea formada de que este era un país seguro y de que lo único que se roban son bicis (bueno, y ropa de la lavandería, pero eso es otra historia para otro día).

El Pequeño y yo tenemos dos teorías: o ha sido un ladronzuelo muy habilidoso o dentro de mi coche tengo viviendo al monstruo de los cedeses. Lo que más me duele es que también se ha tragado el Sultans of Swing de Dire Straits y un directo de Maná del Pequeño (sí, de ahí lleva años aprendiendo las cuatro cosas que sabe de castellano).

Segundo hecho:

Ayer por la tarde, tras nuestros respectivos trabajos, nos fuimos al super a comprar comidita (qué rico salió el atún con tomate). Cuando subimos a casa, al entrar y dejar la llave del coche sobre la mesita al lado de la puerta, me doy cuenta de que no tengo las llaves de casa. Me las habré dejado en el coche, luego voy a por ellas. Por supuesto, entre el atún con tomate, la tortilla española, el vino blanco y los comentarios jocosos del Pequeño, se me olvidó por completo bajar al coche. Así que esta mañana, como todas las mañanas, cuando estaba a punto de salir por la puerta y el Pequeño me despedía con un beso y palabritas de amor aún en paños menores (su horario es menos estricto que el mío), descubro que ayer no me he acordado de las llaves.

– Uy, ayer no me acordé de ir a por las llaves.

Él pone cara de poker.

– ¿A qué hora vuelves hoy? Bueno, supongo que volverás antes que yo, así que no habrá problema. Y además, estarán en el coche, si el Monstruo de los Cedeses no se ha encontrado con más hambre y se las ha comido.

Sigue con cara de poker. La verdad, los dos somos poco mañaneros.

Abro la puerta, y ante su mirada que dice “que tengas un buen día” veo mis llaves colgadas de la cerradura de la puerta. Imagináos cómo se me quedaron los ojos. Pues como platos. Y me acordé entonces de la vecina de mi madre, cuando se dejaba las llaves en la puerta y yo decía, “qué pena, es mayor y se olvida de las cosas“. Y ahora yo. Si me pasa eso en casa de mi madre o la llamo para contárselo, seguro que me echa una buena reprimenda. El Pequeño no. La verdad, muchas veces pensamos en celebrar algún tipo de campeonato para ver quién es más despistado. Él dice que no está seguro de quién ganaría, pero yo cada día estoy más convencida de ser yo quien se llevara el oro.

P.D.: Por fortuna The Rolling Stones Gold y Elvis Presley the collection están a salvo en la mesa de mi despacho.

P.D.2: El Pequeño ayer volvió a dejar un CD en el coche (Green Day) para tentar al Monstruo de los Cedeses. Ahora ya entiendo porqué su nombre, en Dutch antiguo, significa valiente.

P.D.3: Ahora también entiendo adonde fue a parar aquel CD de Shakira por el que mi hermana estuvo tres años preguntando (desapareció un buen día de casa de mi madre y nunca más se supo de él).

Anuncios

6 comentarios »

  1. arroaz said,

    :O

    Hay que comer más rabos de pasas!!!

  2. Indo said,

    jajaja!! y no será que te dejaste también las llaves del coche puestas?? es broma. me ha gustado mucho el post, en serio, me he reído y me parecen buenos razonamientos los vuestros.
    me voy de vacas, pero volveré. no escribas tanto, que luego no me cuende!!!!

    un besazo.

  3. Sí, Arroaz, lo nuestro es grave…

    No, Indo, las llaves puestas no, pero poco me falta para eso. La verdad es que somos los dos un desastre. Él suele olvidarse las gafas en casa. Una vez se dejó la toalla cuando iba a jugar un partido de basket. Yo otra vez me dejé el bañador en casa cuando iba a la piscina.

  4. jazlima said,

    Juaaaaa! Capaz que el monstruo de los cedeses te quiere confundir. Sacó una copia de las llaves de tu depto cuando estaban en el auto y las colgó de la puerta para que te sientas vieja y despistada. Tiene muchísimo sentido mi comentario (?).

  5. ahhh, miedo me das. Y voy a estar sola tres semanas y el monstruo de los cedeses va a venir a por mí. Socorro!!!

  6. jazlima said,

    Jajajajaa! Sólo diré: CUIDADO!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: