octubre 19, 2009

Viernes de estrés

Posted in Buscando piso, Cazando satélites, Curro, De médicos a 5:47 pm por La Petite en Belgique

El viernes fue un continuo correr de aquí para allá, para al final acabar esperando.

Aunque mi hora de salida del trabajo eran las 3, como un día hice 45 minutos de más, me dejaron salir a las 2. JR quería quedar a las 14:30, pero yo le dije que antes de las 15:30 no podía aparecer. Al final, corriendo entre buses, trenes y metros, y en un afán de trastocar lo menos posible su horario, pude llegar allá a las 15:15. Pero problema: lo pillé comiendo con la jefa de producción (sí, la que nunca le pasó mis recados). Como debió encontrar mi llegada antes de tiempo algo descortés, me invitó a sentarme en una esquina de la cocina y a ser ignorada durante 15 minutos. Al final, ni corta ni perezosa, saqué “American Gods” de Neil Gaiman de mi mochila y me puse a leer mientras ella susurraba en francés (nota: es española). Y todo esto a dos metros de distancia. Menos mal que no soy de las que en situaciones incómoda quieren que se las trague la tierra, porque si lo fuera, querría atravesar el planeta hasta las antípodas. Tan sólo seguí el lema de “allá donde fueres, haz lo que vieres”. Si tú te haces el interesante, pues yo más.

Cuando acabó de comer su arroz con pavo hizo un comentario sobre mi libro y sobre el dialecto llamado gallego. Ahí empecé a olerme que el personaje es en efecto chileno.

Me dijo que tenía el libro en la unidad móvil, así que salimos de la productora y empezamos a andar. Como la última vez la tenían aparcada cerca de la productora, supuse que esta vez estaría allí. Pero no, JR se paró al lado de un coche y me dijo que subiera. Como es una callecita estrecha y tenía el retrovisor retraído, yo,  muy solícita, se lo coloqué bien. Al entrar en el coche me dice: “son electrónicos, espero que no me hayas roto el motor”.

Hablando un poco llegamos a un garaje y allí estaba la unidad móvil. Me pasó unos apuntes tipo transparencias en una carpeta y desatornilló un mezclador de audio. Me dijo que fotocopiara los apuntes al llegar a la productora. Eran ya las 15:50 y yo tenía cita con el médico a las 16:30. Y para más inri, las fotocopias eran unas 100 y venían metidas en plásticos de dos en dos.

Llegamos a la productora y me puse a sacar los folios de los plásticos, meterlos en la fotocopiadora y volver luego a ponerlos. Acabé justo a las 16:20, y justo cuando iba a devolverle la carpeta a JR, alguien lo intercepta y desaparece por la puerta. Espero cinco minutos y decido darle la carpeta a la jefa de producción. Me ignora durante dos minutos y luego me dice que vale, que me lo estudie y que luego llame a JR.

Salgo corriendo y llego justa al médico (está muy cerca de la productora). Al llegar descubro que tengo que esperar porque hay alguien dentro. La puerta con cristales da muy poca intimidad, y la mujer que hay dentro no para de hablar sobre una relación tormentosa con su novio. Espero y hago cálculos mentales sobre la hora límite a la que tengo que salir, ya que a las 6 tengo que estar en Leuven para firmar los papeles del depósito del piso de antes (Nota: la hora super-limite son las 17:00). A las 16:50 sale la mujer de la relación tormentosa y la médico me dice que espere un momento porque tiene una llamada. Es alguien de una empresa que quiere  mandar a sus empleados a revisión médica. No se aclaran y parece que no van a colgar nunca. Paso a la consulta a a las 16:57. Como voy solamente para que me dé nuevas recetas de los mismos medicamentos para el asma la cosa va rápida. A las 17:02 salgo corriendo para coger el metro.

Voy en el metro y pienso que si el tren a Leuven no va con retraso lo he perdido. Salgo del metro. Corro. Tengo una punzada en el costado derecho. El tren tiene retraso. Me monto sin comprar el billete y busco al revisor. El tren va ganando más retraso a medida que para en todos los sitios habidos y por haber. Llego a Leuven a las 18:02. Corro para coger un bus y llego a mi cita diez minutos tarde. Me hacen esperar cinco minutos, firmo y me voy. El Ken me espera en la estación de Leuven después del trabajo.

Yo tenía una película para devolver en un videoclub de Bruselas antes de las 7. No llegué a tiempo.

Cenamos a toda prisa en casa y salimos corriendo para el cine a la función de las 8 de la tarde. Up. Entrañable. Han sabido relatar el paso del tiempo de una forma muy bonita y a la vez sencilla. La película acaba sobre las 10. Llevo levantándome a las 5 toda la semana y siento que se me caen los ojos al suelo y huelo mal de tanto correr de aquí para allá. El plan era tomarnos algo en un bar al lado del cine pero pido clemencia y nos vamos a casa, donde sucede algo poco frecuente, algo que sólo pasa tres o cuatro veces al año: me duermo antes que el Ken.

P.D.: Los apuntes son unas transparencias cutres y sin explicaciones a las que les faltan unas cuatro o cinco páginas…

Anuncios

9 comentarios »

  1. arroaz said,

    Pfffff… Il resemble qu’il y a beaucoup de cons en Belgique…

    Donne leur un coup de pied au cul de ma part, un galicien.

    A min tamén me gustou “Up”. Ten puntos tristes, pero é como a vida mesma…

    • Por suerte o por desgracia, en esta vida nos toca lidiar con diferentes personajes, y cada uno de ellos es especial a su manera.

  2. Jesus said,

    Vaya, chica, vaya ajetreo. Espero que el finde te hayas desquitado un poquito, y hayas disfrutado de casa y de tu compi.

    Por cierto, muy chulo el libro de American Gods, que lo disfrutes.

    Ah, y buena suerte,

    • Uy, que va. El fin de semana fue agotador. El sábado tocó ir a IKEA, y como a los de Cambio no les quedaban furgonetas en Bruselas, al final tuvimos que cogerla en Leuven, así que hubo que ir en tren hasta allí. Después de comprar un sofá, dos sillas, un mueble para los abrigos y zapatos y chorradas varias, hubo que ir a Leuven a devolver el coche y volver a Bruselas en tren a las mil. El domingo tocó mercado y bricolage, así que acabé el fin de semana literalmente agotada. Ayer lunes aún sentía los efectos del agotamiento, porque al levantarme de cama después de dormir ocho horas me dio un super mareo que casi me deja en casa. Afortunadamente el primperan hace milagros y me puse mejor, pero la mañana la pasé intentando mantener los ojos abiertos.

      Gracias, Jesús 🙂

  3. Ainhoa said,

    Ay, le he estrasado sólo de leerte
    “allá donde fueres, haz lo que vieres” mi refrán favorito y el que más le ha servido en esta vida.

    • Fue un día horriblemente agotador.

      Sí, a veces hay que observar un poco el entorno antes de tirarse a la piscina. No es que me guste demasiado hacerlo, pero a veces no hay otra opción para salir bien parado.

  4. dragonfly said,

    Solo de leerte he podido sentir tu agobio 😦 me hubiera gustado poder alterar el horario de buses-trenes varios para que llegaras antes o hacerte de taxi express ese viernes del miedo

    Y en cuanto al engendro ese de la jefa de produccion mira que no la conozco pero la estoy cogiendo tirria GRRRRR

    MUCHÍSIMO ÁNIMO

  5. Ramón said,

    Vaya agobio. Tienes más prisa que la abuela de la fabada 😉

  6. L. said,

    ¡Qué vida, por Dios!

    ¡Viva Up!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: