noviembre 28, 2009

Angustia

Posted in Belgica y los belgas, Curro, Family Tales, Lonely moments a 7:03 am por La Petite en Belgique

Mi hermana sale de cuentas hoy, mi madre debería haberse operado del paratiroides hace meses, mi padre le ha puesto una demanda y yo a casi 3000 km. ¿Se entiende que apenas haya dormido?

Y eso sin contar la crisis, que también ha llegado aquí, y que en las ofertas de trabajo pidan cuatrilingüe, nativo flamenco, quince años de experiencia y poder de levitación.

No puedo dormir.

Anuncios

noviembre 21, 2009

Cuarto de baño

Posted in Anecdotas, Belgica y los belgas, Reflexiones a 12:34 pm por La Petite en Belgique

Muchas veces he querido escribir sobre esto, pero ante cosas más importantes, siempre lo he dejado de lado. De hoy no pasa.

Algo que me ha llamado siempre la atención en Bélgica son los cuartos de baño. Creo que pasa algo muy similar en Francia, y si alguien puede iluminarme con sus experiencias en otros países, lo agradecería.

En Bélgica, normalmente, el water está separado del resto del cuarto de baño (lavabo y bañera/ducha), en un habitáculo aparte del tamaño de un dedal, al estilo de los baños de los bares. Si uno tiene suerte cuenta en el habitáculo con un lavamanos minúsculo en el que mis manos caben justas y uno acaba salpicando las paredes, el suelo y el papel higiénico. En otras ocasiones no hay lavamanos, pero total, da igual, aquí hay mucho individuo que no se lava demasiado.

Dicha configuración, propia de un hotel, la encuentro casi lógica en el caso de pisos para estudiantes. Lo curioso es que los pisos para estudiantes suelen contar con la configuración water, lavabo, ducha-de-plástico-cutre; mientras que los pisos destinados a parejas o familias (e incluso las casas) suelen tener un cuchitril para el water y otro más grande con bañera/ducha y lavabo. Lo curioso es que en muchos de estos pisos, para darles un toque más lujoso (como en el nuestro) ponen dos lavabos, uno al lado del otro.

Lo que aún no he visto en ningún piso belga es la típica configuración española de DOS cuartos de baño totalmente equipados (water, lavabo, bañera y bidé). Ningún piso con dos cuartos de baño, pero sí un water aparte, en ocasiones sin lavamanos. Otro detalle es que suele ser más típico el tener ducha que bañera (vaya odisea el encontrar piso en Leuven con bañera). Y puedo decir que en todo el tiempo que llevo aquí sólo he visto un bidé.

¿Serán tan distintas las costumbres belgas de las nuestras? La opinión popular dice que se duchan cada dos días. ¿Qué sucede en otros países?

noviembre 20, 2009

Temores

Posted in Belgica y los belgas, Curro, la dura vida del teleoperador a 4:41 pm por La Petite en Belgique

Creo que parte de mi mal humor esta semana es por el estrés de encontrar otro trabajo, porque entre los sueños macabros se mezclan otros: hace dos noche soñé con el de los satélites, que me volvía a dar esquinazo una vez más; y esta noche soñé que yo no daba la talla para el empleo para el que envié mi CV ayer.

Encontré la oferta de trabajo en una de las muchas webs que  me envían emails a diario con ofertas. Casi todo se parecía ajustar bien a mis cualidades. La dirección de correo para enviar el CV estaba mal y el botón de “submit” no funcionaba. Encontré una posible dirección de correo en Google y envié mi CV. Como en la oferta de trabajo incluían un número de teléfono, ni corta ni perezosa, me decidí a llamar. Me atendieron muy amablemente y me dijeron que habían recibido mi CV y que tras unas preguntas se lo pasarían a su cliente. Sólo vacilé en una de ellas: que si sabía algo de SQL. Les dije que sí, pero no de manera profesional, y bla bla bla. O sea, que se me da fatal mentir o adornar la verdad. Sé algo de mySQL pero bastante poco. Y justo esta noche soñé con el maldito SQL.

De todas maneras, dudo que me vayan a llamar. Alguien que esté dispuesto a pagar más de el doble de lo que gano aquí no me va a contratar ni harto de vino.

He vuelto a hacerlo

Posted in Anecdotas, Belgica y los belgas, Curro, la dura vida del teleoperador, Libros a 1:08 pm por La Petite en Belgique

Sabía que un día u otro me iba a pasar. Ha tenido que ser hoy.

Mi historial cuenta con anécdotas tales como subirme en el autobús equivocado para ir a la universidad (solía coger el bus todos los días, así que no tiene perdón), coger el autobús en sentido opuesto, perderme a 500 metros de mi casa, pasarme la parada del bus y acabar cerca de un descampado, …

Hoy he vuelto a hacerlo. He llegado a la estación de tren y veo que los trenes están retrasados (es muy común ver el panel de Gare Central lleno de números rojos), así que en lugar de subirme en el que pensaba, uno que va casi directo a Mechelen, me he subido en otro que pasaba antes que también estaba atrasado. Lo malo de ese tren es que va parando en todos los pueblos habidos y por haber, pero cuando hay retrasos, lo mejor es subirse en el primer tren que uno ve y probar suerte. Me senté y abrí mi libro para seguir leyendo. El tren iba parando en pueblecitos de mala muerte. Levanté la vista del libro al oír la voz por el altavoz nombrando una ciudad/pueblo que yo no conocía. Me extrañó bastante, porque el primero que suelen anunciar por el altavoz es Mechelen. Mis sospechas fueron confirmadas cuando por la ventanilla veo alejarse la estación de Mechelen Nekkerspool. Ésa también me hubiera servido, así que no me pasé una parada, sino dos y veinte kilómetros.

Acabé en un pueblo que, según el Ken, no llega a la categoría de pueblo, cuya parada de tren está justo bajo un túnel, y por el que pasan todos los trenes rápidos sin hacer parada. Cuando los trenes van a llegar, suena una estridente alarma contra incendios y las puertas de acceso a las escaleras se cierran, dejándolo a uno encerrado.  He visto pasar dos trenes rápidos y tres TGV, y cada vez un estruendo barría el túnel, mis oídos se taponaban y un viento parecía que me iba a arrastrar detrás de los trenes.

Al cabo de media hora por fin pude coger un tren y llegué veinte minutos tarde al trabajo. No pasa nada, de todas maneras hoy ya iba a hacer una hora extra porque hay compañeros de vacaciones.

noviembre 18, 2009

Hulk

Posted in Lonely moments, Mirando atrás, Reflexiones a 5:08 pm por La Petite en Belgique

La llegada del invierno y este cambio de ánimo repentino me dan miedo. Y me echo a temblar sólo de pensar en la medio depresión en la que estuve a punto de caer / caí el año pasado. Me da miedo que con la llegada del invierno me vaya a convertir en la Masa.

A veces pienso que sería mejor hibernar.

Alter ego

Posted in Proyectos a 11:32 am por La Petite en Belgique

Os presento a mi alter ego.

Es una de las cosas a las que dedico parte de mi escaso tiempo libre. Está todavía en fase beta.

Hace tiempo que tenía ganas de crear un blog con nombre y apellidos, algo que hablara de mi faceta profesional (o al menos a lo que me solía dedicar en España y que me gustaría continuar). Aún queda mucho por hacer: mejorar la plantilla, añadir más contenidos, arreglar unos cuantos problemas técnicos y añadir una versión en inglés. Pero ahí está. Ahora cuando encuentre ofertas de trabajo que pidan a alguien “apasionado por los blogs y las redes sociales” al menos puedo dar esa dirección, ya que ésta, la de Petite, es secreta. No tengo ganas de que nadie que pueda estar interesado profesionalmente en mí lea mis miserias.

Pues eso, invitados estáis a echarle un ojo. Por cierto, no creo que haga falta decirlo, pero preferiría que la identidad de Petite no se nombrara en el otro blog. Si leo algún comentario referente a este blog, será eliminado.

Leer para olvidar

Posted in Belgica y los belgas, Cazando satélites, Curro, el Ken, Family Tales, la dura vida del teleoperador, Lonely moments, Mirando atrás a 11:13 am por La Petite en Belgique

Ayer estaba tan agotada que el día fue de todo menos lo que yo esperaba. Un día no demasiado bueno en el trabajo, el cansancio que me nublaba la vista y una cena demasiado temprano. Acabé metiéndome en cama a las 21:30 con los ojos hinchados y sin ganas de nada.

Me volvió a dar la llorera y me di cuenta de que llevo tres días con un tic en el ojo izquierdo. Me estoy estresando cuando en realidad no debiera. Supongo que aunque los que importan se hayan acordado ayer de mí, simplemente me sentí lejos, y lejos sin motivo. Llevo meses buscando trabajo de manera activa, enviando varios CV TODOS los días, llamando de cuando en cuando al de los satélites para ver qué rayos tiene pensado hacer y leyendo todo lo habido y por haber sobre cómo encontrar un nuevo trabajo millonario, mejorar tu vida y alcanzar el éxtasis. Pero nada funciona. No estoy mal en este trabajo. No me estresa como el otro ni hay nadie que me pise constantemente la cabeza. Pero a veces desmotiva el hecho de hacer una tarea repetitiva durante horas y odio que mi trabajo se coma 11 horas cómo mínimo de mis días.

Tengo mil proyectos en mente, sé a lo que me gustaría dedicarme. Leo, estudio, intento mejorar. Pero no funciona. Nada funciona cuando veo las ofertas de trabajo y te piden ser nativo neerlandés y hablar cuatro idiomas a la perfección, además de tener entre 10 y 15 años de experiencia en diez cosas diferentes. Y si lo piden es porque encuentran. Y si encuentran, significa que hay personas de 40 o 50 años que están como yo, buscando trabajo a través de internet porque se han quedado sin el suyo.

Nos hemos mudado a Bruselas pero sigo sin poder disfrutar de ella. Está ahí, casi al alcance de la mano pero en realidad demasiado lejos. Así que me paso las horas de viaje devorando libros para olvidar. En su día ya devoré capítulos de series con el mismo propósito. Es como el alcohólico que bebe para olvidar, sólo que al final  yo no tengo resaca. Tan sólo un tic en el ojo por los libros que me gustaría leer, las webs que me gustaría diseñar y los vídeos que me gustaría montar.

noviembre 17, 2009

Encontrar el cuerpo

Posted in Sueños a 1:45 pm por La Petite en Belgique

¿Por qué últimamente cuándo recuerdo mis sueños, estos son casi siempre macabros?

En el de esta noche buscábamos el cuerpo de una chica que había sido asesinada. Éramos un grupo bastante grande, muchos de ellos compañeros de trabajo. El día era frío y gris. Estábamos en un camino con un desnivel hacia un lado. Había un muro construído para prevenir un derrumbamiento. Entre varios intentamos tirar parte del muro. El cuerpo fue encontrado justo debajo de mis pies. Yo no quise verlo.

Lo peor de todo es que el asesino era uno de nosotros.

Cumpleaños

Posted in el Ken, Reflexiones a 11:45 am por La Petite en Belgique

No soy demasiado hábil, socialmente hablando. No me gustan las multitudes ni las fiestas llenas de desconocidos. Quizás por eso nunca me gustó celebrar mi cumpleaños a lo grande, aunque una vez lo haya intentado. Yo debía de tener 13 años, y fue en mi casa con las amigas más cercanas. Aún así no me gustó ser el centro de atención. No me gusta y lo reconozco. Y eso que eran mis amigas. Por eso no disfruto las fiestas multitudinarias ni tengo mucho que decir cuando me encuentro en un grupo grande. Quizá por eso me haya echado atrás en la especie de tradición que mantienen unos cuantos en el trabajo, la de traer golosinas, patatas, etc. en ocasiones especiales (cumpleaños, nuevo trabajo, despedida, …). No me gusta ser el centro de atención. Oscar Wilde dijo que más vale que hablen de uno, aunque sea mal. Pero yo no soy así. Me gusta pasar sin hacer demasiado ruido. Soy algo mejor en distancias cortas, dedicando tiempo y atención a las personas que quiero.

Mi cumpleaños siempre ha sido una ocasión para celebrar en familia y poco más. En Bélgica mi familia es el Ken, y esta mañana me ha sorprendido en la cama con un montón de regalos. Mis ojos luchaban por abrirse ante la luz repentina. Me da demasiado, lo que necesito y mucho más. Ha acertado de pleno, como siempre. No podría imaginarme todo esto sin él.

noviembre 13, 2009

De nuevo

Posted in Belgica y los belgas, Mi espalda y sus circunstancias a 10:06 am por La Petite en Belgique

A veces me duele la espalda. He estado meses sin enterarme, disfrutando. Pero hace ya una temporada que la siento otra vez, que me molesta a veces, que me duele tras pasar el aspirador, que de nuevo me siento delicada. A veces pienso que quizá el problema de mi espalda no sea sólo el estrés sino también el tiempo. Muchas veces me dijo mi madre que el frío y la humedad de este país eran poco sanos. Va a ser verdad que la enfermera tiene razón.

Página siguiente