noviembre 12, 2009

Cena en La Ibérica

Posted in Belgica y los belgas a 3:36 pm por La Petite en Belgique

Los viernes solemos ir a cenar fuera. Como el viernes pasado estábamos los dos enfermos, decidimos dejarlo para el sábado. La semana anterior yo había descubierto unos cuantos restaurantes muy cerca de casa. Están en una calle que sabía que estaba ahí pero que nunca había tenido ocasión de caminar por ella. Una bandera española colgando de un balcón anunciaba la presencia de la Ibérica.

El sitio es acogedor, con una variopinta decoración que consiste en mesas y sillas de madera oscura, una imitación de parra colgando del techo, ajos en un travesaño y postales en una de las paredes. El dueño es muy agradable y se nota que aprovecha la llegada de algún comensal español para charlar un poco de esto, lo otro y lo de más allá (que si el paro y la crisis y la que se nos viene encima). Nos encendió la calefacción en cuanto entramos.

Tras echar un vistazo a la carta, el Ken me preguntó si me apetecía cenar una zarzuela (que son 13 euros, no 16 como marca el menú de la web). Me pareció buena idea, así que pedimos zarzuela para dos. Como yo estaba tomando antibióticos pedimos agua para beber. El dueño nos afreció agua del grifo, que “es gratis”. Pregunta extraña por estos lares, donde quieren cobrarle a uno hasta por el aire que respira. Una sopresa agradable por parte del dueño, a pesar de llevar aquí 50 años. Trajo el agua en una jarrita de barro.

También pedimos una ración de tapas, que al contrario de otros lugares de Bélgica no era artificiosa ni exageradamente elaborada. Era queso, chorizo y jamón serrano. Mientras esperábamos por la comida, se nos sirvió una tapa de aceitunas en un platillo de barro.

Cuando la zarzuela llegó descubrí que no sólo el trato era exquisito. Nada que ver con la zarzuela que habíamos comido en un restaurante de Leuven; el pescado y el marisco tenían sabor y la salsa daban ganas de rebañarla con pan (que por supuesto hicimos). La ración era abundate pero como estaba tan rico nos lo acabamos casi todo, aunque a mí me costó un poco, ya que el dueño estuvo un buen rato charlando con nosotros.

Cuando acabamos nos trajo unos chupitos de licor de manzana. El Ken nunca lo había probado y ya estaba todo emocionado por conocer una nueva especialidad española. Se quedó un poco decepcionado cuando le dije que lo podía encontrar en cualquier supermercado.

La cuenta que vino fue sin sopresas. Pagamos por la zarzuela y por las tapas. Ni un euro más.

P.D.: Esto no es un post patrocinado, simplemente me apetecía compartir nuestra experiencia en este restaurante. Es cierto que Bruselas está plagado de restaurantes, pero en pocos uno recibe un trato así. Es triste, pero en muchos restaurantes y cines de aquí uno tiene que pagar hasta por ir al baño. Luego pasan cosas como la que vimos la semana pasada: cinco octogenarias saliendo a paso de tortuga y sin pagar del Pizza Hut mientras esperábamos delante de la caja con los ojos como platos.

Anuncios

7 comentarios »

  1. lifestraveller said,

    Je, yo también soy una perra en cuanto a depilarme, pero como voy a nadar casi todos los días, no me queda otra que pasar el cortacésped cada dos por tres 🙂 Lo de la cera ni me lo planteo. Para ello tengo que ir unos cuantos días con los cilios y flagelos y paso. En cuanto salen, los quito y eso de que con la cuchilla salen más gordotes, pues como que no….

    • No salen más gordotes pero sí que pinchan más 😉 Lo bueno de arrancarlos es que poco a poco van saliendo menos son sólo veinte minutos semanales de sacrificio.

  2. lifestraveller said,

    Mierda, aqúi no va mi comentario……:-S :-S :-S :-S Bueno, ale, que no se diga, yo soltando mis intimidades….

  3. dragonfly said,

    life’s me quito el sombrero. A mi que me da pereza afeitarme … (llevo 2 días sin hacerlo XD)

    Ainss, petite, debiste seitirte casi como en casa 🙂 que buena pinta tiene todo y lo mejor, el trato amable

    besos

  4. Ainhoa said,

    Gracias por compartir con nosotros. Tengo unos amigos que quieren probar todos los restaurantes españoles de Bruselas y yo me niego porque todavía no he encontrado ninguno que me haya gustado y que sea verdaderamente español. Así que si vuelven a proponer una cena de nuevo, creo que les voy a dar el gusto de ir a un restaurante español y probamos La ibérica.

    • Lleva abierto cincuenta años y el dueño espera jubilarse en dos o tres. Es asturiano. Ah, por cierto, imagínate lo auténtico que es que uno de los platos del menú es fabada 🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: