septiembre 3, 2010

El morro del otro novato

Posted in Curro, El gigante de tres letras a 7:13 pm por La Petite en Belgique

Creo que algún día voy a matar al otro novato.

La semana que viene y la siguiente tenemos un curso en Vilvoorde. Es allí porque no hay salas disponibles. Cosas de las megaempresas. El que va a impartir el curso sigue de vacaciones, así que hace unos días nos envió unas instrucciones en las que nos pedía que lleváramos el portátil a las sesiones en donde previamente hubiésemos instalado VMWare (un software para crear máquinas virtuales) con un Windows 2003 y algunas cosas más.

En teoría, aunque tengamos un portátil, las virtualizacines las solemos hacer en un ordenador de sobremesa aparte al que llamamos laboratorio. Como llevarse el ordenador de sobremesa (más pantalla, ratón, reclado y cables) sería bastante incordio (sobre todo para mí, que iré en tren), el mentor propuso que lleváramos el portátil con los programas instalados, y más tarde, en la oficina, podríamos transferir al laboratorio lo hecho en el curso.

Todo iba bien… hasta que el otro nuevo dijo que eso era una tontería, que era mejor llevar también el laboratorio, así la instalación la hacíamos “de verdad” y era menos trabajo a posteriori. Para ti, quise decir, que tienes coche y poca visión de las cosas (yo ya me veía cargando con todos los bártulos a lomos de un burro). Él se ofreció a cargar mis cosas en su coche hoy viernes y el lunes llevar todo a Vilvoorde. Accedí, pero poco convencida. Reafirmó su postura con una llamada al mentor y un largo mail lleno de palabras vacías y muchos números en el que le daba cera a un buen número de personas (está claro que en este mundo se lleva lo del “yo te froto, tu me frotas”.

Más tarde le recuerdé que además de la cpu tenemos que llevarnos los demás extras (pantalla, teclado, ratón, cables) y me contestó que no, que como funciona como servidor del portátil, que no hace falta. Le pregunto que cómo va a saber cuándo ha arrancado y cómo va a meter la contraseña para apagarlo, y me contesta que apagará con el botón y punto. Y que si necesita pantalla, que lo conectará al proyector del profesor. Pues que bien.

Yo decidí llevar la pantalla, vamos, que no quería verme con cara de idiota y no poder hacer nada por culpa de otro. El nuevo torció el gesto y nuestro jefe se ofreció a llevar el monitor y accesorios.

Como el nuevo sale una hora antes que yo, decidí hacer las cosas a tiempo. Apagué el laboratorio y me acerqué al él antes de empezar a sacar cables y candados (tenemos los ordenadores prendidos con un candado a la mesa). Me dijo que estaba muy mal de tiempo, que no había acabado de instalar las cosas necesarias para el lunes. Mi cara debió de ser un cuadro de Picasso, porque yo acabé con esas cosas ayer por la mañana (en realidad algo más, ya que tengo una máquina virtual más con otra versión del programa), y ayer y hoy lo he dedicado a otras cosas y a jugar un poco con las virtualizaciones (aún no he he sido capaz de instalar AROS). La verdad, no puedo entender como alguien puede tardar cuatro días en rellenar un cuestionario (nos lo envió el mentor para evaluar nuestro nivel) e instalar dos Windows 2003, dos SQL y otro programa más que necesitaremos. Simplemente no lo entiendo.

Así que ni corto ni perezoso, el nuevo me comunicó que aún le faltaba por hacer no se qué y que le llevaría hora y cuarto, pero que como se tenía que ir ya, que mejor era que fuéramos a la oficina el lunes a las 8 de la mañana a recoger
los ordenadores y luego iríamos juntos a Vilvoorde (tenemos que estar allí a las 9). Yo creo que a ese chico le debe faltar un hervor y no las caza ni aunque le caigan encima, ya que tampoco entendió mi cara esa vez. Le expliqué que para estar en la oficina a las 8 tenía que salir de mi casa a las 7. Ni se inmutó, pero mi jefe ya no estaba, no tenía ningún Windows 2003 a mano (para instalar en el VMWare del portátil) y como no me llevara el ordenador a lomos de una burra, no tenía opción. Así que no me quedó más remedio que morderme la lengua y acceder.

Hoy al mediodía vino su novia a comer con nosotros. Apareció con su tarjeta roja de visitante y a los dos minutos ya estaba dirigiéndose a nuestro jefe como si le conociera de toda la vida. Va a ser que dios los da y ellos se juntan, porque estos dos tienen un morro que se lo pisan.

8 comentarios »

  1. barbaravb said,

    Yo creo que con gente como esa, la mejor opción es no llevarle la contraria, pero hacer las cosas como te de la gana.
    ¿Que él quiere llevarse una CPU al curso? Que se la lleve, tú organiza tus cosas como mejor te convenga, pero no se lo discutas, total nunca jamás en la vida va a reconocer que tienes razón.

  2. oria said,

    Una no más santo tomás.

  3. O Suso said,

    Ordenadores encadenados? eso es trabajo exclavo no?

    Parece que te lo estás pasando en grande,virtualnoseque instala tal, ni idea de que hablas, bueno windous2003 si.

    Cuidado con los caimanes…que sonrien mucho pero si te acercas demasiado suelen morder.

    Un abrazo amiga y sigue con ese humor, tan “galleguinho”

  4. dragonflyrs said,

    A ese chico le falta un hervor como tu dices. Es mucho más sencillo instalar lo que sea en un portati, que no puede tardarse tanto, que cargar con cpu, monitor y demás zarandajas. A ver, PARA ESO SE INVENTARON LOS PORTÁTILES

  5. barbaravb said,

    Ahora que se me ocurre, ¿no podías haber dejado tu ordenador en su coche el viernes? Y que se diera él el paseo a buscar el suyo el lunes, eso ya no sería cosa tuya…

    • Eso mismo le propuse el viernes, pero o no le coló o se hizo el sordo. Como el dice, no hay ningún problema. Creo que va siendo hora de cambiar de táctica con este chico.

  6. carlosbcn said,

    ¡Parece que has topado con un auténtico genio de la logística! Lo malo de esta gente es que te hagan “cautivo” de sus planes y te acaben arrastrando en su caída hacia la incompetencia letal…
    En fin, espero que al final la cosa al menos haya salido bien, y hayáis virtualizado a lo grande!! Abrazos.

  7. L. said,

    Nena, esa gente acaba cayéndose por su propio peso… así que espera y disfruta del espectáculo cuando llegue. Eso sí, procura no salpicarte, así que procura tener todos tus cabos atados.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s