agosto 10, 2011

Lluvia…

Posted in Curro, Inglés macarrónico, Madrid, moving to Spain a 3:27 pm por La Petite en Belgique

… de ofertas.

El domingo me fui a Madrid para poder ir a las entrevistas de trabajo que tenía el lunes y el martes. Madrid me recibió con un calor seco y un sol resplandeciente. Estaba un poco preocupada por los niveles de polen, ya que aquí cada vez que para de llover no puedo respirar (he descubierto que también soy alérgica a la artemisa, cuyo polen invade los cielos de agosto), pero no. No he tenido ni la décima parte de los problemas que tengo aquí. Me llevé mis inhaladores y los utilicé muy poco, e incluso me olvidé de tomarme la pastilla de las noches. Por supuesto todo eso cambió al volver. Tras media hora en suelo belga ya estaba sin respiración, y esta noche me desperté a las cuatro y me pasé una hora ganchillando mientras esperaba a que los inhaladores hicieran efecto. Maldita humead, mi médico dice que Bélgica es el paraíso de los ácaros. Aunque sea sólo por salud tengo que irme de aquí. Esta mañana me he levantado con dolor de espalda y el Ken se queja de lo mismo que yo el año pasado: reuma.

Bueno, a lo que iba: Madrid. Tanto la casa de mi amiga como las empresas a las que iba no están en Madrid, sino en alrededores, así que me pasé en el Cercanías buena parte del tiempo, tiempo que aproveché para seguir estudiando para el CCNA. Y por cierto: las empresas estaban donde Jesucristo perdió el mechero.

La primera de ellas fue para una conocida empresa española. Me bajé del cercanías y vi como el bus que tenía que coger se iba sin mí. Decidí esperar un rato y en esto oigo una conocida voz atronadora que uno sólo puede escuchar en la tele o en las peores pesadillas. Al mirar a la dueña de la voz descubro que no es otra si no la princesa del pueblo, la Esteban en persona. Desaparece con sus dos acompañantes dentro de la estación de tren y yo decido que quizá es hora de ponerse a caminar. Miro en el móvil que la empresa está a unos 2.2 Km y tengo aún más de 45 minutos por delante. De sobra.

Al llegar me limpio la mano derecha de sudor y me preparo para el apretón de manos, pero el entrevistador me da dos besos (¿es realmente así en España?), me acompaña a una sala de reuniones y se nos suma otro chico. Me hacen varias preguntas, me cuentan de qué va el trabajo y me confiesan que el inglés es imprescindible pero que no pueden valorar mi nivel porque ellos no hablan inglés. Como último recurso el de los dos besos me pide que les describa en inglés qué día hace para ver cómo suena. Les digo un par de cosas y se quedan boquiabiertos. No han entendido nada pero al poco rato me preguntan si yo soy española “de verdad”.

Me cuentan que el trabajo es sin posibilidad de ascender en la vida, que los que entran se tiran años y años haciendo lo mismo, y me confiesan que creen que yo me aburriría muy rápido del puesto porque yo estoy a otro nivel. Les digo que no me importa, que todo va bien. Cuando hablamos de la incorporación la cosa cambia. Les informo de que legalmente tengo que dar un preaviso de seis semanas y se quedan a cuadros. Dicen que eso es imposible, que sería para empezar a finales de agosto. Finalmente me dice que ellos se lavan las manos, que le van a pasar el CV a RR.HH. y que ellos decidirán si esperan o no.

La segunda entrevista fue el martes por la mañana, en una consultoría. Tenían varias ofertas de empleo pero ningua que se ajustase demasiado a mi perfil. El entrevistador decía cosas como güesai (website) y me miró a los ojos diciéndome que yo tenia acento inglés. Porque me había recorrido toda la zona industrial con la maleta a cuestas, que si no me hubiera reído a carcajadas. Me dijo que me iba a buscar ofertas y que no me preocupara, que con mi perfil podía llegar a ganar tanto como en Bélgica, que no me rindiera. Esta mañana me ha llamado para ofrecerme un puesto en Galicia, oferta que yo he rechazado porque nuestra meta es estar al menos un año en Madrid.

El cuatro de agosto terminaba el plazo para presentarse a una candidatura para una conocida fundación española. Yo me enteré de la oferta gracias a Suso y mandé mi CV con pocas esperanzas y en el último momento. Con pocas esperanzas porque pedían dos Ingenieros Superiores y yo sólo tengo la técnica, y además pedían títulos de inglés. Yo lo hablo a diario en el trabajo pero sólo tengo un miserable TOEFL caducado. Total, que me presenté y me olvidé del tema.

Pues me han contestado hoy para decirme que he sido seleccionada. Que les envíe una copia de mi DNI y que empiezo el 29 de agosto. Al leer el email se me han quedado los ojos como platos. Y no dice nada sobre las condiciones laborales. Les he contestado pidiéndoles más información y explicándoles lo del preaviso de las seis semanas. Si no pueden esperar, ellos se lo pierden.

Y hoy he recibido otro correo más de otra empresa pidiéndome mi CV. Estoy que no paro.

He ido a Madrid y no he conseguido trabajo pero la impresión ha sido muy buena. Uno no lo he conseguido porque mi perfil era demasiado bueno y no podían esperarme, y el otro porque la oferta no se ajustaba; pero en estas cuatro semanas que llevo de búsqueda he conseguido más entrevistas y he tenido más respuestas que en varios meses en Bélgica. Es posible que en España la crisis sea brutal, pero yo soy Española y cuento con importantes bazas. No he conseguido trabajo, pero ha servido para alcanzar uno de mis objetivos principales: sondear la situación laborar para mí en Madrid. Es posible que no encuentre el empleo de mis sueños, pero buscando un poco no creo que tenga problemas para encontrar algo. Aún es pronto, creo que debo relajarme un poco y empezar a ser más selectiva en mis candidaturas.

mayo 25, 2009

Acentos

Posted in Curro, Inglés macarrónico, la dura vida del teleoperador, Mi mentora a 10:38 am por La Petite en Belgique

Mientras intento hace oídos sordos al parloteo que reina por aquí (predominan las frases que finalizan con un “thats why!” que suena como un “dats waaaaaayyyyyyyy!”) recibo algunas llamadas desde la India, China e Malasia.

Cuando nos llaman el primer requisito es que nos den su identificador de red, que es en realidad su login. Está compuesto por letras y números, y para asegurar que tomamos nota correctamente, se les pide que lo deletreen usando el Alfabeto fonético aeronáutico. Si el que llama es un español o mexicano no hay demasiado problema, pero cuando llaman de la India, China o Malasia una puede encontrarse de todo.

Para decir F deben decir “Foxtrot”, pero hace dos semanas una china dijo “F de Fun, jejejeje”. “Ehm, si, vale, F de Fun”.

Otras veces llaman de la Malasia diciendo “Ye for Zulu”. “Ye Zulu? Ok” y escribo una Z mayúscula.

Y otras veces llaman desde la India diciendo “Ci for Charlie, Ci for Zulu” y yo me quedo a cuadros pero escribo CZ.

Entre eso y mi mentora diciendo que a estos sólo les importa el “building” a veces no sé que decir. Menos mal que luego ato cabos y me doy cuenta de que con “building” se refiere a “billing”.

Otra cosa no, pero lo que estoy mejorando mi oído con este trabajo no tiene precio.