junio 28, 2010

Letargo

Posted in Blogs, Viajes a 7:29 am por La Petite en Belgique

Hasta ahora no me había dado cuenta cuánto me afecta la luz solar. Sí que es verdad que he dicho aquí bastantes veces que los días grises me ponen triste o que en invierno la falta de luz me vuelve apática. Pero creo que no me había dado cuenta de cuánto dependo del sol. Estos días en Barcelona es como si hubiera salido de un profundo letargo, por fin con ganas de hacer cosas, con muchas energías.

Supongo que entonces no es sólo el no poder adaptarme al país por no querer, sino que al final es una necesidad física esto de la dependencia solar. Una amiga me ha dicho que puedo mitigarla yendo cada dos semanas al solarium. Habrá que probar el experimento.

Mientras tanto, aquí estamos de vuelta. Hoy me he tenido que levantar a las cinco de la mañana, y tras un mareo y nauseas matinales (me pasa un día de casi todas las semanas que me levanto a las cinco), aquí estoy una vez más, recordando el sol, los túneles laberínticos del metro de Barcelona y ese helado que he disfrutado como nunca en años en compañía de Isita.

Anuncios

junio 18, 2010

Barcelona

Posted in el Ken, Viajes a 11:53 am por La Petite en Belgique

El Ken y yo anunciamos que la semana que viene estaremos en Barcelona. Llegaremos el miércoles 23 y nos iremos el sábado 26. Visitamos la ciudad con motivo de un concierto que hay el día 24 (Crowded House) y también para tener un poco de sol, y aprovechando que estamos ahí, nos gustaría poder veros y charlar con aquellos que vivís allí.

Si a alguien le apetece quedar, que me envíe un mail, o deje un comentario y ya me encargo yo de contactar con vosotros.

Otra cosa, nos gustaría que nos recomendarais un hotel bueno, bonito y barato (y limpio), a poder ser, cerca de la sala Razzmatazz. El Ken aún no se ha recuperado del todo de su lesión, así que mejor si no hay que andar mucho. Gracias.

febrero 26, 2010

Escapadas

Posted in Family Tales, Mirando atrás, Viajes a 10:56 am por La Petite en Belgique

Desde que Vueling anunció los vuelos directos Bruselas-Vigo, a menudo visito la página por si veo novedades. Los vuelos empiezan a finales de marzo, y hasta hace muy poco sólo estaban disponibles hasta finales de junio. Hoy he vuelto a visitar la web y ya hay por lo menos hasta octubre. Menos mal. La verdad es que estaba muy preocupada de que estos vuelos estuvieran disponibles tan solo tres meses.

Estoy consultando el calendario de precios y planeando ya futuras escapadas. La primera será para el 10 de abril.

febrero 17, 2010

Hablando de trabajo

Posted in Curro, Viajes a 3:34 pm por La Petite en Belgique

Ya conté hace unos días que un viernes recibí una llamada de una empresa que había visto mi CV en Monster. El tipo en cuestión intentó hablarme en español y le dio la risa de manera tan escandalosa que tuve miedo de que se atragantara.

Después de un par de mails, finalmente fui a una entrevista el viernes justo antes de irme de vacaciones. La entrevista fue bien y el trabajo sonó duro pero muy interesante. Es una consultoría y el que me entrevistó (el de las risas) era el encargado del departamento audiovisual. Entre eso y que el tío estaba para  mojar con pan, yo tenía los ojos como platos. Pero ojo, mezclar un horrible acento francés al hablar inglés, unas pesatañas larguísimas, pelo rubio y camisa azul a juego con los ojos, puede hacer que pierda la concentración. Además empezó a explicar todo de manera muy ambigua, lo que tampoco ayudó. Me dijo las contrataciones iban en tres fases, y que nosotros estábamos en la primera. La segunda es cuando aparece un proyecto adecuado para el candidato y se le invita a la empresa a que vea el trabajo. La tercera fase es la firma del contrato.

Las desventajas que le veo es que es posible que sea un trabajo duro de esos de hacer tropecientas horas extras y que dan coche sí o sí, y vivir en el centro de Bruselas e ir en coche (al centro) puede ser una locura por los kilométricos atascos.

Otra novedad es que los de la oferta del Parlamento me llamaron cuando estaba en Canarias. Les iban a dar mi número de teléfono a alguien en Estrasburgo para continuar con el proceso. Al día siguiente me llamó un señor desde Estrasburgo para una entrevista telefónica. Eran las 10 y nosotros teníamos el desayuno a medias y yo tenía que ir a las 11 a buscar el coche de alquiler (había dado mi nombre en los papeles, así que el Ken no podía ir). Y la entrevista iba a ser una media hora. El relax con el que estábamos llevando las vacaciones peligraba por momentos. Le pregunté al hombre si podíamos hacer la entrevista algo más tarde y así lo hicimos. Al final duró unos veinte minutos y fue parte en francés y parte en inglés. Después de hablar un rato, me pidió que modificara el CV que les había enviado (once hojas de CV en formato europeo) y se lo enviara lo antes posible junto con una foto.

Y yo en Tenerife, con la conexión a internet del centro comercial del Mercadona fallando más que una escopeta de feria y la batería del Mac casi por los suelos. Desayunamos, fui a por el coche y nos dirigimos hacia Santa Cruz de Tenerife, donde encontramos otro centro comercial con conexión intermitente a internet. A todo esto, yo no tenía instalado el Open Office, así que tenía que servirme de una conexión a internet cutrosa para intentar bajarme el Open Office y modificar el CV. Para añadir más emoción al asunto, yo no tenía ninguna foto decente encima, así que el Ken me sacó una esa mañana en la habitación del hotel en la que salí con los ojos hinchados como un sapo. Buscando conexión como si fuésemos buscadores de agua, al final conseguí bajarme el Open Office e instalarlo. Y la batería estaba 10%.

Leo las modificaciones que quiere que haga en el CV (el el mail me dice que como tengo poca experiencia dando soporte, que debo dar más énfasis al trabajo hecho antes) y con la batería al 8% comienzo a escribir. Intento enviar el correo y falla. No sabemos porqué, pero la conexión de repente es muy lenta y no me permite enviar el mail. Intentamos buscar mejor señal pero nada. Y la batería sigue bajando. Movemos el portátil, nos movemos nosotros, lo cambiamos de posición, lo inclinamos. La alerta de la batería salta diciendo que el portátil pasará a hibernación en breves instantes. Finalmente conseguimos enviar el mail cuando la batería está al 2% y a mí sólo que quedan fuerzas para arrastrarme por el suelo. Vivan las vacaciones de relax.

A los dos días recibo una llamada de la empresa (la que se puso en principio en contacto conmigo) para decirme que lo sentían mucho, pero que el PE había decidido que yo no tenía suficiente experiencia en soporte, que requerían a alguien con dos años y yo sólo tenía nueve meses. Pero que en nuestra primera entrevista habían tenido una impresión muy positiva y que me tendrían en cuenta para otros proyectos.

Vivan las vacaciones de relax.

febrero 16, 2010

La vuelta es dura

Posted in Belgica y los belgas, Viajes a 10:22 am por La Petite en Belgique

Desde que hemos vuelto mi cuerpo se rebela ante el cambio. No le gustan estos casi 30 grados de diferencia, ni la falta de luz, ni la falta de sueño, ni madrugar, ni verse de nuevo metido en horarios estrictos, ni pasar hambre a deshora. Es cierto que unas vacaciones sirven para darle a uno nuevas fuerzas, nuevos ánimos y nuevas ganas de vivir, pero la depresión a la vuelta es demasiado.

Allí dormíamos entre ocho y nueve horas. Las aftas que me salen en la boca de vez en cuando por dormir poco (bajada de defensas) y que aquí tardan casi dos semanas en curarse, allá me desaparecieron en dos días. Descansamos, tomamos el sol, comíamos a horas decentes, nos sentíamos llenos de fuerza y salud.

Volvimos el sábado por la noche. Nuestro avión aterrizó en Charleroi  cinco minutos antes de las 11 con la música con la que Ryanair indica la llegada antes de tiempo. Cogimos un autobús a Bruselas a las 11:45 y luego dejamos pasar un tram que nos llevaría a casa. Por suerte había otro más, el último del día, a la 1:07. Como era la primera vez que hacíamos ese recorrido, nos bajamos por accidente dos paradas antes de lo debido, con una temperatura de -4 grados, cansados y todo nevado.

Al llegar a casa, el apartamento estaba helado. Como tenemos calefacción eléctrica, apagamos los radiadores antes de irnos (120 euros mensuales de electricidad son demasiado), así que descubrimos que nuestro dormitorio estaba poco por encima de los 10 grados. Juro que en el próximo sitio donde viva, no tendré calefacción eléctrica. En general estoy muy contenta con el apartamento: céntrico, casi nuevo, espacioso, con bastante luz (para ser Bélgica), pero lo de la calefacción eléctrica me supera. Ignorante de mí, no sabía cómo era antes de mudarnos. El calor no se distribuye uniformemente como con la calefacción tradicional, ya que viene de un sólo punto. Con la calefacción tradicional, aunque no nos demos cuenta, el calor también viene de las tuberías bajo el suelo y por dentro de las paredes. Por eso, aunque en el pasillo haga frío, nunca será tan gélido como en un apartamento con calefacción eléctrica. Otra cosa que no convence es el termostato que llevan los que tenemos en casa. Intentan alcanzar una temperatura constante, pero no lo consiguen, porque el margen es de dos o tres grados, y constantemente se oye el relé haciendo click al ponerse en marcha o pararse el radiador. Otro diseño del milenio es el del cuarto de baño. No tenemos radiador en el cuarto de baño, sólo un minúsculo calefactor colgando de una de las paredes que apenas irradia calor, con lo que las duchas en invierno lo despiertan a uno por el frío que hace. Del cuartucho del water mejor ni hablar, ya que no tiene nada de nada que lo acondicione, así que sentarse allí es como hacerlo en plena llanura siberiana.

Así que poco puedo decir, sólo que llevó horas calentar el apartamento, y para cuando nos acostamos eran más de las 3:30 de la mañana y el dormitorio estaba aún a 17 grados. Con esto de las vacaciones y el jet-lag (sí, sé que sólo hay una hora de diferencia, pero suficiente para trastocarnos el biorritmo) amanecimos al día siguiente a las doce de la mañana. Y un día después, debíamos levantarnos a las 6:45. Imaginaos, esa noche no había manera de dormirse.

Así que todo esto para decir que la vuelta de vacaciones me sienta fatal. Estoy cansada, irritable, con dolor de cabeza y sabiendo que el día menos pensado mis defensas volverán a hacer plof. Llevamos ya dos meses con nieve y estoy francamente harta. Parecía que me había acondicionado un poco tras estos dos meses bajo cero, pero el ir a Canarias me ha hecho volver al punto de partida. Vuelvo a no soportar el frío, el levantarme a las seis, el verme confinada once horas al día entre trabajo, trenes y autobuses, a ver que una vez más mi vida no es mía; y sólo espero que algún día encuentre un trabajo más cerca de casa y me pueda ir a vivir a algún lugar más amigable para el ser humano.

febrero 4, 2010

Tenerife

Posted in Belgica y los belgas, el Ken, Viajes a 11:21 am por La Petite en Belgique

Afrontando un duro invierno, en el que sorprendentemente la falta de luz parece estar afectando más al Ken que a mí, hace cosa de un mes me propuso que hiciéramos un viaje a alguna zona más cálida y más luminosa. Como ya conté, yo no es que ande muy boyante, y después de un mail en el que me tuve que poner seria, aún espero que la interim me pague lo que me debe. De todos modos accedí y empezamos a buscar. A él le hacía ilusión ir a Canarias, ya que nunca ha estado allí, así que compramos un vuelo a Tenerife y reservamos habitación en un hotelucho cerca de la playa de las Américas, donde vamos a estar tan rodeados de guiris que el Ken no podrá ni practicar su español. Nos da más o menos igual que no haga CALOR, pero lo que necesitamos es algo de luz y ver el sol (no recuerdo la última vez que lo vimos).

Sabemos que Tenerife ha pasado por malos momentos estos últimos días, pero lo poco que nos pueda ofrecer será algo enorme para nosotros. Tan sólo queremos estar a más de 5 grados, tener luz, relajarnos, pasear, ver el mar, ver el Teide, comer diferente, perdernos. Espero que todo esto podamos hacerlo allí a partir de este sábado.