octubre 10, 2010

Las cosas del amor

Posted in Belgica y los belgas, Reflexiones, Tolonterias a 8:37 pm por La Petite en Belgique

Tengo una amiga polaca que lleva ya un tiempo saliendo con un belga. Siempre me ha parecido una chica triste, y antes de empezar con este chico, se tropezó con algún que otro desalmado. Solía estar en el mismo despacho del Ken, pero acabó su doctorado y dio el salto al mundo real. Empezamos a vernos menos. Cuando el Ken y yo nos mudamos a Bruselas, dejamos definitivamente de vernos. Es triste pero verdad. Hace cosa de un mes me la encontré en un tren en Vilvoorde. Acababa de salir de trabajar y se le acababa el contrato en breve. Pero había algo más. Me habló con un poco de desdén de la familia de su novio y luego añadió algo así como que “puedes sacar al hombre de la caverna pero no siempre puedes sacar la caverna del hombre”. Siempre me ha sido difícil leer en sus ojos, pero aquel día había un hielo entre nosotras que me impedía haber más. Justo dos minutos antes de llegar a mi parada me reconoció que no estaba bien y se echó a llorar de manera desconsolada. Con el corazón encogido tuve que dejarla porque tenía un compromiso al que ya llegaba tarde. Le envié un par de mensajes y el tiempo pasó.

Ayer me acordé de ella y le envié un sms para preguntarle cómo estaba y para decirle que me había dejado preocupada. Me contestó que estaba muy bien y que justo esa misma mañana se acababa de casar.

***

Tengo otra conocida china que está saliendo con otro belga. Se les solía ver muy bien juntos. Hace un par de meses hicieron una fiesta swing en su casa en la que hice bastantes fotos. Había una en especial en la que salían bailando juntos, foto que ella puso en su perfil en Facebook.

Tras el parón veraniego, se han reanudado las clases de swing. No pude dejar de notar que sólo venía él, pero no mi conocida la china. Le pregunté un par de veces por ella y me contestó que estaba en Francia. Sonaba algo así como que estaba de vacaciones.

El viernes la vimos en una fiesta swing que había cerca de casa. Se acercó a nosotros y nos preguntó si todavía estábamos como en nuestra luna de miel. Ante nuestra mirada interrogante nos contó que las cosas entre ella y su novio no iban demasiado bien, y que ella había decidido marcharse de casa e irse a Francia. Que ella tenía un problema personal. Yo ya me esperaba que me dijera algo así como que tenía demasiado carácter o algo por el estilo, porque parece una mujer de armas tomar, pero al final el problema se reduce a que ella tiene demasiadas fantasías y que a veces le apetece ir al cine. Él sólo es un aburrido que nunca quiere hacer nada, y si ven una película tiene que ser en casa.

***

Hará unos tres meses fuimos a otra fiesta swing en Amberes. Había también una especie de clase de iniciación, dada por un conocido mío de cuando empecé a bailar swing (hará casi unos cuatro años) y su novia, una chica delgadita y rubia con un moño en el que debía de llevar tres kilos de laca. Tras la clase estuvieron bailando por su cuenta con movimientos estudiados al milímetro para no despeinar el moño de la rubia. Más tarde se sentaron en una mesa donde había una pareja mayor, presumiblemente los padres de ella. Los cuatro escuchaban la música pero hablaban poco, sentados como si se hubieran tragado una escoba y manteniendo ese ambiente rancio de reunión familiar en la que todo el mundo tiene que demostrar lo respetable que es.

Un mes después volvimos a ver al chico en un festival rockabilly. Fue justo después de la actuación de uno de los grupos. Estaba cerca del escenario y parecía que él y otros estaban preparando un espectáculo, y él parecía metido en el meollo. Al cabo de un rato empezó a sonar una música sugerente y en el escenario, tras unos abanicos enormes, apareció su novia la modosita preparada para hacer un strip-tease. Y bien preparada estaba la chica del moño con tres kilos de laca, como que se quedó en tanga y un par de plumas colgándole de una liga. En ese momento no pude evitar acordarme de la reunión familiar en la que todos estaban más tiesos que escobas.

2 comentarios »

  1. O Suso said,

    Muchas veces dudo que lo que nos sucede sean cosas del amor, o más bien necesidades que nos creamos, formas de relacionarnos un tanto dependientes o absorventes, controladoras…
    Además cuando estas fuera de “casa” y el círculo de amigos se cierra bastante se tiende a sobredimensionar TODO lo que se vive, tanto con la pareja como con conocidos.
    Con lo bonito que es el amor y hay gente que se empeña en ser infeliz a toda costa.

    Lo de la chica swing y su novio, me dá que no son naturales ni bailando ni haciendo strip-tease, como si todo fuera un papel a representar, pero me faltan datos.
    Un abrazo bailarina y por favor, nunca te tragues una escoba!

  2. corsaria said,

    Hay situaciones incomprensibles, incluso para los propios protagonistas de las mismas.🙂

    Besos petite.🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: