febrero 16, 2010

La vuelta es dura

Posted in Belgica y los belgas, Viajes a 10:22 am por La Petite en Belgique

Desde que hemos vuelto mi cuerpo se rebela ante el cambio. No le gustan estos casi 30 grados de diferencia, ni la falta de luz, ni la falta de sueño, ni madrugar, ni verse de nuevo metido en horarios estrictos, ni pasar hambre a deshora. Es cierto que unas vacaciones sirven para darle a uno nuevas fuerzas, nuevos ánimos y nuevas ganas de vivir, pero la depresión a la vuelta es demasiado.

Allí dormíamos entre ocho y nueve horas. Las aftas que me salen en la boca de vez en cuando por dormir poco (bajada de defensas) y que aquí tardan casi dos semanas en curarse, allá me desaparecieron en dos días. Descansamos, tomamos el sol, comíamos a horas decentes, nos sentíamos llenos de fuerza y salud.

Volvimos el sábado por la noche. Nuestro avión aterrizó en Charleroi  cinco minutos antes de las 11 con la música con la que Ryanair indica la llegada antes de tiempo. Cogimos un autobús a Bruselas a las 11:45 y luego dejamos pasar un tram que nos llevaría a casa. Por suerte había otro más, el último del día, a la 1:07. Como era la primera vez que hacíamos ese recorrido, nos bajamos por accidente dos paradas antes de lo debido, con una temperatura de -4 grados, cansados y todo nevado.

Al llegar a casa, el apartamento estaba helado. Como tenemos calefacción eléctrica, apagamos los radiadores antes de irnos (120 euros mensuales de electricidad son demasiado), así que descubrimos que nuestro dormitorio estaba poco por encima de los 10 grados. Juro que en el próximo sitio donde viva, no tendré calefacción eléctrica. En general estoy muy contenta con el apartamento: céntrico, casi nuevo, espacioso, con bastante luz (para ser Bélgica), pero lo de la calefacción eléctrica me supera. Ignorante de mí, no sabía cómo era antes de mudarnos. El calor no se distribuye uniformemente como con la calefacción tradicional, ya que viene de un sólo punto. Con la calefacción tradicional, aunque no nos demos cuenta, el calor también viene de las tuberías bajo el suelo y por dentro de las paredes. Por eso, aunque en el pasillo haga frío, nunca será tan gélido como en un apartamento con calefacción eléctrica. Otra cosa que no convence es el termostato que llevan los que tenemos en casa. Intentan alcanzar una temperatura constante, pero no lo consiguen, porque el margen es de dos o tres grados, y constantemente se oye el relé haciendo click al ponerse en marcha o pararse el radiador. Otro diseño del milenio es el del cuarto de baño. No tenemos radiador en el cuarto de baño, sólo un minúsculo calefactor colgando de una de las paredes que apenas irradia calor, con lo que las duchas en invierno lo despiertan a uno por el frío que hace. Del cuartucho del water mejor ni hablar, ya que no tiene nada de nada que lo acondicione, así que sentarse allí es como hacerlo en plena llanura siberiana.

Así que poco puedo decir, sólo que llevó horas calentar el apartamento, y para cuando nos acostamos eran más de las 3:30 de la mañana y el dormitorio estaba aún a 17 grados. Con esto de las vacaciones y el jet-lag (sí, sé que sólo hay una hora de diferencia, pero suficiente para trastocarnos el biorritmo) amanecimos al día siguiente a las doce de la mañana. Y un día después, debíamos levantarnos a las 6:45. Imaginaos, esa noche no había manera de dormirse.

Así que todo esto para decir que la vuelta de vacaciones me sienta fatal. Estoy cansada, irritable, con dolor de cabeza y sabiendo que el día menos pensado mis defensas volverán a hacer plof. Llevamos ya dos meses con nieve y estoy francamente harta. Parecía que me había acondicionado un poco tras estos dos meses bajo cero, pero el ir a Canarias me ha hecho volver al punto de partida. Vuelvo a no soportar el frío, el levantarme a las seis, el verme confinada once horas al día entre trabajo, trenes y autobuses, a ver que una vez más mi vida no es mía; y sólo espero que algún día encuentre un trabajo más cerca de casa y me pueda ir a vivir a algún lugar más amigable para el ser humano.

Anuncios

2 comentarios »

  1. dragonfly said,

    :*:*:*:*

    Muchos abrazos, muchos mimitos, quédate con el rescuerdo del sol y espero que en un futuro puedas habitar un lugar más cálido.

    Besos y saludos para el Ken 🙂

  2. dragonfly said,

    tu eres como yo para los ruiditos y el “click” ese ne sacaria de quicio …


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: