agosto 22, 2008

El miedo de mi madre y la partida del Ken

Posted in el Ken, Family Tales, Reflexiones a 12:23 pm por La Petite en Belgique

Sí, la partida. Se va el domingo a Grenoble (Francia) durante tres semanas por unos asuntos de su doctorado en físicas. Se va también su compañero J., así que no estará solo. Sola me quedo yo en casita, tres semanas, en las que aprovecharé para estudiar un poco de Dutch, leer, escribir y hacerles visitas a los amigos. Tres semanas. Bueno, no exactamente. El fin de semana que viene vamos a hacerles una visita la novia de J. y yo. Por estas cosas de la distancia, el tiempo, el ser humano y sus necesidades (sólo de pensar en la cama solitaria ya me está produciendo insomnio, que dicho sea de paso, no está mal a estas horas, ya que tengo que trabajar).

Para suplir esta carencia afectiva me dispuse a invitar a mi madre a unas vacaciones pagadas y pensión completa en mi palacete de 35 metros cuadrados. Por el rollo de estar acompañada, darle mimos y disfrutar de unos días a solas. Pero desde hace semanas me está dando largas. Sé que anda liada con asuntos de médicos, y sé que aunque no explique todo, está preocupada. Desde hace años arrastra una osteoporosis de caballo. Aunque se la vea tan guapa y tan flamante, y que todo el mundo le eche diez años menos de los 55 que tiene (de mis dos progenitores heredé yo el parecer más joven de lo que soy), los médicos dicen que su esqueleto es el de una mujer de noventa años, con posibilidad de fracturas espontáneas. Por ello le conviene el ejercicio, sí, pero ligero.

Ahora, a estos achaques de la edad (joder, qué perra es la vida) hay que añadir un problema de exceso de calcio en sangre que le acaban de detectar. Al parecer, lleva ya varias semanas de procesión al médico y no me había dicho nada. Sólo me insinuó algo cuando le pregunté, después de que me hubiera dado largas, si al final iba a venir. Tienen que vigilarle el tiroides, y ha de preparar su cabecita para una posible operación el año que viene.

Ayer hablé con ella por la mañana, y tras darme la noticia del accidente de Barajas con una voz que le temblaba (yo aún no había leído los periódicos), me dijo que tenía un montón de visitas al médico para las próximas semanas y que no le iba a ser posible venir. Pero que “tranquila, que tres semanas se pasan en nada“. Y claro, además con lo aprensiva que es mi madre, y contándome lo del accidente, como para coger un avión ahora mismo.

Pasó después a relatarme las nuevas incidencias en el vecindario, tema de conversaciones típico cuando vivía ahí. No es que seamos especialmente cotillas, pero vecinos raros hemos tenido unos cuantos, desde los que hacían espiritismo en el 1ºD (y que los oíamos desde el 3º, aunque a veces pienso que lo que montaban eran orgías) hasta las prostitutas de lujo con línea telefónica incluída del 2ºA (muy educadas y siempre guapísimas de punta en blanco), pasando por la vecina del 4ºD cantando canciones hortera los domingos por la mañana, apisonando el suelo con sus pies descalzos y con un novio que mi madre juraba y perjuraba que la miraba de arriba abajo, que muy pronto se convirtió en ex-novio, con lo que nos enterábamos cada noche de sus nuevas conquistas por los alaridos que pegaba. Ah, también tenemos un vecino policía que dejó el servicio y ahora es zapatero y “chapuzas arreglatodo” y otro poli al que un ladrón le entró en casa cuando estaba en la ducha.

Pues la última de la última es que en la puerta de enfrente a la de mi madre, donde solía vivir una mujer mayor encantadoramente despistada (la que se solía dejar las llaves en la puerta) y luego vivió una pareja con una perra de presa que no le hacía ni pizca de gracia a nuestra perrita India y cuyo integrante masculino le daba miedo a mi madre (pero mucho miedo). Resulta que, según palabras de mi madre, “ahora hay un señor muy raro, cincuenta y tantos, muy raro, siempre solo y que mira raro, y toca la guitarra por las noches. Todo igualito a tu padre“. Pues al señor raro en cuestión, el día anterior le llamaron a la puerta dos agentes del juzgado con una orden de registro (mi madre sería perfecta en el arte del espionaje). Según ella “revolvieron toda la casa porque lo vi desde la ventana de tu habitación” y luego “se lo llevaron“.

– Pero mamá, ¿cómo sabes que se lo llevaron? ¿Los viste salir?

– No, porque tenía que salir un momento y no podía estar toda la tarde en la mirilla de la puerta.

– Ah, ¿y entonces como sabes que no está?

– Porque todas las noches toca la guitarra y ayer no oí nada de nada. Silencio sepulcral. Y la persiana de la ventana que se ve desde tu habitación está en la misma posición de ayer. Y siempre, siempre, la abre por las mañanas.

– Ah.

– Y está en chirona y no sé que habrá hecho, dijeron algo de unos archivos del ordenador. Yo no sé cómo se enterarían, pero yo estoy muerta de miedo.

– Anda, que no pasa nada. No está y punto. ¿Qué te va a pasar?

– Nada, pero tengo miedo.

P.D.: Para los curiosos, la de la foto es mi mami en un viaje a Corfú que hicimos hace dos años, con lo que ella tiene en la foto… 53 años 🙂

Anuncios

21 comentarios »

  1. jazlima said,

    Que tu mamá nos pase la receta!!

  2. brujaroja said,

    Cielosanto!
    Por partida doble:
    Por ese vecindario y esa Miss Marple que es tu madre…
    Y por ese aspecto adolescente, virgendelamorhermoso… ¿cómo lo hace?

  3. dudo said,

    Jolines, ánimo. Mi mami también tiene rollos de tiroides, y al final salen adelante. Éstas mamis, son unas campeonas. Cuídate éste tiempo solita, eh? Que no se te estruje ese corazón que tienes. Mantenlo esponjoso para tí, para que no duela, y para cuando vuelva el Ken.
    Te contesto al post de la epidural belga con mi ultra reciente experiencia: mi parto fue provocado (args). Llevaba meses preparándome para un parto lo más natural posible, eso sí, en el hospital (público), por si se tuercen las cosas. Pero resulta que el enano se retrasaba, y me lo provocaron. Y menos mal,porque cuando expulsé la placenta, resulta que estaba vieja y con zonas infartadas, así que si hubiéramos retrasado el parto lo más posible es que el bebé hubiera sufrido. ¿Epidural? Yo creo que hay que tener la opción. Yo no la quería, aguanté toda la dilatación (respiración controlada, apoyo de ElChico, dolor, sí, pero soportable), hasta que, estando casi completa, me desmayé de agotamiento. Cuando volví en mí me la volvieron a ofrecer y acepté. (No tiene mucho sentido aguantar si te vas a quedar inconsciente y no vas a poder ayudar a tu bebé a nacer). Aunque luego, en el parto, con epidural y todo, el esfuerzo es brutal y agotador. Y lo de la episiotomía… yo creo que por sistema no debe hacerse. A mí, llegado un momento, la matrona me dijo: “para de empujar, niña, y escucha un momento: te empiezas a desgarrar: ¿corto un poco o quieres que lo dejemos?” Y dije que sí, que cortara. Pero debe ser una decisión personal, y que se toma en un determinado momento.
    Bueno, ya paro con el rollo, si tienes más dudas, pregunta, que yo lo tengo fresco.
    Besos enormes…

  4. dudo said,

    ah, por cierto, y lo de meterte prisa para tener hijos por la edad… me parece hasta denunciable. No te agobies. En mi clase de prepar había un buen montón de mujeres diez y hasta quince años mayores que nosotras, y han tenido hijos sanos.
    Yo creo que cada mujer, cada persona, cada pareja, tiene su momento. El mío es ahora, el de mi tía que tiene 37 años aún no ha llegado… el tuyo… llegará cuando llegue.
    Que no es una obligación, lo de tener hijos. Es algo que se hace porque se quiere. Y hay que querer, y mucho.
    Un abrazo…

  5. corsaria said,

    Tu mami está estupenda. Muchos ánimos a tí, en nada tienes al Ken de vuelta. Además, los reencuentros son muy bonitos. 😉
    Besos.

  6. Fusa said,

    Jaja… qué adorable tu madre, tras la mirilla, miedosa. ¿No has pensado en venirte tú a España, a acompañarla tras la puerta y contárnoslo después? ¿O trabajas? De lo que no hay duda es de que tu madre está estupenda para su edad…

    Un beso, Petite.

  7. Ana said,

    Petite el tiempo pasa rapidísimo, ya verás como no te enteras. Es bueno encontrarse con una misma de vez en cuando, siempre descubres cosas. Dale muchos ánimos a esa mami tuya que está hecha una artista de cine, que nos diga lo que come, que ya ves que yo quiero durar mucho, mucho y tan joven como ella.
    Un abrazo.
    Ana

  8. mariokun said,

    Lo del vecino tocando la guitarra cada noche, tu madre escuchando, la policia que se lo lleva…ahora solo falta que tu madre entré en la casa a investigar y ya tenemos un trhiller a lo Hitchcock.

    Desde luego está estupenda. Dile que se deje de miedo y fuerce la cerradura ya! 😛

    Animo para pasar este tiempo, y aunque eches de menos al ken, aprovechalo bien, que así se pasará antes que te des cuenta

  9. Jazlima: Jeje, creo que la cosa es hereditaria. Yo tengo casi 30 años pero me siguen echando pocos más de 20 😛

    Brujaroja: Gracias. Pues ni idea, pero creo que lo llevamos en los genes. Lo único es que ella está muy delgada, pero claro, es puro nervio y no engorda ni a la de tres.

    Dudo: gracias por la explicación. De verdad te desmayaste de agotamiento? Jo, lo siento. Ya me estás asustando con eso. Espero que al final haya ido todo bien y te estés recuperando. Un beso

    Corsaria: Sí, siempre son bonitos. Yo no hago más que pensar en este viernes 🙂

    Fusa: Pues sí, trabajo aquí, así que no puedo moverme del país. Ya he pedido libre el viernes para poder ir a Francia. Me gustaría ir a ver a mi madre, pero no tengo más días libres y ahora los billetes de avión están por las nubes. Estoy mirando vuelos para Navidades (que por cierto, me acompaña en Ken de nuevo 🙂 ) y no baja de los 300 euros 😦

    Ana: Gracias por pasarte por aquí. Mi madre es muy fuerte, a pesar de los problemas de salud que tiene. Yo creo que es tener ganas de seguir adelante y tener personas que te quieran. Ánimo, que a ti ya se te ve mucho mejor 🙂

    Mariokun: Si puerta blindada ya tiene. Que mis padres siempre fueron un poco paranoicos 😛

  10. jazlima said,

    Aunque sólo sea por leerte, a mí también me pareció que eras más joven.

  11. Es lo que tiene haberme metido en una carrera de la que nadie sale. La vida se congela, la vida que no el cuerpo. Por eso he llegado tarde a todo (no al mundo laboral). Me he independizado tarde y he tardado a alguien con quien valiera la pena compartir la vida. Por eso soy como una adolescente pero de casi 30 años. Y que no me hablen de hipotecas ni de hijos por el momento, que aún tengo que seguir disfrutando un poco más de mi juventud.

    Voy a darle las gracias a quién yo me sé por haberme planificado tan mal la vida…

  12. Patri aus DA said,

    A mi no la vida no me la planifico nadie, pero me esmere en hacerlo mal yo solita…. Por eso aqui ando, a mis 28, todavia liada con mi proyecto final, pero llevo a mis espaldas un año en Francia, 9 meses trabajando en España y casi un año en Alemania! Huyendo de las conversaciones sobre hipotecas y bodas de mis amigos cada vez que bajo a España, y disfrutando de mi “fato” (como llamamos a los de Huesca en mi tierra) como si tuviera 15 años!!! Y lo que me gusta….

    Solo decirte que disfrutes de esas 3 semanas. Se pasa mal cuando el susodicho se va unos dias… Y la cama parece tan grande!! Pero podras aprovechar el tiempo para hacer las cosas que no puedes hacer cuando esta el, por culpa de los dichosos horarios(no sabes lo que te entiendo cuando hablas de eso!!).

    Y muchos animos para tu madre, seguro que se recupera. No se como lo hacen, pero salen adelante de todo!! Yo con la mia alucino… Con todo lo que tiene encima la pobre, y lo poquico que se queja!!

  13. Ya, tropezamos y el tiempo va corriendo sin detenerse ni volver atrás. A veces eso duele. Y es entonces cuando una empieza a echar cuentas y darse cuenta de que “ya he vivido un tercio de mi vida!”.

    Sí, eso intento. Ya te digo que lo llevo bien. Sé que él está allí, con ganas de volver y pensando también en el viernes. No lloro ni nada de eso, pero es difícil volver a la soledad. Pero claro que tengo mil proyectos para estas tres semanas. Tantos que no sé si me dará tiempo 😛

    Sí, la mía tampoco se queda nunca. Y las que ha pasado! Madre no hay más que una. Ojalá hubiera podido venirse estos días…

  14. jazlima said,

    A mí me está pasando al revés… estoy tratando de acordarme lo que era un proyecto de a dos…

  15. Estás metida de nuevo en un proyecto de a dos? O es sólo por recordar? (somos curiosos 😛 )

  16. jazlima said,

    Estoy metida en un nuevo proyecto de a dos. :$

  17. Enhorabuena!! No pareces contenta…

  18. jazlima said,

    Nono, nada que ver! EStoy contentísima, pero como que todavía no caigo, no lo asumo y no puedo creer que me esté pasando algo tan maravilloso después de tanto tiempo. Y además no lo cuento mucho porque es muy nuevito y lo quiero disfrutar.

  19. Así me gusta 😀

    Las cosas buenas también vienen de vez en cuando 🙂

  20. jazlima said,

    Y tardó eh…

  21. Ya te digo. Un poco más y me jubilo 😛


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: