septiembre 17, 2008

El fisioterapeuta

Posted in Curro, el Ken, Reflexiones a 11:22 am por La Petite en Belgique

Hoy he vuelto a llegar tarde al trabajo. Cosa de 10 o 15 minutos, nada más. Pero claro, con el Pequeño en casa, las sábanas se pegan más de lo normal, y luego en la puerta que si cúidate mucho, que tengas un buen día, déjame verte bien que voy a estar varias horas sin verte, cuida esa espalda, dame un beso, te quiero, no, yo te quiero más, eres un sol, nos vemos luego, dame otro beso, cúidate, que tengas un buen día, un beso, nos vemos luego, pues claro, se me hace tarde. Pero salgo con esa sonrisa que combate los 12 grados que hay por las mañanas, y esos nubarrones grises que no dejan ver el sol. Y el calorcito aún dura un buen rato, hasta que la espalda empieza a hacerse notar.

Pero hoy es algo diferente. Ayer empecé con las sesiones de fisioterapia y hoy… es diferente.

Tenía sesión a las 21:30, mientras el Pequeño tenía entrenamiento de basket. En el papelito que llevaba del médico estaban marcadas dos casillas: masaje y movilidad. Me recibió un tipo más joven del que me había imaginado por su voz. Delgado, calvito, con unos vivos ojos azules y unas manos cálidas. Me puso de lado y me cogió un brazo y con la otra mano me movía los músculos de la espalda. Y mientras tanto él se mecía en círculos, en un extraño baile. Ahora el otro lado. Luego me encontró los puntos donde me dolía (ayayay, qué dolor), y luego se dispuso a hacer la maniobra que yo llamo crac catacrac crac catacrac, pues esos fueron los ruidos que hizo mi columna al apoyar el tipo todo su peso sobre mí en una llave que parecía de judo. Crac catacrac. Tres veces. Luego de pie. otra vez crac catacrac. Luego boca arriba y hala, a tirar de las costillas con los dedos hacia arriba. Fue una sensación tan rara que hasta me dio la risa. Perdón. No pasa nada. Luego masaje en la espalda y a casa. El jueves más.

Me dijo que tenía la espalda completamente bloqueada y que seguiremos con una serie de ejercicios. En el papel de la médico dice dos sesiones semanales durante nueve semanas. Por supuesto puedo parar antes si me encuentro bien, pero eso es lo máximo que me paga la mutua por año.

Y llegué a casita e iba a visitar vuestros blogs, pero mi espalda me pedía cama a gritos. El dolor, después de más de una semana, había cambiado. Antes estaba en el centro, como si saliera de la columna vertebral misma. Ahora sigo sientiendo algo ahí, pero más tenue, menos rígido y siento puntos de dolor a los lados, en los músculos. Supongo que un cambio es algo bueno, al menos a mí me da esperanzas.

Y me metí en camita y me quedé dormida. Al llegar el Pequeño me desperté, hablamos un poco, nos dimos mimitos y nos quedamos dormidos.

Estas noches estoy durmiendo con una bolsa de agua caliente al lado de la espalda, y esta mañana noté que todo estaba en la misma posición que ayer. Por eso digo que suelo dormir como los muertos, no muevo ni un pelo.

Todo es mejor cuando hay alguien que te da lo que necesitas y que recibe lo que necesitas dar.

Anuncios

11 comentarios »

  1. lifestraveller said,

    Juas, en serio os decís todas esas cosas por la mañana???? Jeje, lo que hace el amor… no creo que jamás me pase a mí. No soy mañanera y olores, sonidos fuertes me alteran el buen karma si es de buena mañana. 😛

    Qué bien que el fisio te fuera bien…anda que si fuera por tu antiguo médico…….que digo yo, siempre tirando para casa, pero te has planteado nadar de forma más o menos continuada?? eso permitiría que los músculos de la espalda se fortalezcan y aunque te hagan cargar como a un mulo, tu espalda lo resistiría un poco mejor (dentro de un limite claro, que una tampoco es una mula de carga)…

    En fin, espero que en unos días estés nique….cuidate!!

