junio 9, 2009

Enmarronada

Posted in Anecdotas, Curro, la dura vida del teleoperador, Mi mentora a 5:39 pm por La Petite en Belgique

Vamos, que me voy a hacer una profesional en esto de hacerme cargo de marrones.

Una serie de incidentes encadenados me tienen al rojo vivo, con ganas de morderles los talones a varios de mi equipo, y en especial a los que en teoría manejan el cotarro.

Para ponernos en situación, decir que en mi equipo, por el momento, se soportan varios clientes (creo que son unos cuatro, pero no estoy segura). A mí mi mentora me explicó uno, que es al que he estado intentando dar soporte estas semanas. Pero el jueves pasado las cosas tomaron otro rumbo.

El subjefe de equipo se me acercó y me preguntó si me interesaría aprender un nuevo cliente. Yo, a la oportunidad de aprender algo nuevo, dije que sí de inmediato.

– Bueno, entonces tenemos que darte un training y así podrás dar soporte a este cliente y quería preguntarte si la semana del 15 de junio puedes hacer el turno de 14 a 22.
– Mmh, bueno, el 20 cojo un avion a España, pero en teoría esa semana  no tengo demasiados problemas para hacer ese turno.

En eso, mi mentora, que había escuchado toda la conversación, salta: “¡Claro, esto no tiene nada que ver con que aprendas cosas! ¡Esto es es sólo porque quiere que hagas el turno de 14 a 22!”. Y pensándolo bien, sólo puedo hacer ese turno si soporto el actual cliente y el nuevo que me estaban ofreciendo. Porque de 19 a 22 uno está completamente solo.

El viernes llegué para que el “sabio sobre el tema” empezara a explicarme cosas. Pero aquí nada funciona a derechas. El especialista estaba ocupado en ese momento con los tres húngaros que han venido de training, recibiendo el mismo training que yo. Lo lógico es que me hubieran metido en el curso con ellos, por aquello de economizar recursos y ser eficientes, pero todo fue una chapuza de última hora, como más tarde descubrí. Resulta que la persona que la semana que viene iba a hacer el 14-22 (el Oráculo) necesitaba un cambio de turno por razones personales, y nadie NADIE quería ese turno. Lo gracioso es que había algunos con razones de peso (coger un avión), pero había otros sin mayores razones que las que yo podía alegar. A mí me venía mal porque los martes tengo swing y los jueves pilates, pero realmente no podía decir que no. Sencillamente no me parecería justo hacia los que sí tienen razones de verdad. Así que me cabreé bastante cuando me enteré de que mi mentora había dicho que no a ese turno simplemente porque no le gusta y punto.

Si el training hubiera ido bien, me podría haber calmado, pero esto está siendo un maldito desastre. En teoría me iban a dar training el viernes, lunes, martes y miércoles (el jueves y viernes tengo training de otra cosa). Y en lugar de darme el training “el sabio sobre el tema”, me lo está dando el subjefe de equipo. Aunque bueno, lo de darme el training es algo simbólico. El viernes llegó tarde y estuvo ocupado con mil cosas. El lunes me tuvo sola TODO el día y sólo estuvo conmigo la última hora para empezar a coger llamadas, pero desgraciadamente no recibí nunguna. El resto del día me asignó mails sin orden ni concierto y yo no tenía ni pajolera idea de los protocolos que debía seguir. Ya sabía que este training iba a ser inadecuado por ser más corto de lo debido, pero no suponía que en realidad iba a ser como no tener training.

 Así que veo impasible como se han lavado las manos. Me dan el turno que nadie quiere y no les importa nada, ni siquiera que esté o no preparada.

Luego hay detalles, como el que el Oráculo pretendía cambiarme sólo tres o cuatro días de la semana que viene: de lunes a miércoles o jueves, teniendo el resto de la semana mi horario original: de 8 a 4. Por supuesto me negué en redondo a cambios parciales, ya que no es normal llegar a las 23:30 a casa el miércoles o jueves para tener que levantarme a las 5:45 al dia siguiente.

Cabe decir que este nuevo servicio sólo lo cubriré la semana que viene, ya que luego migrará a Hungría, así que estoy haciendo todo este esfuerzo para nada. El jueves y viernes tengo que parar con esto porque tengo otro training pendiente, este ya del cliente definitivo.

El subjefe (al que le estoy cogiendo tirria) me preguntó si por favor podría tener el turno 14-22 este jueves y viernes, por cambios de última hora. Le he dicho que no, que justo esos días tengo citas para ver pisos y que además el otro training que tengo es incompatible con ese horario. Al final resultó que el cambio de última hora es que ayer, tras pedirlo conscientemente durante bastante tiempo, echaron al Oráculo. Así que eso significa que como son las 18:30, llevo media hora sola y otra media que me queda. Yo sola ante el peligro frente algo de lo que no tengo ni idea. Por el momento vamos bien.

Otro tema es que hoy nos han anunciado que la jefa de equipo nos deja a fin de mes, con lo que el subjefe se queda a cargo del barco. El “sabio sobre el tema” también nos deja, pero para irse a otro equipo, al igual que la Portuguesa. Eru nos coja confesados.

Anuncios

4 comentarios »

  1. dragonfly said,

    Que cúmulo de despropósitos 😦 Lo siento

    Espero que acabaras el turno sin problemas. Ánimo!

    Abrazote grande

    pd. ¿vais a cambiar de piso?

  2. Fer said,

    Uf, espero que esa media hora se pasara volando sin incidencia alguna. Eso sí, yo de ti a la próxima procuraría no ser tan majo de entrada y esperaría a ver los movimientos de esa gente, que para beneficiarles a ello prefiero beneficiarme a mí.

    PD: eso, eso, ¿os vais a cambiar de piso?

  3. Al final sólo recibí una llamada en esa hora y fue para algo facilito 🙂

    Y sí, queremos cambiarnos de piso. Nuestro contrato finaliza el 30 de septiembre y queremos buscar algo más grande. Dos personas en 30 metros cuadrados puede ser algo complicado, especialmente con mis turnos extraños. Ya escribiré un post sobre el tema 🙂

  4. […] para avisar a los manager y no sé qué más. Yo no tenía muy claros esos procedimientos porque me todo me lo explicaron por encima. Y tuve la mala suerte de que el primer día que me quedo sola, recibo una de esas llamadas 14 […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: