diciembre 30, 2009

Mi lugar

Posted in Family Tales a 1:06 am por La Petite en Belgique

Después de todo esto creo que mi sitio no es éste. No puedo estar ni demasiado lejos ni demasiado cerca. Si estoy lejos me falta el calor y si estoy demasiado cerca me quemo las alas como una mariposa en la llama de una vela.

diciembre 16, 2009

Mantita

Posted in General a 9:50 pm por La Petite en Belgique

Esto es lo que me ha tenido ocupada las últimas tres semanas. Por eso he estado bastante desconectada de todo. Violeta me ayudó con el patrón y unas cuantas explicaciones técnicas. Con eso y algo que recordaba vagamente de cuando niña, mi madre me enseñó algo de ganchillo, he conseguido hacer esta mantita para mi sobrina. He empleado todos mis viajes en tren diarios, los descansos en el trabajo, los ratos libres en casa por la noche y buena parte de los fines de semana. He tenido que pararlo todo. Pero aquí está al fin. Mide un metro por unos setenta centímetros y tenía unas ganas locas de acabarla. Violeta, pongo unas fotos porque sé que te apetecía verla. Muchas gracias por tu ayuda.


Las mejores frases de la semana:

Posted in Family Tales a 3:39 pm por La Petite en Belgique

!Adopta!

La primera palabra que me soltó mi hermana por teléfono el día anterior a tener la niña. Estaba ya en el hospital y con unas contracciones de espanto.

¡Qué fea es!

Primeras palabras del padre tras ver a su hija.

¿Qué le pasa en los ojos?

El Ken tras ver las dos únicas fotos del bebé. Al parecer en mi familia los únicos capaces de sacar fotos decentes somos  mi padre y yo. Le sacaron la foto después de una rabieta. Y por supuesto, aunque lo pedí varias veces, ni una sola foto de la niña y mi hermana juntas. Dicen los rumores que el padre de la criatura sacó otra foto que se encuentra archivada como secreto de sumario, ya que aparece lejos, desenfocada y donde el protagonista es el busto de mi hermana.

M. está muy contento con los bombones porque no teníamos nada en la nevera, y las flores… he recibido tantas flores que no sé dónde ponerlas.

Mi hermana por teléfono “agradeciéndome” el detalle de las flores y los bombones que le envié para animarla.

diciembre 15, 2009

La vida pasa

Posted in Family Tales, Mirando atrás a 4:58 pm por La Petite en Belgique

… y yo aquí.

Llevo desde el domingo con la sensación de estar perdiéndome cosas. Aquí no he conseguido establecer vínculos como los que dejé en España: mis amigos de verdad están allá, al igual que toda mi familia. En estos momentos no estoy mal del todo aquí: tengo trabajo, aunque no el que me gustaría, y supongo que en España la situación sería parecida. Pero me sigue faltando lo esencial, o mejor dicho, yo sigo faltando en lo esencial. La vida pasa, cambios cruciales se van sucediendo entre los míos y yo no estoy ahí ni para verlo ni para prestar ayuda.

En su día me fui debido a mis ansias de conocer mundo y también porque necesitaba escapar del drama familiar en el que estaba sumida. A veces uno necesita alejarse un poco, pero ahora siento que me he alejado demasiado. Mis padres tienen un lío enorme con abogados de por medio, mi padre tiene una novia nueva, mi hermana ha tenido su primer hijo, mis amigos atraviesan continuamente por momentos importantes en su vida… y yo estoy aquí.

Supongo que todos nos vemos obligados a escoger ciertos caminos en nuestra vida, cerrando puertas y posibilidades, ya que no es posible tenerlo todo. Yo he escogido mi camino, y aún no sé exactamente a qué precio. Me da miedo que al volver no reconozca el lugar de donde vengo ni a las personas que dejé atrás. También me da miedo convertirme extranjera en tierra propia y no volver a encontrar mi lugar en ningún lado.

Supongo que todo esto es porque me siento muy muy culpable por no haber estado con mi hermana, porque me da miedo el no conocerla cuando vuelva a verla. Porque siento que en el fondo le he fallado.

diciembre 14, 2009

Niña

Posted in Family Tales a 10:05 am por La Petite en Belgique

Mi hermana fue ingresada el viernes porque salió de cuentas hace dos semanas. Durante meses me dije a mí misma que yo tenía que estar allí en ese momento. Incluso una de las últimas veces que estuve en Vigo tuve un sueño en el que mi hermana y yo nos íbamos juntas al hospital. Supongo que lo impredecible de los nacimientos y el estar tan lejos hicieron imposible mi sueño. O al menos quiero buscar esa justificación para que la culpabilidad no me coma por dentro.

Tras un largo fin de semana colgando del móvil ayer a las 23:45 mi madre me llamó para decirme que mi sobrina había nacido con el cordón umbilcal enrollado tres veces alrededor del cuello. Al parecer, aparte de eso y un problema en un brazo debido a haber tirado de él, la niña está bien, aunque aún no se la han bajado a la habitación. Así que sigo igual de preocupada que el fin de semana. He hablado con mi madre hace un rato y me ha dicho que mi hermana ha acabado agotada. Espero poder hablar con ella más tarde.

Por cierto, el hecho de tardar tanto en darte el niño, ¿vosotros lo véis normal? Es verdad que la madre necesita descansar después de una tarea tan agotadora, pero ¿no creéis que es un momento crucial para establecer el vínculo?

diciembre 10, 2009

Tacones

Posted in Circo del terror, Curro, Mobbing a 12:23 pm por La Petite en Belgique

Hace casi dos semanas actualicé mi perfil de Linkedin y añadí unos cuantos contactos más. En época de crisis toda acción es poca. Algunos contestaron y otros nuevos aparecieron. Pocos días después un contacto inesperado apareció: el director comercial del Circo del Terror, también conocido como el Tacones.

Si bien es verdad que él siempre me trató bien, y en su día me contrataron porque le gusté como profesional, el traer antiguas malas memorias es algo que no me apetece.

Me envió un mensaje a través de Linkedin proponiéndome quedar para tomar un café y pidiéndome mi número de teléfono. Cuando me fui del Circo del Terror, la empresa se quedó con mi número y yo me compré un móvil nuevo con un número que nunca les di. No es que me importe darle mi número al Tacones, pero no quiero que por nada del mundo las alimañas del Circo del Terror (la Inútil Número Uno, el jefe, …) sepan nada de mí, ya sea teléfono, dirección física o si me he teñido el pelo. No quiero que sepan nada, porque no quiero que vuelvan a entrar en mi vida. Me he largado y los he expulsado. Nunca volverán a hacerme daño.

Pero por otro lado puede que este contacto me ayude a abrir alguna puerta…

diciembre 7, 2009

Lunes

Posted in Curro, la dura vida del teleoperador a 9:22 am por La Petite en Belgique

El viernes en el trabajo nos cambiaron de zona. Así que hubo que cargar con la CPU y llevarla a otro sitio. También me llevé el teclado y el ratón. Aquí hay dos clases de ratón, unos más grandes y otros un poco más pequeños. La diferencia es casi a la vista es casi inapreciable, pero con los grandes me duele la mano y con los pequeños no. Hay más de los grandes que de los pequeños, por eso decidí llevarme el mío.

Al llegar a la otra zona, empecé a instalar mis cosas después de que el que chico que estaba allí se llevara las suyas. Estuve limpiando la mesa concienzudamente, pues parecía que no lo hubieran hecho en meses. Unas manchas de café del pleistoceno y que no pude eliminar del todo, y unas pelusas de polvo que casi parecía que pudiearan echar a correr. También aproveché para limpiar mi teclado a conciencia con un spray de aire comprimido. Para colmo la zona huele un poco mal (nadie sabe porqué) y los teléfonos son del año de la guerra. La pantalla está ligeramente torcida, pero eso es un mal menor.

Hoy me venía a trabajar y pensaba que la zona no está tan mal. Al menos no estoy justo debajo de una toma de aire acondicionado, el grupo está algo más desperdigado (menos ruido y más tranquilidad) y un cambio de aires de vez en cuando no vienen tan mal. Así que estaba de bastante buen humor… hasta que llegué a mi mesa y vi que alguien me había birlado el teclado y el ratón. En su lugar había en una esquina (y desconectado) un teclado sucio, con una extraña masa gris asomando entre las teclas, y un ratón de los grandes. En ese momento me convertí en Hulk y me dispuse a arrancarle la cabeza al culpable. Por desgracia nadie dijo “esta boca es mía”, así que tuve que buscar otro teclado y otro ratón. Es lunes.