septiembre 1, 2008

Better be home soon

Posted in General a 9:31 pm por La Petite en Belgique

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios y vuestras palabras de ánimo. Llegué ayer por la noche de Grenoble. Era tarde, las 11:20 de la noche cuando entré en mi casa. Pero estaba tan feliz que tan sólo cuando me bajé del tren me di cuenta de lo cansada que estaba tras siete horas de viaje. En la ida, en la parada en París, la novia de J. me dijo que había leído que Grenoble era una ciudad interesante, con muchas cosas para hacer, como el teleférico que veis en la foto de arriba, que lleva directamente a la Bastilla, la vieja fortaleza. Y que en los alrededores había un lago, y no sé cuántas cosas más. Yo suelo buscar información hasta debajo de las piedras antes de ir a un sitio, pero no era éste el caso. Ahora me daba igual. Lo único que me importaba era la persona que me esperaba allá, la persona que me llama todos los días para preguntarme cómo estoy, la persona que me quiere con un alma pura y desinteresada.

Pasamos un fin de semana maravilloso, contándonos cosas, compartiendo problemas y preocupaciones, riéndonos mucho, mimándonos, paseando bajo un cielo azul y un sol cálido, disfrutando de los 30 grados que Grenoble nos regaló. Hicimos planes, hablamos sobre libros, hablamos de nuestras familias, del pasado, del presente y del futuro. Soñamos despiertos, nos regalamos las manos, nos secamos mutuamemente las lágrimas y nos perdimos en los ojos del otro. Mi gratitud fue inmensa, infinita, cuando hablando del futuro (ese gran desconocido), él dijo que quiere irse a vivir a España, y a poder ser, cerca de mi madre, para que no esté sola. Me quedé sin palabras, todo lo que podía decir estaba de más… o estaba de menos. Hablamos de mi situación, de mi trabajo, del master, de todo. Y en él sólo encontré comprensión, paciencia y amor.

Paseamos de forma despreocupada por el centro de Grenoble, fuimos a refrescarnos un rato a ver libros en la Fnac (qué caló), descubriendo que mucha gente había tenído la misma idea (había más gente paseando por la Fnac que por la calle). Comimos fuera, comimos dentro (tiene una mini cocinita en la habitación), nos comimos mutuamente y el tiempo nos guiño un ojo y pareció detenerse, regalándonos paz, sosiego, comunión.

Subimos en el teleférico, visitamos la Bastilla y disfrutamos de una arrebatadora panorámica de Grenoble de noche. Bailamos sobre las piedras, bromeamos bajo el cielo estrellado y exploramos túneles oscuros. Daba igual lo que hubiera alrededor, daba igual donde estuviéramos, porque estábamos juntos y éramos felices.

Pero todo tiene un principio y un final, todo, lo bueno y lo malo. Y a este fin de semana mágico le llegó el domingo a las cuatro de la tarde, en que yo tenía que coger mi tren de vuelta. Saladas lágrimas cayeron, separadas por un cristal ahumado. Palabras apenas susurradas y manos que buscaban al otro. Promesas, tiempo, esperanza. Sólo trece días, sólo trece más. Ya verás cómo no es nada, ya verás cómo se pasa en un suspiro. Tú cúidate, que no te sorprenda la noche despierto, que sé que eso de dormir solo no se te da bien. A mí tampoco. Pero ya sabes que yo siempre sobrevivo, que yo soy dura de pelar. Bueno, tienes razón, a veces no lo soy. No llores. Quiero que sonrías, que seas feliz, que lo pases en grande estos trece días y que aprendas muchas cosas nuevas. La casa y yo te estaremos esperando. No llores. Se me ha empañado la vista, creo que son mis lágrimas. Yo también lloro, pero no te preocupes, que yo voy a estar bien. Gracias por haber cambiado mi vida, gracias por ser tú, gracias por ser incluso mejor de lo que yo podía esperar. Sé valiente. No llores. Sonríe 🙂

And I know I’m right
for the first time in my life
That’s why I tell you
you’d better be home soon

Anuncios

7 comentarios »

  1. Fusa said,

    Qué tierno, bonito y envidiable, Petite. Cuánto me alegro.

  2. labuceadora said,

    joder, que bonito 🙂

  3. Bito said,

    Ahora ya son sólo doce.

    Es bonito tener algo así.

  4. Ana said,

    Y muy duro reprimirlo, la vida nos trae de todo. Aprovecha cada momento, es la recompensa a tu esfuerzo. Te dije que no había cielo, él es tu cielo.
    Beso.
    Ana

  5. Gracias, Fusa. Sí que es bonito, y es importante darse cuenta.

    Gracias, Buceadora 🙂

    No, Bito, ya son once, y la cuenta sigue… 😉

    Nos trae de todo, y ésta es nuestra ocasión. Nada de un ensayo para la vida futura. Aquí nos jugamos todo. Y sí, él es mi cielo 🙂 Un beso y gracias por tus palabras

  6. servidora said,

    A ti te gusta Elvis (por lo que he leído) pero leía la entrada y me acordaba de Jorge Drexler… “12 segundos de oscuridad”. Es una canción sobre un faro y dice la letra que lo importante no es tanto la luz del faro como esos 12 segundos de oscuridad que consiguen que veamos la luz brillante… ¡Sólo son 12 segundos, ánimo! 🙂 😉

  7. Ya son 10!! 😀 Gracias por los ánimos, Servidora, y también por la canción.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: