mayo 24, 2011

Cambios de última hora

Posted in Bruselas, Curro, De médicos, El gigante de tres letras, el Ken, Family Tales, Lonely moments, Vigo a 12:09 pm por La Petite en Belgique

Llevo unas semanas un poco más estresada de lo normal. No es sólo el trabajo, sino más acontecimientos que se unen para no dejarme ni un momento de descanso. El sábado se casa el hermano del Ken, con todo lo que ello conlleva. Nunca he sido partidaria de este tipo de celebraciones con cientos de invitados (incluída la niñera de cuándo tenían dos años). El Ken se ha comprado un traje y yo me he comprado un vestido, un bolso un cepillo del pelo y un secador. Llevo dos semanas intentando llegar a una conclusión de qué hacer con mi pelo. Llevo años sin usar secador, y lo único que utilizo es un peine. Salgo de la ducha, me echo un poco de mascarilla sin aclarado, me peino en tres minutos y estoy lista. Imaginaos el cuadro cuando vinieron mi madre y mi hermana a visitarme hará unos cuatro años y se encontraron, al salir de la ducha, con el hecho de que yo carecía de objetos tan indispensables para la belleza femenina.

Pero este sábado tengo que dominar al león, hacerme un recogido y presumir de flequillo con un look desenfadado arreglado. Me he comprado el secador decente más barato que he visto y espero hacer milagros el sábado. Llevo desde el viernes viendo videos en Youtube con títulos tan sugerentes como “recogido elegante en diez minutos” o “recogido fácil para boda”. Por supuesto también he visto grandes éxitos como “maquillaje fácil para ocasiones especiales” o “cómo hacer un ojo ahumado”. Es lo que tiene el ir de natural, que me falta la práctica y necesito aprender a toda costa. Si Youtube me ayudó con el ganchillo, por qué no con alcanzar un look impecable para ir a una boda.

Ahora que no me venga el hermano del Ken con que tenemos que pasar las tres horas que van entre la boda y la fiesta con una caminata. ¡Una caminata! Con mis zapatos de boda, mis medias, mi vestidito, los 15 grados que va a hacer y mi recogido impecable. Antes muerta que sencilla.

La segunda causa de estrés es la operación de mi madre. Ya se pospuso una vez por un error administrativo. Cambié mi billete de avión y mis “vacaciones” pagando unos 380 euros más (creo que el total asciende a unos 780 euros, pero prefiero no confirmarlo, no me vaya a desmayar) y estaba lista para irme para Vigo al día siguiente de la boda. Por un lado, hay un nuevo volcán enfurecido que amenaza con cancelar vuelos, y por otro, mi madre ha tenido un nuevo percance. La semana pasada se cayó al suelo con una bombona de butano (no, no es la primera vez que le pasa, y maldigo a todas las bombonas de todo el mundo, ¿por qué no pondrá gas de una maldita vez?). Se fue a urgencias y a pesar del dolor no le vieron nada. Como no mejoraba ayer volvió al médico, y tras unas radiografías han llegado a la conclusion de que tiene una fisura en una costilla, por eso le duele horrores en todo momento. Mi madre llamó ayer al anestesista para preguntarle si lo de la costilla podría dar algún problema durante la operacion, y el anestesista le dijo que depende. Que debido a la anestesia general el pulmón puede expandirse más de lo normal y eso le puede producir dolor los días después. Otra cuestión es la postura durante la operación, que sobre eso tiene que preguntarle al cirujano. Mañana sabrá la respuesta.

Y yo sigo aquí, sin tener mucha idea de recogidos ni si mi avión saldrá o operarán a mi madre el lunes que viene. Otra historia son mis días de Educational Leave…

10 comentarios »

  1. Nekane said,

    Hola! Soy una chica bilbaina de 29 años. Solo decirte que descubrí este blog ayer por casualidad en un día muy malo (problemillas de salud continuos) y me he enganchado a él no sabes cuanto. Enhorabuena porque te lo has currado.

    • Hola Nekane. Bienvenida🙂 Espero que tus problemas de salud mejoren pronto. Este blog nació hace ya unos tres años y lo utilizo como desahogo, así que los temas son algo variados dependiendo de la preocupación del momento. Últimamente lo tengo algo abandonado debido a la falta de tiempo, pero espero que eso cambie pronto.

      Un saludo y espero verte otra vez por aquí.

  2. dragonflyrs said,

    Siento mucho el percance de tu mama y la movida de las cenizas volcanicas. Mil besos

  3. oria said,

    Para mi una boda sin consultar un vídeo de como hacer el nudo de una corbata no es una boda😄

  4. lirovi said,

    habia utilizado youtube para temas de cocina pero para peinado y maquillaje no lo habia pensado nunca. Tambien soy de pelo secado al aire y crema de uvas a peras!

    Al final seguro que te queda bien el peinado….

    Besos y que se mejore tu madre ( y si, que quite las bonbonas…)

    • Yo la crema sí que la uso, pero sólo por las mañanas. Debería ponérmela por la noche también, pero entre que suelo estar agotada y que siempre tengo mil cosas en la cabeza, pues me olvido.

      Creo que me voy a hacer un moño. Al Ken no le convence, él opina que un recogido está bien, pero con algunos pelos sueltos. Pero como todas las cosas que he probado no me gustan, moño va a ser. Y al que no le guste que no mire.

      Besos

  5. Inigo said,

    En mis vidas anteriores pasé por aquí y dejé comentarios. Tenía previsto cortar con todo lo anterior, pero te veo, una vez más, angustiada. Puede que lo que diga no sirva de nada, pero…

    La boda: que les den. No te comas el tarro, vete como tú te sientas bien. El un evento intrascendente como tal (no el hecho de que dos personas decidan unir su vida, sino la parafernalia). Nadie te va a echar en cara nada, y si lo hacen es que no merecen la pena.

    La operación de tu madre: es una operación menor. No quiero decir que no haya riesgos, siempre los hay, pero las glándulas paratiroideas son totalmente prescindibles, fácilmente accesibles y eliminables. Antes de 24 horas (salvo papeleo) estás en casa, con una cicatriz que escuece y poco más.

    • Me alegra de verte de nuevo por aquí, Inigo. Ya sé que las bodas son un evento intrascendente, por eso me repatea el hecho de vernos obligados a participar en la misma: comprar vestido, ir a la peluquería (no en mi caso, yo me niego), … Supongo que no me echarán en cara si voy con un moño o calva. Lo que sí levantará comenarios será el hecho de que no iré a comulgar, pues ya hubo rumores en el funeral al que asistí el año pasado. Y los rumores fueron iniciados por una persona que presume de moderna y alternativa. Manda narices.

      Mi madre no podrá operarse esta vez por lo de la costilla, que es justo el resultado de su problema (calcio). Habrá que esperar hasta después del verano…

      Un beso y gracias por pasarte por aquí

  6. Inigo said,

    Lo de comulgar… sé a qué te refieres. Lo conozco desde los dos ángulos, porque he estado a los dos lados de la barrera (es lo que tiene el hacerse viejo). Y pasado el tiempo te das cuenta de que la gente que no va a comulgar en esos eventos lo hace, fundamentalmente, por respeto. Lo hace porque acepta participar de un evento que le es “alien”, pero no quiere involucrarse hasta el punto de cometer lo que, desde el punto de vista de la otra parte sería un sacrilegio. Por eso no entiendo esa moral tan corta de miras, no entiendo (ahora) a los que critican a quien acepta el rito por el que han decidido (o han obligado a decidir) unirse los contrayentes, pero se mantienen al margen de lo supuestamente más sagrado de ese rito. Por respeto, insisto, que no cuesta nada comerse un trozo de oblea para que todo el mundo se quede contento.

    Lo de tu madre… pues el problema del calcio se arregla, al menos parcialmente, precisamente con esa operación. Los médicos sabrán cuándo conviene, que donde hay capitán, no mando yo.

    • Si no voy a comulgar lo hago, como tú dices por respeto. Respeto hacia los que sí creen y respeto hacia mí. No me gustaría que alguien se viese obligado a participar en un rito en el que yo creyese tan sólo por contentarme, no me parecería honesto. Y por mí porque como tú también dices, he hecho muchas cosas en la vida para que todo el mundo estuviese contento. Y ahora, al mirar hacia atrás, me arrepiento de casi todas ellas. Yo también he estado a los dos lados de la barrera. No me considero vieja, pero sí es cierto que los años van pasando. Fui a un colegio religioso y en su época creí. No me parecería honesto el que alguien hiciera el paripé de comerse una oblea por el que dirán. He desechado hace mucho tiempo la idea de participar en ninguna farsa. Me tragué muchas cosas en el pasado, pero hace ya tiempo que he dicho “hasta aquí”. Tú puedes invitarme a una cena, yo puedo aceptar, pero nadie puede decirme que he de beber vino. Puedo decidir no por multitud de razones: porque no bebo, porque tengo que conducir o porque me he bebido una cerveza antes y no quiero mezclar.

      Por respeto he decidido no comulgar, pero he de reconocer que me lo he pasado en la boda mejor de lo que esperaba.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: