marzo 31, 2010

Atraco

Posted in Belgica y los belgas, De médicos, Lonely moments a 3:30 pm por La Petite en Belgique

Acabo de volver del médico. Cuarenta y seis euros del ala, de los que me devolverán una pequeña parte, más veinticuatro de medicamentos, que sí pago íntegramente. Eso hace unos setenta euros, que se quedarán al final (cuando envíe el papel a la mutua y me ingresen la pasta) en unos cincuenta y pico.

¿He dicho ya que ponerse malo en este país no sale a cuenta?

Anuncios

Necesidades y evolución

Posted in Reflexiones a 7:46 am por La Petite en Belgique

Sólo cuando el ser humano tiene cubiertas sus necesidades básicas, léase nutrición, sueño, vivienda, sólo entonces puede empezar a crear, a construir, a desarrollar pensamientos trascendentes más allá de sus necesidades básicas. Es sólo a partir de ahí que puede salir de su estado primitivo, responder razonadamente a los estímulos que recibe. Para ser creativo, imaginativo, hace falta una base.

Envasada al vacío

Posted in Anecdotas, el Ken a 6:57 am por La Petite en Belgique

Estaba yo ayer por la noche (bueno, a eso de las 8:30) lavándome los dientes y poniendo caras delante del espejo, cuando el Ken me dice:

“¿Estás envasada?”

Al cabo de un rato me di cuenta de que en realidad quería decir enfadada. Su dominio de la lengua de Cervantes crece cada día, pero a veces me sorprende con perlas como ésta. Entre lo de envasada y las “plántaras” para referirse a plantas (creo que lo asocia a las palabras plátano y lámpara) hace que no pierda la sonrisa. Otros famosos palabros son los “sockitos” para referirse a los calcetines o “laptopcito” para decir portátil.

marzo 30, 2010

A quien madruga dios le ayuda

Posted in Curro, De médicos, la dura vida del teleoperador, Lonely moments a 8:07 am por La Petite en Belgique

Estos días estamos teniendo el gratificante trabajo de responder a mails de septiembre que alguien ha dejado atrás. El 95% están ya respondidos y con caso creado y todo cerrado. Pero hay algunos que no. Así que motiva mucho saber que el 95% del trabajo que hago es para nada, y el 5% restante es para escribir mails siete meses tarde a usuarios más que cabreados en el peor de los casos, o que ya no trabajan para la empresa, en el mejor.

Y si añadimos que me han puesto turno 7-3 dos semanas seguidas, entonces ya es para dar saltos de alegría (¿se nota la ironía?). Levantarme a las 5  de la mañana me mata.  Entre eso y el cambio de hora estoy que no levanto cabeza (además de que me duele), tengo un humor de perros y mañana voy al médico por otra bajada de defensas brutal.

El compañero que se va, lo hará el 16. Luego nos daremos tortas por los turnos.

¿Os he dicho que necesito un trabajo nuevo?

marzo 25, 2010

Siempre nos quedará el Swing

Posted in Belgica y los belgas, el Ken, Swing a 10:57 am por La Petite en Belgique

Bei Mir Bist Du Schoen – Janis Siegel

marzo 24, 2010

Contrato

Posted in Belgica y los belgas, Curro, la dura vida del teleoperador a 1:28 pm por La Petite en Belgique

Tras una espera de más de dos horas cabo de firmar el contrato indefinido. Y han sido dos horas porque nos hacen firmar a toda la empresa en menos de una semana. Y por supuesto sólo tienen a dos personas a cargo de todo el papeleo. Las chapuzas no tienen fin, y no sé por dónde empezar a enumerarlas. Nos enviaron los contratos por mail el lunes y al día siguiente se envió otro mail diciendo que muchos tenían la categoría mal. Yo estaba en esa lista, pero cuando llegó el contrato, al día siguiente, era exactamente igual. Tuvimos una sesión informativa donde se repitió más veces de las necesarias que ahora pertenecíamos a una empresa de bajo coste (vaya, como Ryanair) y que tras estos contratos no se contrataría a nadie más, que aún estaban pendientes de una fusión y que sería necesaria una optimización. Optimización. He perdido la cuenta de las veces que lo han dicho. No tendremos una subida de sueldo hasta dentro de tres años y los trabajadores que venimos de ETT encima tendremos que devolver dinero.

Mientras leía mi contrato y el encargado de RR.HH. intentaba traducírmelo por encima (está en flamenco), vi varios errores más. En uno de los papeles dice que mi lengua materna es el flamenco, que no tengo un título universitario y mi antigüedad también está mal. Dice que he empezado el 28 de diciembre del 2008 cuando yo no entré en la empresa hasta abril. El tipo me dijo que aun así lo firmara, que lo iban a comprobar y que seguramente la semana que viene tendré que firmar otro contrato (el bueno). Al final he firmado porque ese error es en beneficio mío. Vamos, que si hubieran dicho que he empezado más tarde, hubiera firmado su madre.

Una de las cláusulas más simpáticas del contrato es que en cualquier momento nuestra función puede cambiar sin previo aviso. Vamos, que mañana a lo mejor me toca bailar encima de las mesas. Otro detalle es que tenemos prohibido trabajar por cuenta ajena o propia aunque no cobremos. Que nos controlan el tiempo libre y las ansias de ganar un poco más, porque con el mísero sueldo que tenemos debería llegarnos para vivir. Y este trabajo debería culminar nuestros sueños, también.

También he tenido que firmar un papel donde me comprometo a no compartir información con ciertos países como Albania, Cuba o Irak. Y la lista era larga.

Otra novedad es que un compañero se va. Me alegro por él, pero esto va a ser un infierno. Seremos siete personas para cubrir cuatro idiomas. Y sólo dos para francés. Eso significa que yo sólo tendré dos posibles turnos: 7-3 o 10-6. En su día se nos prometió que contratarían a más personas, pero dada la optimización que quieren, no vendrá nadie nuevo. Y otra historia será para vacaciones o días libres.

Las necesidades de las orquídeas

Posted in Belgica y los belgas a 10:14 am por La Petite en Belgique

En noviembre, por mi cumpleaños, mi madre y mi hermana me enviaron una orquídea phalaenopsis. Como suele ser típico, al cabo de un mes, se le secaron y cayeron las flores. Son plantas bastante caprichosas, y la mía aún no ha vuelto a florecer. La he cuidado, regándola una vez a la semana, y este mes le he empezado a dar un fertilizante especial para orquídeas. Parece que lo agradece, porque le están creciendo una hoja nueva y raíces de un color verde tierno.

Sin embargo las hojas le han crecido una barbaridad y tienen un color verde bastante oscuro, signo inequívoco de que la orquídea no está recibiendo suficiente luz. Mi orquídea está junto a una ventana en la parte más luminosa de la casa.

marzo 22, 2010

Sin respuestas

Posted in Family Tales, Lonely moments, Reflexiones a 5:19 pm por La Petite en Belgique

Los cambios de turno de la semana, el estrés por las entrevistas y todo lo sucedido hicieron que me bajaran las defensas y el sábado me desperté con fiebre.  Aún me duele algo la garganta, pero estoy mejor y hoy he venido a trabajar.

Por cierto, hoy he sabido que tanto esfuerzo ha sido, una vez más, para nada. La de la agencia no me había dicho que tenía un as escondido en la manga, pero me enteré por los de la empresa.

En el trabajo estamos en plena migración, y en teoría, esta semana firmaremos los contratos indefinidos. Por un lado es una ventaja, porque deja de ser un contrato basura, por otro, tiene unas condiciones implícitas, como un preaviso de seis semanas en caso de que encuentre otro trabajo. Y el salario será algo menor, porque a partir de ahora tendré veinte días de vacaciones pagadas, lo que supone que posiblemente tenga que devolver lo que me han pagado de más estos tres primeros meses de año. Y no sé cuándo volveremos a cobrar. Un contrato indefinido en un trabajo que no me gusta, donde no me siento gratificada ni aprendo nada, cuyo sueldo es una miseria según estándares belgas, que me hace perder tres horas diarias de transporte y del que quiero salir corriendo cuanto antes.

De lo otro… no mucho más. He hablado con mi madre y entre un montón de información velada, me ha dicho que tiene la tensión por las nubes. Tiene que ir a ver a un cardiólogo.

