octubre 23, 2008

Ángeles guardianes

Posted in Curro, Reflexiones tagged a 9:30 pm por La Petite en Belgique

Acabo de llegar de la cita con el masajista. Siempre es igual, con el producto que me echa al final, hago los trescientos metros a mi casa tiritando de frío. Hoy la espalda me duele horrores, y sigo con ese dolor irradiado al brazo derecho. Mi primer día de baja (el martes) me quedé en casa, práctimante todo el día de la cama al baño y del baño a la cama. Al final del día tenía dolor, aunque menos de lo habitual, pero mi cabeza estaba tan embotada que lo único que pude decirle al Pequeño cuando llegó a casa fue que “las paredes siguen en su sitio“. Así que a partir del día siguiente intenté ponerme las pilas y decidí salir a la calle e intentar asistir a las clases del máster que tenía tantas ganas de hacer y tengo tan abandonado. Hace un frío de mil demonios, pero al menos no llueve y hasta el sol se deja ver de vez en cuando. Por supuesto paso de bici y me cojo el bus, donde aprovecho para leer. Jo, antes apenas tenía tiempo para leer y los libros cogían polvo antes de que me diera tiempo a terminarlos. Ahora leo en esos veinte minutos de bus (cuarenta en total) y me recuerda a cuando empecé a estudiar en la universidad, allá por el 96 (qué vieja que es una). Los cincuenta minutos de pie en buses urbanos inmundos subiendo por cuestas de 10% y con curvas peligrosas me han servido para mucho. Por aquella época fue cuando adquirí la habilidad de mantener el equilibro en el bus sin usar las manos y poder leer con relativa tranquilidad.

Hoy he vuelto a la piscina, pero ha sido más bien algo simbólico. He hecho diez míseros largos espalda, pero estaba agotada (desde que empecé con el asunto de la espalda mi actividad física es la menor posible), me olvidé el inhalador para el asma (sí, yo nací con algunos “pequeños defectos“) y mi espalda estaba pidiendo un brake. Pero al menos ha sido un comienzo. Poco a poco.

Mi dolor constante y ‘jodón’ (perdón) de espalda y las preocupaciones me están acarreando un mal humor permanente considerable. Salto a la mínima, lo único que se me ocurren son reproches y ando lamentándome por las esquinas. El Pequeño dice que exagero cuando digo esto, pero yo no le creo. Juro que no he conocido a nadie con tanta paciencia como él. Encaja todos los golpes bajos sin inmutarse siquiera. Y si lloro, pues él se apunta a llorar conmigo. Además el pobre tampoco se encuentra muy bien últimamente. El invierno le afecta mucho. Parece mentira que siendo belga la falta de luz le cause esos problemas (está maquinando una posible solución, pero eso ya lo comentaré otro día). Digo yo que habiendo vivido aquí toda su vida debería estar más que curtido. Pero no. Pero claro, él es un santo. El mal humor en él se manifiesta en que es más silencioso. Menos bromas y menos estallidos de alegría. Pero por lo demás, igual de dulce y de paciente. Le pasa un poco como a mí. Se siente cansado físicamente. Bueno, yo no es que esté cansada, sino que desde hace un par de semanas siento que una apisonadora me pasa por encima por las noches. Es verdad que en cuanto me levanto la espalda me duele menos, pero ese cansancio horrible me persigue durante el resto del día. No sé si es el invierno, la tristeza o las pastillas ésas que me tomo por las noches, el equivalente al Myolastán, que he leído que uno de sus efectos secundarios es la disminución de la libido. A ver si va a ser que en mí se manifiesta además con mal humor y un agotamiento infinitos.

Como decía antes, de la espalda mal, casi diría que peor. Pero mi cabeza está algo mejor. Pero claro, nada es gratis. Y todo se lo debo a mis ángeles de la guarda, ésos que me han estado animando y aconsejando estos días. El primero es el Pequeño, que se merece un monumento. Y luego, todos los que habéis entrado aquí y me enviais palabras de ánimo. La charla que tuve ayer con Psikke fue como un soplo de aire fresco, y los mails diarios de Pikibn (sí, soy una cagueta, no te he llamado porque lo del contacto más allá de la escritura me da pavor, pero tranquilo, que todo llegará), el mail de Patri, Brixta. Y todos los que habéis comentado y me habéis hecho compañía por el MSN. Incluso personas que llevaban tiempo sin comentar e incluso alguien nuevo (bienvenida, Karra).

Gracias a todos y a todas. Por fin me habéis metido en la mollera que ME TENGO QUE TOMAR TIEMPO y dejar que mi espalda y mi cabeza se curen. Y luego ya habrá tiempo para buscar trabajo, renunciar o lo que haga falta.

Anuncios

6 comentarios »

  1. barbaravb said,

    Me alegro mucho por ti de tu cambio de actitud. Es absurdo que te sientas mal por una gente que es evidente que no se sienten mal por ti, aun cuando ellos tienen motivos y tú no. La mala salud siempre afecta al estado de ánimo, por eso debes concentrate en ponerte buena, verás como en cuanto mejores físicamente también lo harás anímicamente.
    Si esa gentuza te sigue llamando para que firmes la carta de renuncia, tú como si oyeras llover. Si te echan ellos, tendrán que indemnizarte, así que mejor que mejor, y si lo hacen mientras estás de baja, tendrás motivos para denunciarlos. ¿Has pensado en pasarte por un sindicato, para que te aconsejen? Busca a los más rojos, que seguro que son los que dan más la cara por ti.
    Un beso y mucho ánimo.

  2. corsaria said,

    Vengaaa Petite, ánimos. Vas por el buen camino, vete despacio. Besos. 🙂

    Oye! tráete al pequeño para acá… Sobre lo del curro, que les den, no firmes nada hasta que tengas un poco despejado el futuro. Y alarga esa baja todo lo que puedas. Ya curraste bastante. 🙂

  3. Brixta said,

    Y descansar, descansar, y descansar más aún… Ya verás como se te aclaran las ideas sólo con recuperarte.

  4. pikinb said,

    Go, go, go… Petite!
    Animo!

  5. dudo said,

    a ver si te animas: te ha caído un premio. no tiene remuneración económica, pero sí cariño del bueno. pásate a recogerlo por el Manual…

  6. Psikke said,

    Hazle caso a Brixta, si esa tiene arreglo, tu más 😉


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: