abril 30, 2010

Polonia

Posted in Anecdotas, Curro a 3:31 pm por La Petite en Belgique

Hace un rato me sonó el móvil, pero no me dio tiempo a contestar, debido a que estaba con un usuario al teléfono. El prefijo era un 48. Veinte minutos más tarde recibo un mail de una empresa que me ofrece trabajo porque han visto mi CV en Monster. Dicen que me acaban de llamar pero que yo no respondí. La empresa está en Polonia.

Anuncios

El cuento de los negritos

Posted in Belgica y los belgas, Curro, la dura vida del teleoperador a 10:25 am por La Petite en Belgique

Recuerdo que cuando era pequeña, los vecinos del primero, que tenían hijos mayores que yo, a veces me daban o prestaban alguno de sus viejos juguetes. A veces era algo que me llenaba la vista cuando iba a visitarlos, otras veces era un regalo espontáneo. Recuerdo el disco chino que yo intentaba hacer girar mientras berreaba la canción de Enrique y Ana.

Otro regalo que aún guardo por casa y que se convirtió en un clásico a la hora de ilustrar situaciones fue el que yo llamaba “El cuento de los negritos”. El título original era algo tan prosaico como “La excursión”, pero yo aún estaba aprendiendo a leer, y los vistosos colores y los negritos en la parte superior de cada página, le dieron, en mi cabeza, el título de “El cuento de los negritos”. La historia en sí era bastante triste, ya que relataba la excursión de diez niños negritos que se iban perdiendo a medida que transcurría la historia. La páginas estaban hechas de cartón grueso, y en cada una, uno de los niños se separaba del grupo y se perdía. Hasta que al final sólo quedaba uno.

No recuerdo si al final de la historia volvían a reunirse o no. Para mí la conclusión era que los negritos iban desapareciendo y al final sólo quedaba uno, como los inmortales.

Pues bien, ahora mismo, estoy viviendo una nueva situación que ilustra perfectamente el cuento de los negritos. Casi me parece oír a mi madre la frase de “Esto es como el cuento de los negritos”. No daré muchos más detalles, sólo decir que esto se desmorona, los negritos desaparecen, y no se sabe quien quedará al final. Pobre del que le toque. Estampida.

abril 29, 2010

Entrevistador joven e inexperto busca candidato

Posted in Belgica y los belgas, Curro a 11:02 am por La Petite en Belgique

Ayer fui a la tercera, y espero que última, entrevista de trabajo de la semana. No es que no quiera encontrar otra cosa, pero de verdad, cómo agota. Si esta semana no se acaba pronto y en paz, me van a tener que recoger del suelo. Me levanto a las 5:15, salgo de trabajar a las 15:00 y empiezo el trayecto de  para llegar a una empresa en las afueras de Bruselas o en el medio de la nada, como la de ayer. Tuve que coger el mismo bus de todos los días a la estación de tren, luego un tren a Vilvoorde y luego un bus a Zaventem, para bajarme en una parada en medio de la nada, una de esas fantásticas zonas industriales llenas de edificios imponentes de empresas ultraconocidas (Cisco, Ericsson, …), con distancias enormes de un edificio a otro, calles con forma de ocho y ramificaciones con el mismo nombre, los números y las aceras brillando por su ausencia y un polvillo dorado en el ambiente que me hace estornudar y provoca que se me pongan los ojos como pelotas.

Sin embargo, al final no fue tan mal. El entrevistador que se había mostrado tan seco al teléfono resultó ser un metro-sexual de unos 25 años de edad y todo simpatía. Cabe decir que por mucho que dijera que son especialistas en buscar candidatos para la empresa X, él no parecía tener mucha idea de lo que buscaba y confundía churras con merinas. Confusión que pasé a disipar, explicándole, poniéndole ejemplos y contestando a sus preguntas. “Pues sí, esto funciona así”. Mientras tanto él escuchaba con la boca abierta de par en par.

La conversación duró una media hora, y al final me dijo que la entrevista había sido corta, pero que cuando las cosas estaban perfectamente claras, no era necesario alargarlo más. Que le presentaría mi CV a su cliente y muy pronto tendía noticias.

Creo que me estoy haciendo una experta en esto de las entrevistas, y admito que cuando el entrevistador es un chico joven, es más fácil llevar el ritmo de la conversación. Ahora a ver si también me va bien cuando me toque ir a la empresa.

P.D.: Éste también me ha felicitado por mi francés. Increíble.

P.D.2: Este tipo de hombre belga ultra joven es el típico que tiene un trabajo estable en una empresa consolidada, con un sueldo envidiable y un coche de empresa con un par de asientos para niños en la parte de atrás. Y es que las condiciones laborales en este país favorecen el hecho de que muchos titulados encuentren un buen trabajo con un contrato indefinido nada más salir de la universidad. Por eso tienen esa mente conservadora. Por un lado porque se lo pueden permitir y por otro lado, supongo, por presión social. Todos lo hacen, o al menos todos aspiran a hacerlo, sin contar con lo super católico que es este país.

También hay que tener en cuenta que todos los universitarios a los 17 años se van de casa, aunque tengan la universidad a media hora. Cosas de las ayudas a estudiantes.

abril 28, 2010

Wogk

Posted in Belgica y los belgas, Curro a 1:19 pm por La Petite en Belgique

Ayer fui a la segunda entrevista de esta semana (hoy tendré la tercera). Era en una consultoría, y el entrevistador fue de lo más amable y encantador. Me ofreció tres puestos de trabajo y me dio recomendaciones para modificar mi CV y que las empresas a las que ellos dan servicio se pudieran fijar en mí.

Me hizo mucha gracia el fuerte acento francés cuando me decía “I must find you a wogk close to Bgussels, because those thgee hougs you tgavel each day is too much. I’m going to find you something, because it’s my wogk!”.

Me felicitó por mi francés, y se me viene ahora a la cabeza la entrevista del lunes, en la que el entrevistador, un flamenco de West Flanders, me preguntó por mi francés “¿Y lo hablas bien?”. Se notó demasiado que él no tenía ni idea, ya que no quiso hablarlo conmigo para comprobar mi nivel.

Ya he modificado mi CV según las indicaciones de ayer y se lo he enviado. Ahora a cruzar los dedos y a esperar.

abril 27, 2010

Conversación con Desmond

Posted in Anecdotas, la dura vida del teleoperador a 1:44 pm por La Petite en Belgique

Hoy he tenido a un usuario irlandés al teléfono que, tanto por la voz como por el acento, parecía el mismísimo Desmond Hume de Lost. Me parecía que en cualquier momento me iba a decir, “ok, Brother”.

Entrevistas de trabajo

Posted in Belgica y los belgas, Curro a 10:15 am por La Petite en Belgique

Ayer tuve una entrevista de trabajo, hoy tengo otra y mañana otra más. Estoy que no doy abasto.

La de ayer era para una posición de grafista en una productora bastante grande que ofrece sus instalaciones y técnicos a empresas (teles en su mayor parte, pero también trabajan para páginas web y revistas). El trabajo tenía muy buena pinta y parecía chulo, y en la entrevista se me quitó el miedo a no estar suficientemente preparada. Un dato negativo es que parece que les interesa hacer contratos que aquí llaman IBO, que es un tipo de contrato especial para recién salidos del cascarón. Es un contrato subvencionado, en el que el estado paga una parte. Y entre eso y el haber visto al candidato anterior (un chavalín que no debía llegar a las 22 años) me dicen que este trabajo no será para mí. De todas formas no pierdo la esperanza. Dicen que entrevistaron a muchos y aún van a entrevistar más. Después harán una criba y sólo tras la tercera entrevista decidirán. Esta vez no me sentí discriminada por mi nacionalidad o idioma, así que supongo que la pela jugará un papel importante al final.

La entrevista de hoy es para algo así como ingeniero de redes. No sé mucho más, aparte de que es una consultoría y que para ellos el IPv6 es importante.

La de mañana sí que fue una sorpresa. Ayer recibí una llamada al móvil en la que me decían que habían visto mi CV en Monster y tenían una oportunidad para mí. Es la segunda vez que me pasa (la otra había sido una consultoría de la que no volví a oir), con lo que deduzco que mi CV tiene buena visibilidad. Se mostraron bastante interesados en mi experiencia en sistemas de videoconferencia (diseño y programación), así que tengo la impresión de que promete. El tipo fue bastante seco al teléfono, pidiéndome que contestara a sus preguntas directamente al teléfono y sin rodeos, por lo que se me ocurre que quizás estuvieran grabando la conversación. Es simplemente una agencia de “recruiters”, y me pidió que aunque me diera el nombre de su empresa cliente, que por favor, no me pusiera en contacto con ellos. Le dije que se dejara de tonterías, que yo era una persona seria.

Así que hoy, por segundo día, vengo vestida “de bonita”, o como digo yo, “disfrazada”. Mañana más. Echo de menos los vaqueros y las camisetas divertidas.

abril 23, 2010

La hora bruja

Posted in Anecdotas, Belgica y los belgas, Fotos a 7:38 pm por La Petite en Belgique

Estaba yo viendo las fotos de estas vacaciones, cuando me disponía a levantarme para prepararme algo para comer y me encuentro con esto:

Y es que nuestro piso da al oeste, y las puestas de sol combinadas con esa bola de discoteca dan como resultado este efecto. Eso sí, apenas me dio tiempo a sacar fotos, ya que la magia duró un par de minutos.

Analizando

Posted in Belgica y los belgas, Family Tales, Fotos, Lonely moments, Reflexiones a 9:41 am por La Petite en Belgique

Llevo ya dos días de vuelta, bueno, algo más de día y medio. A menudo me quejo de Bélgica en general y de sus gentes y costumbres en particular. Que si el tiempo, que si la burocracia, que si tienen una forma enrevesada de hacer las cosas. Pero si lo pienso, no es eso lo que me falta de allá y lo que me sobra de aquí. Bueno, también lo es, pero hay otras cosas antes.

Algo importante para mí es el descanso y el tiempo libre. Siempre le he dado mucho valor al tiempo para mí misma, tiempo para pensar, para dedicar a mis proyectos, para imaginar, para cultivarme o para regalar a las personas que quiero. Por desgracia, soy una persona que necesita dormir bastante. Las famosas cinco o seis horas que le bastan a muchos a mí me dejan K.O. En vacaciones suelo dormir ocho u ocho horas y media, incluso nueve si estoy muy cansada. Sé que es un handicap, porque me roba tiempo para hacer otras cosas. Pero es como el respirar, si no lo hago mi cuerpo no funciona. Me encuentro mal, estoy de mal humor y las defensas me bajan a toda velocidad, con lo que acabo poniéndome enferma y cogiendo infecciones oportunistas varias, como si fuera un inmunodeprimido. Llevo menos de dos días aquí y desde ayer por la mañana tengo un dolor de cabeza permanente y ya he cogido un catarro (también casi me he quedado dormida en el bus, pero eso es otra historia). La necesidad de dormir y de tiempo libre no se llevan bien cuando se pierden once horas al día por un trabajo no gratificante. En su día, mi amigo Suso, me dijo que yo me defino por mi trabajo. No es exacto, pero sí que es algo también importante para mí. Son ocho horas (al menos) que le dedicamos al día, así que en mi opinión, es importante sentirnos realizados, o por lo menos, estar a gusto. Así que juntamos la necesidad de dormir, la necesidad de tiempo libre y estas malditas once horas perdidas, y lo que obtenemos es una persona frustrada, quemando combustible constantemente y sin las ganas necesarias para mover un dedo y la incapacidad física y mental de salir de esta pequeña encerrona.

Otra cosa que considero esencial para vivir son los amigos. No meros conocidos o colegas, personas que pasan por tu vida amenizándola (que de ésos también hace falta). Hablo de amigos de verdad, ésos que la han acompañado a una durante años, ésos que lo dejan todo por quedar a tomar un café y hablar de lo que realmente importa, ésos en los que podemos mirarnos como en espejos, ésos a los que podemos darles todo sin miedo a caer en un pozo sin fondo. Mi padre me preguntó el otro día que si me sentía sola en Bruselas. Para tranquilizarlo me salí por la tangente y le dije que estaba bien. Pero no es verdad. Me siento muy sola. Es verdad que en general mis compañeros de trabajo son en general bastante majos, y en clases de Swing he conocido a personas muy agradables, pero me sigue faltando algo. En momentos cruciales sigo echando de menos a alguien de quien echar mano. El Ken es mi confidente y mi apoyo, pero una sola persona no es suficiente para soportar todo ese peso. Estos días en Vigo me dejé mecer por la red de AMIGOS que tengo. Sin esfuerzo, sin pánico, sin soledad. Poco a poco, gota a gota. Salir a tomar un café o a comer unas tapas, o dar un paseo al lado del mar. Hablar, hablar de lo que de verdad importa, de sentimientos, de miedos, de alegrías. Ver que le importas al de al lado y ver que tú también lloras cuando él llora. Me he alegrado con algunas personas estos días y se me ha partido el corazón con más de las necesarias, pero al menos he dejado de sentir esta soledad acuciante.

A veces pienso que es esta soledad la que hace que este blog sobreviva. Necesito una válvula de escape y es entonces cuando escribo. Pienso en que en año y medio me iré de este país y volveré al mío. Me pregunto si seguiré sintiendo esta soledad si el sitio al que vayamos no es Vigo. Me pregunto si esta soledad no será también algo cultural. Me pregunto tantas cosas y encuentro respuesta a tan pocas.

Tan sólo sé que la privación de sueño nos hace daño y, junto con la soledad, hace que magnifiquemos todo lo malo que nos pasa. Lo bonito es ir de la mano de alguien, y lo mejor, el estar rodeado de amigos con los que poder compartir las pequeñas cosas de la vida.

Editado:  Supongo que el estar rodeada de amigos y familia también hace que me mire menos el ombligo y me lamente continuamente sin salir del círculo vicioso. A veces necesitamos que alguien nos haga ver las cosas desde otro punto de vista. Otra razón que se me ocurre es el hecho de al darle mi tiempo y mi atención a la gente que quiero me regodeo menos en mis desgracias.

Castillos en el aire

Posted in Belgica y los belgas, vídeos a 8:49 am por La Petite en Belgique

El miércoles mi vuelo llegó con algo de retraso, pero sin embargo, nos dio tiempo de ir a este concierto:

Compré las entradas hace varios meses, y hace tres o cuatro días me llegó un mail diciendo que la banda de Don McLean estaba en USA sin posibilidad de venir (la nube volcánica otra vez). Así que Don nos regaló un concierto en solitario, cosa que no hacía desde hace 25 años. La del vídeo es una de mis canciones preferidas, aunque para la mayoría son más conocidas American Pie o Vincent.

abril 22, 2010

Vuelta a la rueda

Posted in Belgica y los belgas, Family Tales, Fotos, Lonely moments, Reflexiones a 3:24 pm por La Petite en Belgique

La nube volcánica me ha permitido volver a Bruselas dos días después de lo esperado. No miento si digo que no consulté frenéticamente la información de los vuelos, ya que no me apetecía volver. No me apetecía volver a pasar casi el 50% de mi tiempo atrapada entre un trabajo frustrante y trenes, buses y metros que nunca llegan. Como tampoco me apetecían los desprecios varios que veo a menudo, aunque esta vez aún no hayan llegado.

Así que aquí estoy otra vez, en el país de la cerveza y del niño meón, intentando escapar a la inercia. Sí, la inercia debida al agotamiento, que me sume en un sopor y un letargo como si estuviera hibernando. Sólo espero que el hecho de que haya más luz y las temperaturas sea menos gélidas (que no cálidas) evite que la dejadez me vuelva a arrastrar y la vida se pase sin que me dé cuenta más que para quejarme de que la paso delante de un PC, dentro de un tren o en una parada de autobús.

Página siguiente