septiembre 14, 2009

La mudanza

Posted in Belgica y los belgas, el Ken, Mudanza a 1:14 pm por La Petite en Belgique

Finalmente, después de las aventuras con las cajas en casa, le llegó el turno a las aventuras con las cajas fuera de casa. El sábado alquilamos una furgoneta en Mols, porque después de estudiar varias ofertas, era la que mejor se ajustaba a nuestras necesidades. Vale, era más barata otra oferta de una furgoneta para dos días, pero sinceramente, no necesitábamos la furgoneta durante dos días, y no quería romperme la cabeza buscando un aparcamiento para toda la noche.

Un poco cutre lo de la fecha, ¿no?

Un poco cutre lo de la fecha, ¿no?

A las 8 el Ken se fue a buscar la furgoneta porque en la página web especificaban que para la reserva hacía falta tener un carnet de conducir belga válido (unos xenófobos estos belgas, como ya he dicho más veces), aunque en la práctica iba a conducir yo (al Ken no me mola mucho conducir, sobre todo si es un coche grande y por las calles de Bruselas). A las 9 llegaron los padres del Ken, la familia Flanders, a las 9:10 su hermano y la novia, y a las 9:20 un par de amigos que viven en Leuven. Después de deliberar sobre si cabría todo en una vez y de escuchar algunos comentarios sobre si había caído una bomba en nuestra casa, finalmente salimos hacia Bruselas. El Ken venía conmigo en la furgoneta y sus padres venían en el coche detrás. Y yo cantando a pleno pulmón eso de “¡yo para ser feliz quiero un camióoooon!”. He de confesar que cuando me estaba sacando el carnet de conducir, una de mis mayores ilusiones era conducir un autobús oruga.

En Bruselas se unió un amigo que tenemos viviendo allí y a las 4 la parte principal de la mudanza se había acabado. Dicho así suena bastante rápido y simple, pero la verdad, tuvo su miga. Especialmente cuando mamá Flanders se empeñó en que debíamos preocuparnos mucho por dejar unos dos metros de de camino libre en el portal, o cuando propuso parar la mudanza durante una hora porque “seguro que los vecinos se iban a molestar por tener el ascensor ocupado tanto tiempo”. En ese momento eran las 12 del mediodía, con todos los belgas comiendo, ni un alma esperando por el ascensor y con el 60% de la mercancía en el portal, incluído un sofá-cama. Yo puse el grito en el cielo y dije que nanai de la china, que mis cosas no se quedaban en el portal esperando a algún desaprensivo mientras nosotros comíamos plácidamente por ahí. Hay que recordar que Bruselas es la ciudad sin ley (que se le pregunten a Aitor) y la familia Flanders viene de un pueblecito de la Bélgica remota donde la mayor preocupación está en ver quién es más católico. Al final, casi por decisión unánime, mamá Flanders y yo nos fuimos a buscar comida y los hombres siguieron subiendo cosas.

Al volver, sorprendentemente, ya habían acabado con todo, así que nos comimos con calma unas hamburguesas en el salón. Luego volvimos a Leuven a devolver la furgoneta y a buscar un par de cosillas más que transportamos en el coche de los Flanders.

A las cuatro el Ken y yo nos quedamos solos en el piso. Contentos de haber acabado con la odisea y rodeados de cajas por todos lados. Esa tarde la dedicamos a limpiar concienzudamente el baño y la cocina (estaba limpio, pero yo no me iba a sentir en casa hasta haber limpiado cada centímetro del baño) y a empezar a colocar cosas. El domingo lo dedicamos a limpiar el estudio de Leuven y a buscar algunas cosilllas desperdigadas que quedaron atrás. Cuando consideramos que quedó suficientemente limpio (y a sabiendas de que volveríamos otro día a fin de mes a pegarle otro repaso), volvimos, nos auto-regalamos una cena a base de mosselen natuur y volvimos a nuestra nueva casa a seguir desempaquetando y colocando. Yo me ocupé del armario de nuestra habitación, y mientras tanto, él deshacía el laberinto de cajas del salon e iba colocando cositas en las estanterías y armarios. Me dejó muy impresionada, porque, aunque siga habiendo cajas por doquier, ahora podemos cruzar el salón sin tener que hacer virguerías ni tener que buscar la salida del laberinto del Minotauro.

P.D.: Oficialmente aún no tenemos internet en casa, porque los de Scarlet dicen que tardaremos entre tres y cuatro semanas en tener servicio (sin tener que cablear, no entiendo como en el siglo XXI puedan tardar tanto). Mientras tanto, estamos navegando a los poquitos gracias a algún vecino caritativo que se ha dejado la red abierta. Gracias, vecino 🙂

Anuncios

8 comentarios »

  1. Hector said,

    Pues nada. Bienvenida!! 😉

  2. dragonfly said,

    Aisss lo que me he podido reir con lo de “yo para ser feliz quiero un camión” y lo del autobús oruga (autobús articulado??? o algún tipo de maquinaria de obras públicas con oruga?? o un tractor oruga de montaña). Aunque con esa cacho de furgoneta -ford transit techo semielevado- me hubiera muerto de miedo! nunca he llevado un bicho tan grande, solo turismos y algun 4×4.

    Espero que os sintais mejor en Bruselas y más anchos en vuestro nuevo hogar.

    Yo también estoy sin internet (router muerto)

    Abrazo enorme!

    • Autobús oruga era como solíamos llamarle a los autobuses articulados cuando íbamos a la universidad. Perdón, pensé que el término era universal 😛

      Más anchos nos sentimos, pero todavía nos inundan las cajas 🙂

      • dragonfly said,

        Jaja que buen mote! ¿eran tan lentos como una oruga -el insecto-?

        espero que el contenido de las cajas poro a poco vaya llegango a su “destino final”

        besos

  3. dragonfly said,

    la hora de los comentarios está retrasada una hora!

  4. isitabcn said,

    Y pensar que hace sólo unos meses que yo estaba en las mismas… bueno, en las mismas no, que encima tenía una barriga enorme. Y el camión (alquilado) lo llevaba mi padre, que es camionero, claro.
    Si vienes algún día por Barcelona, te puedo presentar a mi cuñada, que trabaja en TMB (Transportes Metropolitanos de Barcelona) y conduce autobuses, de todos los tipos.
    Un besote.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: