noviembre 21, 2011

Tres meses

Posted in Curro, El gigante de tres letras, Madrid, moving to Spain a 12:49 pm por La Petite en Belgique

Acabo de volver a hablar con mi jefe. Sí, para confirmarle lo de Madrid. Nos iremos a mediados de enero. Me ha preguntado si quiero seguir trabajando para el departamento y le he dicho que sí. Como legalmente tengo derecho a poder trabajar desde el extranjero unos 60 días laborables (3 meses), eso es lo que voy a hacer al principio de mi estancia en Madrid, mientras mi manager intenta obtener la aprobación para mi transferencia.

No sé lo que pasará después, ni tampoco quiero seguir el resto de mi vida en este trabajo, pero por el momento es una gran oportunidad para poder empezar en Madrid sin que tenga que ser desde cero.

noviembre 9, 2011

Bonus

Posted in Belgica y los belgas, Curro, El gigante de tres letras, Madrid, moving to Spain a 4:52 pm por La Petite en Belgique

Acabamos de tener una de esas aburridas reuniones por teléfono con Atlanta con una presentación a la que poco he atendido. Reconozco que trabajé rápido por la mañana, adelanté todo el trabajo que tenía hasta el momento, y mientras estaba al teléfono estaba viendo unas fotos de unos amigurumis en internet.

Cuando de repente se abrieron tres ventanas del messenger de empresa. La primera de uno de mis compañeros Premium, preguntándome que qué había hecho. Creo que se me saltaron los colores al pensar que había visto los amigurumis en mi pantalla. La segunda de otro compañero diciéndome enhorabuena. Y la tercera de mi manager, diciéndome que por ser la mejor de Europa en este último cuarto, que me iban a dar un bonus.

Y yo con un pie en Madrid…

noviembre 7, 2011

Cuenta atrás

Posted in Belgica y los belgas, Bruselas, Lonely moments, Madrid, moving to Spain a 12:31 pm por La Petite en Belgique

No me gusta estar aquí porque me recuerda que soy mortal pero no vivo, ya que sólo veo la vida pasar por delante de mí, a mi lado, pero sin tocarme.

La vuelta ha sido un infierno. Primer vuelo retrasado, por lo que perdí el segundo e Iberia me pagó un hotel en Barajas. Dormí menos de cuatro horas en una habitación de moqueta polvorienta y sin más desayuno que un picnic porque mi vuelo salía  alas 6:45. Esto y las dos Navidades pasadas me dicen que estando aquí sólo me llevará a que las cosas me salgan mal.

He llegado a casa muerta matada. He dormido y me encuentro “bien”. Sólo decir que tras dos semanas en las que he tenido un catarro horrible pero nada de asma ni otras molestias, de nuevo me cuesta respirar y me duele la espalda. Menos mal que ya ha empezado la cuenta atrás. Y contamos desde poco más de dos meses.

agosto 18, 2011

Moving forward

Posted in Bruselas, moving to Spain a 6:20 pm por La Petite en Belgique

Hoy hace un año que comencé mi andadura en el Gigante de las Tres Letras y ya estoy planeando mi salida. No me escapo, sólo quiero dar el paso a una mejora en mi vida, y aunque estoy bien en mi trabajo, siento que para mí no lo es todo. Necesito algo más. Lo que he estado deseando durante más de dos años. Irme de aquí. Da un poco de vértigo, pero no debemos dejarnos engañar por las graduation goggles y hay que seguir hacia adelante. Estamos decididos.

Estoy recogiendo un poco la casa y haciéndome un esquema mental de lo que tenemos para ver cómo planeamos la mudanza.

Los meses pasan y cuando llegue el momento estaremos preparados.

 

agosto 13, 2011

No puedo dormir

Posted in Bruselas, Curro, Lonely moments, moving to Spain a 1:29 am por La Petite en Belgique

Me he despertado hace casi una hora y no puedo dormir.

Hoy mi compañero el cocodrilo me ha dicho que ya ha tenido su revisión de mitad de año con nuestro manager y éste le ha dicho que la actual situación de congelación de contrataciones no va a permitir que nuestro contrato sea convertido a indefinido, y que llegado el momento nos iremos a la puta calle. Mi compañero le ha dicho que en ese caso empezará a buscar trabajo oficialmente desde octubre. El manager le ha dicho que como manager le da pena porque tanto el cocodrilo como yo somos de gran valía en el equipo, pero que como amigo entiende que tenemos que buscarnos la vida.

Me he despertado y no he podido dejar de pensar en la oferta de la fundación. Seamos claros, ¿en serio voy a volver a encontrar algo así?

Me he acatarrado, el polen ha subido y hay una humedad de muerte. Me cuesta respirar y pienso que la oportunidad que llevo tanto tiempo esperando se me escurre entre los dedos. Me dan ganas de enviarles otro email y negociar otra fecha, aunque supongo que ya será tarde.

Y además, el irme tan pronto de aquí implica pagar dos pisos durante dos o tres meses y que se nos complique la mudanza, además de que el Ken no podrá salir de aquí hasta finales de año.

Y para colmo los vecinos se han puesto a gritar.

Me quiero ir a Madrid, y las condiciones me ofrecían (muy buen suelto, en el centro y haciendo algo que me gusta) es difícil que las vuelva a ver juntas. ¡Argh! No puedo dormir.

agosto 11, 2011

Dejarlo escapar

Posted in Curro, Madrid, moving to Spain a 11:29 am por La Petite en Belgique

Ayer les respondí al email con la oferta para la Fundación. Preguntaba por las condiciones y les informaba del preaviso de seis semanas que tengo que dar en mi actual empleo. Hoy me han contestado y poco me ha faltado para caerme de espaldas. El trabajo es en el centro de madrid y el sueldo es bastante más de lo que yo esperaba, pero sólo me pueden esperar hasta el 5 de septiembre. Quieren que les conteste hoy por si no puedo incorporarme, para que puedan avisar a otro candidato.

El Ken acaba de enterarse de que la multa por dejar un trabajo antes de tiempo es de 1.5 multiplicado por el sueldo bruto más beneficios, y eso por cada mes que uno se va antes de tiempo. En teoría si entregase mi carta de renuncia, el período empezaría a contar el 1 de septiembre, con lo que el tiempo total sería mes y medio. Si me fuera del trabajo a principios de septiembre tendría que pagar una multa de:

1.5 x ( 1.5 x sueldo bruto mensual + beneficios) = alrededor de 4500 euros, una pasta gansa.

No sé si quiero echarme a llorar o subirme por las paredes.

Creo que entregaré la carta de renuncia a finales de septiembre. Tenemos piso aquí hasta finales de noviembre y el Ken estará un poco más para acabar unas cuantas tareas. Está visto que en España nadie te espera tanto tiempo.

agosto 10, 2011

Lluvia…

Posted in Curro, Inglés macarrónico, Madrid, moving to Spain a 3:27 pm por La Petite en Belgique

… de ofertas.

El domingo me fui a Madrid para poder ir a las entrevistas de trabajo que tenía el lunes y el martes. Madrid me recibió con un calor seco y un sol resplandeciente. Estaba un poco preocupada por los niveles de polen, ya que aquí cada vez que para de llover no puedo respirar (he descubierto que también soy alérgica a la artemisa, cuyo polen invade los cielos de agosto), pero no. No he tenido ni la décima parte de los problemas que tengo aquí. Me llevé mis inhaladores y los utilicé muy poco, e incluso me olvidé de tomarme la pastilla de las noches. Por supuesto todo eso cambió al volver. Tras media hora en suelo belga ya estaba sin respiración, y esta noche me desperté a las cuatro y me pasé una hora ganchillando mientras esperaba a que los inhaladores hicieran efecto. Maldita humead, mi médico dice que Bélgica es el paraíso de los ácaros. Aunque sea sólo por salud tengo que irme de aquí. Esta mañana me he levantado con dolor de espalda y el Ken se queja de lo mismo que yo el año pasado: reuma.

Bueno, a lo que iba: Madrid. Tanto la casa de mi amiga como las empresas a las que iba no están en Madrid, sino en alrededores, así que me pasé en el Cercanías buena parte del tiempo, tiempo que aproveché para seguir estudiando para el CCNA. Y por cierto: las empresas estaban donde Jesucristo perdió el mechero.

La primera de ellas fue para una conocida empresa española. Me bajé del cercanías y vi como el bus que tenía que coger se iba sin mí. Decidí esperar un rato y en esto oigo una conocida voz atronadora que uno sólo puede escuchar en la tele o en las peores pesadillas. Al mirar a la dueña de la voz descubro que no es otra si no la princesa del pueblo, la Esteban en persona. Desaparece con sus dos acompañantes dentro de la estación de tren y yo decido que quizá es hora de ponerse a caminar. Miro en el móvil que la empresa está a unos 2.2 Km y tengo aún más de 45 minutos por delante. De sobra.

Al llegar me limpio la mano derecha de sudor y me preparo para el apretón de manos, pero el entrevistador me da dos besos (¿es realmente así en España?), me acompaña a una sala de reuniones y se nos suma otro chico. Me hacen varias preguntas, me cuentan de qué va el trabajo y me confiesan que el inglés es imprescindible pero que no pueden valorar mi nivel porque ellos no hablan inglés. Como último recurso el de los dos besos me pide que les describa en inglés qué día hace para ver cómo suena. Les digo un par de cosas y se quedan boquiabiertos. No han entendido nada pero al poco rato me preguntan si yo soy española “de verdad”.

Me cuentan que el trabajo es sin posibilidad de ascender en la vida, que los que entran se tiran años y años haciendo lo mismo, y me confiesan que creen que yo me aburriría muy rápido del puesto porque yo estoy a otro nivel. Les digo que no me importa, que todo va bien. Cuando hablamos de la incorporación la cosa cambia. Les informo de que legalmente tengo que dar un preaviso de seis semanas y se quedan a cuadros. Dicen que eso es imposible, que sería para empezar a finales de agosto. Finalmente me dice que ellos se lavan las manos, que le van a pasar el CV a RR.HH. y que ellos decidirán si esperan o no.

La segunda entrevista fue el martes por la mañana, en una consultoría. Tenían varias ofertas de empleo pero ningua que se ajustase demasiado a mi perfil. El entrevistador decía cosas como güesai (website) y me miró a los ojos diciéndome que yo tenia acento inglés. Porque me había recorrido toda la zona industrial con la maleta a cuestas, que si no me hubiera reído a carcajadas. Me dijo que me iba a buscar ofertas y que no me preocupara, que con mi perfil podía llegar a ganar tanto como en Bélgica, que no me rindiera. Esta mañana me ha llamado para ofrecerme un puesto en Galicia, oferta que yo he rechazado porque nuestra meta es estar al menos un año en Madrid.

El cuatro de agosto terminaba el plazo para presentarse a una candidatura para una conocida fundación española. Yo me enteré de la oferta gracias a Suso y mandé mi CV con pocas esperanzas y en el último momento. Con pocas esperanzas porque pedían dos Ingenieros Superiores y yo sólo tengo la técnica, y además pedían títulos de inglés. Yo lo hablo a diario en el trabajo pero sólo tengo un miserable TOEFL caducado. Total, que me presenté y me olvidé del tema.

Pues me han contestado hoy para decirme que he sido seleccionada. Que les envíe una copia de mi DNI y que empiezo el 29 de agosto. Al leer el email se me han quedado los ojos como platos. Y no dice nada sobre las condiciones laborales. Les he contestado pidiéndoles más información y explicándoles lo del preaviso de las seis semanas. Si no pueden esperar, ellos se lo pierden.

Y hoy he recibido otro correo más de otra empresa pidiéndome mi CV. Estoy que no paro.

He ido a Madrid y no he conseguido trabajo pero la impresión ha sido muy buena. Uno no lo he conseguido porque mi perfil era demasiado bueno y no podían esperarme, y el otro porque la oferta no se ajustaba; pero en estas cuatro semanas que llevo de búsqueda he conseguido más entrevistas y he tenido más respuestas que en varios meses en Bélgica. Es posible que en España la crisis sea brutal, pero yo soy Española y cuento con importantes bazas. No he conseguido trabajo, pero ha servido para alcanzar uno de mis objetivos principales: sondear la situación laborar para mí en Madrid. Es posible que no encuentre el empleo de mis sueños, pero buscando un poco no creo que tenga problemas para encontrar algo. Aún es pronto, creo que debo relajarme un poco y empezar a ser más selectiva en mis candidaturas.

agosto 5, 2011

Adiós a la moto

Posted in Anecdotas, Belgica y los belgas, moving to Spain a 3:25 pm por La Petite en Belgique

Después de mes y medio, ayer por fin vendimos la moto. La compramos hará unos dos años y medio, y habíamos decidido venderla a principios de este año. Motos como esa hay mil modelos diferentes a la venta en España. Aquí no tantos, no hay mercado. Nos dió bastantes problemas y debido a la nieve y a la constante lluvia apenas la hemos usado en los últimos meses. De hecho lleva parada bastante tiempo.

La pusimos  a la venta por internet el día del cumpleaños del Ken, el 19 de junio. Hubo unas cuantas ofertas, pero nada decisivo. Hace dos días tenía una llamada de un número desconocido  en mi móvil. Ayer por la mañana volvieron a llamar y contesté. Querían ver la moto. Como yo trabajaba desde casa les dije que hacia mediodía estaría disponible.

Cuando se acercaba la hora me asomé a la ventana y vi un coche con un remolque. Tuve un presentimiento. A los pocos minutos me llamaron por teléfono y bajé. Eran los del coche con el remolque. Vieron la moto, la arrancaron, regateamos un poco y se la llevaron.

Nos pagaron bastante menos de lo que pedíamos inicialmente, pero ahora que lo pienso, pedíamos demasiado por cómo estaba la moto. Es posible que la hayamos malvendido, pero lo que queríamos era deshacernos de ella y por fin lo hemos conseguido. Una razón más para que el Ken pueda dormir por las noches. Un lazo menos que nos ate a Bélgica. Esto se mueve.