De mi padre, como de costumbre, no sé nada. Su último mail me dejó destrozada y acabó por arreglarme el viernes. No sé qué es lo que falla en todo esto: si él o nosotros, los demás. A veces me asusto y me horrorizo de lo parecidos que somos, y eso me hace comprenderlo mejor que el resto. Y entonces no sé si cabrearme por sus razonamientos o darle la espalda y comportarme como el resto del mundo. Las últimas palabras de su email llevan días rondándome la cabeza. Siempre se ha manifestado como un ateo y un humanista. Y como pesimista que es (mi personalidad depresiva, Miguel, tenía que venir de algún lado), le tiene un miedo atroz a la muerte. Yo también se lo tengo, y he tenido fases de auténtica fobia, pero parece que acepto el día a día mejor que él. Él se escuda en que ya tiene 58 años y que el fin está cada vez más cerca, y sé que vive torturado por ello. Torturado porque no ha hecho lo que ha querido con su vida. Su padre le escogió los estudios (su afán manipulador tenía que venir de algún lado), se casó con alguien que no quería por el que dirán, o mejor dicho, por lo que su madre diría, treinta años después tiró todo por la borda, y aunque Miguel diga que estoy de parte de mi madre, yo soy la única de la familia que le habla a mi padre. ¿Cómo no va a sentir que podía haber hecho las cosas mejor? Es imposible que no eche la vista atrás y no se arrepienta de ciertas cosas. Supongo que esto le pasa en mayor o menor medida a todo el mundo.

Muchas veces se me ha preguntado que porqué le sigo hablando. Primero porque es mi padre, y segundo porque nunca le podré cerrar la puerta a nadie, ni a mi peor enemigo. Porque sólo tenemos una vida, y al final, nadie se merece que esa vida se arruine por exceso de odio o falta de cariño. Que somos humanos, y todos tenemos necesidades.

Apenas he dormido los últimos días. No es por el miedo a la muerte, o a la propia, mejor dicho. Es porque siento el terror que mi padre me ha transmitido que siente. Y, lo mismo que no puedo cerrar puertas, no puedo ver sufrir a nadie, me duele en el alma, no me deja dormir. Me duele que siga tirando lo que le queda de vida preocupado por lo inevitable que nos va a tocar a todos.

Supongo que es difícil aceptar el FIN absoluto. Supongo que es una paradoja pensar en ello dentro de la vida. No sé. No tengo respuestas. Nadie las tiene.

marzo 21, 2010

Time for a Change

Posted in Reflexiones, vídeos a 10:22 pm por La Petite en Belgique

marzo 19, 2010

No puedo más

Posted in Family Tales, Lonely moments a 6:12 pm por La Petite en Belgique

Al final ha contestado, pero sólo para reprocharme mil cosas, incluyendo el hecho de que se esté haciendo viejo y sólo tenga unas “expectativas vitales grises”. Que el trastero sólo lo quiere para guardar cosas y tendrá cuidado de no cruzarse con mi madre, que al mismo tiempo estará con el corazón en un puño para no verlo. Y que lleva meses o años sin contarme nada sustancioso aunque yo le pregunte. Y ahora me suelta todos esos reproches. Sé que le tiene miedo a la muerte, sé demasiado porque en algunas cosas soy idéntica a él. Hemos intercambiado algunos mails hoy, y esto ha parecido una lucha de titanes. Estoy agotada. Estoy agotada de levantarme a las 5 de la mañana, de llevar años en medio de algo que no tiene arreglo, de haber visto como mi padre tiraba a la basura 30 años de la vida de muchas personas, de ver cómo se hacen daño mutuamente, de que me caigan reproches por todos lados, de que me reproche que mi hermana lo odie, de que un cirujano se me queje a mí, que tengo un contrato de mierda, de que le quedan 8 años para la jubilación. Que sé lo que gana, y yo sé que ayer me quedé con cuatro euros en el bolsillo. Que yo también moriré algún día, y que él lo tiene más cerca. ¡Pero que no me venga reprochando el hecho de que está al final de sus días! Que tengo espalda pero no tanta. Ya me han dado el fin de semana. No puedo más. Es que ya no me quedan ni fuerzas ni lágrimas. Y estoy más sola que la una.

Página siguiente