  2. Palabrita. Y tampoco somos mañaneros, que a esas horas andamos aún con los ojos medio pegados y el cerebro al 50%. Pero hemos descubierto lo bien que sienta regalarle palabritas al otro. Por qué no? oye. Decir lo que sientes sin más, que es gratis y le hace bien a los dos 😀 Anda que a una no le gusta que le digan cosas bonitas. Pues el mejor modo es predicar con el ejemplo. El cariño sólo engendra más cariño. Das un poco y te viene cuadriplicado. Yo fui una ignorante muchos años, pero ahora por fin entiendo eso. Y te digo que hasta quita las arrugas 😉

    Nadar? Antes nadaba dos veces por semana, pero con la espalda así lo único que me apetece es meterme en cama…

    Y mula de carga… NUNCA MÁIS!!!

    Gracias por los ánimos. Lo que me fastidia es estar así para mis vacaciones, que cojo el viernes 😦

  3. Indo said,

    los fisios son buenos, yo antes iba a veces a uno y me dejaban bastante bien para tirar unos días. espero que vayas mejorando y te pongas fuerte para soportar la apisonadora que intente aplastarte por las noches…
    un besazo.

  4. Fer said,

    No sé si lo dije por aquí, pero estuve un verano yendo al fisio y entre masajes y ejercicios me quitó para siempre la dorsalgia y la lumbalgia. Y menos mal, porque yo tenía unos tiernos veinte años (ahora sólo tengo unos menos tiernos veintiséis) y no quería resignarme a estar toda la vida medio jodido de la espalda.
    Ah, y tienes mucha razón: mejor hablar que dar las cosas por habladas.

  5. Óscar said,

    Oiga, que sí, que mola mogollón; yo ando ahora a la espera de cobrar para irme pitando a un masajista. A mí no me duele nada (bueno, sí, pero es otro asunto), yo solo quiero un masaje de relajación, aunque sospecho que me van a tirar a patadas porque empezaré a gemir como una bestia en plena faena. De hecho, las pocas veces que he ido, me he tenido que contener.

    Ay, es que lo pienso…

  6. Fusa said,

    Yo nunca he tenido problemas de ese tipo pero seguramente me entrara también la risa al escuchar los ruidos de la lesión. Me alegro de que las cosas vayan mejor poquito a poco. Y esa despedida 🙂 Ay.

    Un beso, Petite.

  7. C.Martín said,

    Ánimo con los masajes, bien dados son la solución: mi contractura eterna sólo la lograron quitar los fisios del Estudiantes, el equipo de baloncesto. Eso sí, durante tres días me dolía tooooda la espalda y no sólo la contractura divina. Pero desde entonces ya no más, como si me hubieran colocado algo en su sitio.
    Qué bonito es el amor…, sigh.

  8. Nakita said,

    Gracias amigo por enlazar a mis blog. Espero que sean de tu agrado. Saludos

  9. isita said,

    Menos mal que existen los fisioterapeutas… Mi hermano pequeño se sacó el título (universitario) el año pasado, y aunque es cierto eso de que en casa de herrero cuchillo de palo, a mi madre le ha venido muy bien para su artritis.
    A ver si te mejoras y puedes disfrutar de tus vacaciones. Seguro que las disfrutas, con tu Ken al lado.

  10. mariokun said,

    Con despedidas mañaneras así, estaras todo el dia de buen humor 😉

    Los catacrac los he sentido y todo. Diosss..que dolor mas grande. Aunque parece que la cosa mejora. Ya mismo desaparecerá el dolor.

    Gran frase la última 🙂 Besosss

  11. […] todo manual. Me dijo que volvía a tener la espalda bloqueada, así que tocó de nuevo sesión de CRAC CATACRAC. Un dolor, […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: